MondoSonoro Comics

"Batman: Caballero Oscuro III. La raza superior"

Frank Miller, Klaus Janson y Lynn Varley cambiaron la vida del superhéroes y gran parte del panorama superheroico de las décadas de los ochenta y noventa con “The Dark Knight Returns” (1986), una obra superlativa que presentaba a un Bruce Wayne cincuentón que volvía a la lucha contra el crimen tras una década inactivo. Miller presentó una distópica Gotham City asolada por la delincuencia, muy al estilo del Detroit del “RoboCop” (1987) de Paul Verhoeven. “El retorno del Caballero Oscuro” fue uno de los cómics más imitados en los años posteriores gracias a esa oscuridad del personaje en un mundo repleto de grises donde ni la blancura de Superman era respetada. Aunque una de las principales líneas maestras de “The Dark Knight Returns” era su trepidante armazón secuencial, donde Miller se sintió más libre que nunca experimentando con secuencias muy cinéticas. Dieciséis años después, Miller y Varley volvieron a la historia de este Batman viejuno y distópico centrándose más en la historia del Universo DC, sacando a Flash, Green Lantern, Wonder Woman, el Átomo, Detective Marciano y hasta un nuevo Joker tras el cual se escondía un personaje sorprendente. Muchos se rieron de este cómic, pero “Batman: el contraataque del Caballero Oscuro” (2002) era una fantástica continuación de la obra original y uno de los mejores cómics de superhéroes del siglo XXI en el que destacaba la libertad de Miller para reírse hasta de sus propios mitos o el color al ordenador de Lynn Varley, tan criticado en la época y tan copiado actualmente.

El problema con la segunda parte de “DKR” es que parecía que ya estaba todo dicho sobre el Caballero Oscuro… ¿pero sobre Superman? ¿y el universo DC? De hecho, “Caballero Oscuro III. La raza superior” parece más un crossover de este Otros Mundos (subsello de DC) del distópico Señor de la Noche vetusto que la continuación lógica a “The Dark Knight Returns”. En la obra anterior nos presentó a Lara, la hija de Superman y Wonder Woman, poderosa como su padre pero criada por las impecables amazonas. Aquí el cómic gira casi exclusivamente alrededor de la relación entre Superman y su rebelde hija. Es tanta la importancia que Brian Azzarello, guionista que ayuda a Miller en la historia, da a esta relación que la primera aparición de Batman al principio del cómic queda un poco desvirtuada y, francamente, interesa bien poco (aparte que nunca sabemos realmente porque Carrey-Robin se disfraza de su jefe). Cuando la Santa Trinidad de DC Comics (Superman/Batman/Wonder Woman) se une para combatir a los kriptonianos malvados de Kandor (esa raza superior del título) es cuando el cómic echa chispa. Gracias, también, a algunas páginas más épicas que una peli de Spielberg y Lucas obra del dibujante Andy Kubert, apoyado por el entintador Klaus Janson, el artífice gráfico de gran parte de la obra original y que sirve de nexo unificador con las miniseries anteriores. No es igual de importante que las dos obras maestras antecesoras pero no deja de ser un cómic bastante notable que estaba pidiendo a gritos ser recopilado en una edición asequible mucho más barata que la Edición Absolute que publicó ECC Ediciones el año pasado.

Comentarios 2 comentarios

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Uso de cookies

    Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies