The Mandalorian (T2)
Cine - Series /

The Mandalorian (T2)

9 / 10
Jesús García Serrano — 22-12-2020
Empresa — Disney +
Fotógrafo — Archivo

Los sables láser y los Jedi han vuelto. Si bien la primera temporada de “The Mandalorian” se caracterizó por su aparente independencia respecto al resto de la saga iniciada por George Lucas a finales de los setenta, esta segunda parte (compuesta por ocho entretenidísimos capítulos) vuelve dopada con las clásicas espadas luminosas de la franquicia. Conectando, además, con algunos puntos del universo Star Wars que harán las delicias de los más doctos en la materia.

Pero “The Mandalorian” sigue siendo lo que fue, incluso más; una serie absolutamente lúdica, de capítulos cortos auto-conclusivos y con una trama de largo recorrido, que conecta con el espíritu de divertimento ligero, diseños fascinantes y personajes carismáticos que tuvo ese western intergaláctico apto para todos los públicos que fue “La guerra de las galaxias” (77).

Como viene siendo habitual, su fantasioso despliegue visual está cargado de impresionantes escenografías y de efectos especiales que mezclan seres y mundos digitales con decorados retro (como los cuidados detalles del interior de las naves) y figurantes maquillados disfrazados al estilo de la trilogía original. Todo ello aderezado por un insuperable apartado sonoro, que brilla tanto por los inmersivos efectos de sonido como por la acertadísima música de Ludwig Göransson.

Si disfrutas del cine de ciencia ficción, fantasía o serie B, una vez más encontrarás aquí, un mundo deslumbrante, cargado de criaturas de todo tipo; desde el adorable Baby Yoda, hasta enormes arañas de hielo, pasando por esa especie de gusano al que llaman Dragón Krayt, que a más de uno/a le recordará a los monstruos de “Temblores” (90). Y por supuesto, alucinarás con los Soldados Oscuros al más puro estilo “Terminator” (84).

Pero si, como referencia, aún no has llegado a conocer el nombre real de Baby Yoda será mejor que dejes de leer, pues las siguientes líneas están cargadas de spoilers. Es a partir del quinto episodio cuando se multiplican las cotas de interés, con un notorio avance en la trama y un aumento de conexiones, como la introducción de una asombrosa Ashoka Tano en la piel de Rosario Dawson, personaje rescatado de la animación de “The Clone Wars” (08). Queda evidenciado que, si la saga bebió en sus orígenes del imaginario de Kurosawa, ahora lo hace del de Zhang Yimou; nada más que hay que ver cómo la “samurái espacial” sobrevuela los tejados a través de elegantes acrobacias. Poco después veremos al “resucitado” y queridísimo Boba Fett en acción e incluso Mando, magníficamente interpretado por Pedro Pascal, mostrará por por primera vez su rostro a otros personajes.

Además, Jon Favreau ha continuado alimentando la cultura pop a través de personajes femeninos poderosos, secundarios carismáticos y momentos estelares que pasarán al recuerdo del imaginario colectivo; como los protagonizados por Grogu, zampándose los huevos de una especie al borde de la extinción, o envuelto en un poderoso campo de fuerza, mientras los personajes combaten a su alrededor.

Para rematar la faena, en un último capítulo absolutamente sensacional, se produce aquello que muchos llevábamos esperando desde la primera vez que asistimos a los títulos de crédito de “El retorno del Jedi” (83); la reaparición del mítico Luke Skywalker, en un eje temporal más o menos próximo a las aventuras de la trilogía original.

Desde este momento, no podemos evitar fantasear con las posibilidades que la franquicia tendría sin el lastre de tener que hacer coincidir las tramas actuales con los acontecimientos acaecidos a lo largo de la última trilogía, truncada a causa del experimento fallido que acometió Rian Johnson en la sacrílega “Los últimos Jedi” (17), un entuerto fuera de toda lógica que J.J. Abrams no pudo salvar en “El ascenso de Skywalker” (19).

Es cierto que no todo es perfecto en “The Mandalorian”, pero como cualquier niño/a que sabe dejarse llevar, hemos disfrutado de esta segunda temporada, a pesar de los errores y simplezas marca de la casa, como pueden ser la constante inutilidad de los Soldados Imperiales o que Mando acabe salvándose casi siempre al borde del deus ex machina.

Ya en los últimos minutos del episodio final, cuando aún estamos asimilando si nos convence o no la reconstrucción por CGI que han hecho para rejuvenecer a Mark Hamill, se produce la tierna escena en la que Mando y Grogu deben separarse. ¿Será este el fin de las aventuras de Baby Yoda junto a Mando? ¿Seremos testigos de los entrenamientos de Grogu junto a Luke y R2? Ahora que se cruzan las líneas narrativas de las obras originales con la presente… ¿Nos reencontraremos también con Leia y Han Solo? ¿O sería soñar demasiado?

En cualquier caso, tendremos aventuras de las de “hace mucho, mucho tiempo, en una galaxia muy lejana” hasta llegar a hartarnos, y es que, en los planes de Disney por estirar la gallina de los huevos de oro, además de (al menos) una tercera temporada de “The Mandalorian”, pronto tendremos los Spin-off de personajes como Ahsoka Tano, Obi Wan Kenobi, Lando Calrissian o Boba Fett, entre muchos otros.

Bienvenidos sean todos ellos, si mantienen la calidad que han demostrado estas dos fabulosas temporadas de “The Mandalorian”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.