Los discos de mi vida por Rhys Webb (The Horrors)
Especiales / The Horrors

Los discos de mi vida por Rhys Webb (The Horrors)

Redacción — hace 5 años
Fotógrafo — Archivo

Tras una larga ausencia en nuestro país, The Horrors actuaron este pasado 19 de junio en Madrid a petición expresa de sus fans. Repasamos con el bajista Rhys Webb sus discos favoritos del momento. Esos que han marcado la evolución de la banda, desde el post-punk inicial hasta los sonidos psicodélicos que abrazan hoy en día.

July “July”
(1968)

Ahora mismo es mi disco favorito. Es un grupo psicodélico británico que sólo tuvo la oportunidad de grabar este álbum. Es una verdadera joya, una muy buena colección de música pop británica. Tiene un cierto sabor oriental que me encanta y todas las canciones son geniales. Crecí muy metido en la onda psicodélica y durante un tiempo en todas las fiestas y conciertos a los que iba solía poner “Dandelion Seeds”, que es una de mis canciones favoritas de todos los tiempos.

 

Blur “Blur”
(1997)

Este es un disco que me influyó mucho cuando todavía era un niño. No estoy seguro de si es mi favorito, pero es uno de los primeros discos que compré nada más publicarse. Aún recuerdo bien el día que salió y cómo lo esperaba. También me gustan “The Great Escape”, “Leisure” o “Parklife”, pero este tiene un significado más especial para mí. Fue el disco en el que reinventaron su sonido. Es más duro y más experimental que los anteriores, aunque también tiene sus momentos pop.

 

David Bowie “The Man Who Sold The World”
(1970)

Aquí se puede escuchar el embrión de lo que después sería el glam rock. Mick Ronson empieza a definir el sonido de guitarra que se convertiría en su seña de identidad un par de años después. Es interesante también porque es lo más parecido en el catálogo de Bowie a un disco de heavy rock. No es exactamente rock psicodélico ni tampoco rock progresivo, porque no es indulgente en ningún momento. Es música en un estado de evolución. Las letras son fantásticas, muy inteligentes, pero también hay mucho sentimiento… sí, sin duda es uno de mis discos favoritos.

 

Pink Floyd “The Piper At The Gates Of Dawn”
(1967)

Es un clásico. Psicodélica británica en su momento más punk. Tiene un sonido fantásticamente sucio. Las composiciones de Syd Barret son muy directas, pero también muy experimentales. Introducen estructuras propias del free jazz en la música pop. “Interstellar Overdrive” debía resultar una autentica locura para los que lo escucharan en aquella época. La atmósfera de este disco es una gran influencia para The Horrors, es lo que tratamos de conseguir.

 

Public Image Ltd. “Metal Box”
(1979)

En 1978 todos los grupos del mundo querían sonar como Sex Pistols, pero Johnny Rotten empezó a trabajar en música que no se pareciera en nada a Sex Pistols. Cogió esa misma intensidad y fiereza y la llevó a un paisaje sonoro inspirado por la música disco, el dub, Can, Neu!… Mezcló todas esas influencias en un disco fantástico. Las líneas de bajo te hacen que quieras bailar como un loco. Jah Wobble es uno de mis bajistas favoritos.

 

Les Rallizes Denudés  “Heavier Than A Death In The Family”
(2002)

Son una banda japonesa muy obscura de finales de los sesenta. Nunca dieron entrevistas, nadie sabía nada de ellos. En realidad nunca grabaron nada en el estudio, porque era imposible capturar lo que hacían en directo. Este bootleg recoge cortes de dos actuaciones. Básicamente son más ruidosos que The Velvet Underground y The Jesus & Mary Chain juntos. Es una locura, es el sonido más salvaje que he oído nunca. Las voces están totalmente hundidas en efectos de eco. El bajo es muy minimalista y las guitarras muy distorsionadas. Pero también es muy bello, como poesía.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.