25 años del “Homework” de Daft Punk, los sobresalientes deberes de la música electrónica
Especiales / Daft Punk

25 años del “Homework” de Daft Punk, los sobresalientes deberes de la música electrónica

Sergio Ariza — 19-01-2022
Empresa — Virgin
Fotógrafo — Carátula del disco

30 de septiembre de 1995, un barco surca el río Clyde de Glasgow a una hora desconocida de la madrugada, por motivos artísticos diremos que son las eternas 3 de la mañana, el barco parece rebotar sobre el agua debido a la música que retumba y a 500 personas bailando hipnotizadas ante una canción que mezcla música electrónica, funk y Gangsta Rap.

Los pocos que no han caído bajo el embrujo de la música, el éxtasis y el baile colectivo temen que el barco se vaya a pique. En la cabina dos jóvenes franceses armados con poco más que una mesa de mezclas, unos sintetizadores 303 y 909 y un sampler están haciendo el cuarto concierto de su vida ante el público del sello que les ha fichado, Soma Records. Algo se está cociendo a lo grande, los dos franceses se hacen llamar Daft Punk y la canción que suena, “Da Funk”.

Pero tenemos que retroceder antes de seguir con esta historia, estamos en 1992, y nos encontramos a nuestros protagonistas, llamados Guy-Manuel de Homem-Christo y Thomas Bangalter, en un entorno totalmente distinto, hemos cambiado las mesas de mezclas y los sintetizadores por guitarras, bajo y batería, y hay un tercer elemento llamado Laurent Brancowitz, no se llaman Daft Punk sino Darlin' y están grabando una versión instrumental de la canción del mismo nombre firmada por Brian Wilson y grabada en 1967 por los Beach Boys. Escuchando el tema se puede entender su futuro gusto por los 'loops' y las partes repetidas pero desde luego no parece que vayan a convertirse en los nuevos Nirvana. Aun así graban un EP que se llega a editar y llega hasta los oídos de un crítico del Melody Maker que no duda en calificar el resultado como "a dafty punk thrash (una tonta basura punk)".

La Nueva Ola

Para ese momento de Homem-Christo y Bangalter ya habían cambiado las guitarras por la mesa de mezclas y estaban inmersos en la cultura 'rave' que recorría Europa, cambiando también a Brian Wilson por Jeff Mills como referencia. Eso sí, la crítica les sirvió como acicate y decidieron bautizarse como Daft Punk. Al año siguiente, en septiembre del 93, consiguieron darle una cassette con la primera canción que habían grabado al jefe de Soma Records, Stuart Macmillan. El lugar, EuroDisney, la ocasión, una 'rave', el título de la canción, "The New Wave".

Macmillan les vio potencial y decidió ficharles, al año siguiente apareció "The New Wave" en Soma, la canción evolucionaría con el tiempo al "Alive" que aparece en "Homework". Poco después entregaban la agresiva "Rollin' & Scratchin'", puro punk tecno, con un tortuoso chillido alimentando la repetitiva percusión, y, más importante, la fundamental "Da Funk", la canción en la que bajan unas 20 pulsaciones por minuto a su ritmo habitual y encuentran su primera gema pop. Solo con los primeros 20 segundos de esa canción se puede empezar una fiesta salvaje, aquí ya hay elementos funk en la estructura de una canción inspirada por el efecto que tuvo en ellos el G-funk de Dr. Dre, aunque siguen sonando a sí mismos por todos lados, con esos sintes distorsionados y todas las partes presentándose poco a poco y luego funcionando a la vez.

El sencillo con las dos nuevas canciones se editó a mediados del 95 y no causó mucho impacto, no logrando, en primera instancia, agotar las 2.000 copias que se editaron. Eso sí, una de ellas llegó a manos de los Chemical Brothers que comenzaron a pinchar "Da Funk" en sus conciertos. En agosto hicieron un remix para los británicos y comenzaron a convertirse en la comidilla dentro del mundo de la electrónica, fue entonces cuando se subieron al barco en Gales y casi logran hundirlo, asemejándose al impacto causado por otros punks, los Sex Pistols, con su iniciático concierto en Manchester en 1976 y su famoso paseo por el Támesis durante el Jubileo de la Reina.

Control artístico total

Cuando comenzó la puja por ellos Daft Punk demostraron que sabían perfectamente lo que querían. En vez de volverse locos ante las enormes sumas de dinero ofrecidas tomaron una decisión que marcaría para siempre sus carreras. En vez de optar por el dinero fácil, decidieron decantarse por Virgin que fue la única que les ofreció lo más valioso para ellos, el total control artístico sobre su obra y su imagen. Bagalter lo resumiría así años después, cuando ya se hubiesen convertido en los robots más famosos del mundo: "Tenemos mucho más control que dinero. No se puede conseguir todo. Vivimos en una sociedad en la que el dinero es lo que la gente quiere, así que no pueden conseguir el control. Nosotros elegimos. El control es la libertad. La gente dice que somos fanáticos del control, pero el control es controlar tu destino sin controlar a otras personas. No intentamos manipular a otras personas, sólo controlar lo que hacemos nosotros mismos."

Fue así como consiguieron hacer el disco que les dio la gana y presentárselo al mundo como quisieron. Y es que el título del mismo no es solo una curiosidad, sino que ambos consideran este "Homework" algo así como los deberes que hicieron para aprender a utilizar definitivamente todas sus herramientas. Hecho básicamente en la habitación de adolescencia de Guy-Manuel de Homem-Christo, utilizando un equipo tecnológico rudimentario, dos secuenciadores, un puñado de samplers, sintetizadores, principalmente el 303 y el 909, mesa de mezclas, cajas de ritmos, efectos y poco más.

A pesar de que tengo que admitir que de todos sus discos me quedo con "Discovery", puede que "Homework" sea su disco más influyente, es imposible no ver su huella en bandas como Justice o The Avalanches, aunque también en las cosas más intrascendentes del EDM, algo que tampoco fue su culpa, sino de su éxito. Aquí ya comienzan a utilizar la fórmula que tan buenos resultados les dará en el futuro, mezclar el gancho pop con la violencia repetitiva del club. Puede que el ejemplo más perfecto sea su canción más famosa, "Around The World", en la que música disco, esos infecciosos bajos, y electrónica se mezclan logrando algo tan contagioso que es imposible no bailar.

Reivindicando la cultura ‘rave’

Eso sí, nadie debería olvidar que este es el disco más house de la banda, el más electrónico y el menos pop, todavía inmersos en su fascinación por la cultura ‘rave’, a la que realizan un gran homenaje con "Revolution 909", una canción que se abría con un sonido ambiental de un club, al que interrumpen las sirenas de la policía y una orden en un megáfono: "paren la música y váyanse a casa". Era su reacción ante una época que veía a la música electrónica y a la cultura de los clubs como algo problemático, según ellos mismos había también una reacción contra ella porque "no entienden esta música que es realmente violenta y repetitiva, que es el house; la consideran tonta y estúpida".

Aquí también aparece la fundamental "Teachers" en la que dan las gracias a todos sus maestros, principalmente DJ's y productores house (entre ellos Romanthony, el mismo que pondría la voz autotuneada de la fundamental "One More Time"), pero sin olvidarse de Brian Wilson o Dr. Dre, también ese sonido sostenido de distorsión de guitarra que lleva la brisa oceánica de "Fresh" o el explosivo inicio de "Daftendirekt" con ese mantra repetido que dice "Da funk back to the punk, come on". El disco se cierra con "Funk Ad" que no es sino "Da Funk" reproducida del revés.

Spike Jonze y Michel Gondry

El disco era fresco, original y daba una primera muestra de su paleta sónica, con referencias a la música disco de los 70, al synth pop y el house de los 80 y al tecno de los 90, pero puede que tan importante como su contenido sonoro fue como decidieron presentarlo, con algunos de los videoclips más originales y creativos de la historia, utilizando a los realizadores más importantes de la época. Así Spike Jonze presentó al mundo "Da Funk" convirtiendo su irresistible gancho en la melodía que sale del radiocassette que lleva a cuestas un hombre con cara de perro por las calles de Nueva York. Por su parte Michel Gondry convirtió "Around The World" en una especie de musical coreografiado por un Busby Berkeley futurista en el que aparecían distintos grupos de bailarines, esqueletos, nadadoras, momias, breakdancers gigantes y, proféticamente, robots.

Y es que en 1997 de Homem-Christo y Bangalter todavía no aparecían con sus cascos de robot, ni habían dicho al mundo que se habían transformado en ellos, cuando en agosto de 1997 aparecieron en la portada de la revista Mixmag ya lo hacían cubriendo sus caras con unas caretas y en las pocas entrevistas que concedieron, algo que se reduciría todavía más desde entonces, también cubrieron su rostro. Ya entonces lo tenían claro, lo fundamental era su música, no ver sus caras en las revistas o la televisión.

Como conclusión habría que aclarar una cosa, "Homework" no fue la puerta de entrada del mundo rock en la música electrónica, para 1997 la electrónica estaba tirando puertas entre los dos mundos desde bastante antes, por ejemplo desde que New Order grabó “Blue Monday” o, a finales de los 80, cuando apareció KLF, una banda que se puede considerar su antecedente. Pero es que antes de que saliera "Homework" el Brit Pop ya comenzaba a oler a podrido y el grunge llevaba enterrado desde poco después de la desaparición de Kurt Cobain, así que podemos decir que los británicos, con The Chemical Brothers, Underworld o The Prodigy se les adelantaron en esto, pero lo que sí introdujo "Homework" fue, nada más y nada menos, que a Daft Punk, el grupo que iba a convertirse en el faro de la música electrónica del siglo XXI. Tampoco es un hito menor…

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.