Ya nos llamaron la atención con su primer largo, “Nada más lejos de la realidad”, por eso no extraña que con “Volvamos a la selva” se consoliden como una de las bandas a tener en cuenta en el panorama del rock alternativo hecho en casa.

Un giro que roza fácilmente los ciento ochenta grados y con el que, ahora sí, se sienten identificados. Así se podría definir en pocas palabras la última propuesta discográfica de Sexy Zebras. “Este disco nos representa y el primero no. Hace cinco años no teníamos claro lo que queríamos. ‘Volvamos a la selva’ es el resultado de nuestras propias decisiones”. Grabado entre Madrid y Valencia y mezclado y masterizado por Joe Marlett y Mike Marsh, el segundo disco de los madrileños contiene riffs rabiosos, con ganas de cambiar cosas y de remover conciencias. La crudeza del formato trío, que lejos de encontrar limitaciones en el directo “permite resaltar lo esencial de las canciones”, también ayuda a la consolidación de unos temas cuyas letras, aseguran, nacen después de la música.

El proceso completo de composición surge en el local de ensayo, lugar que estos madrileños llevan compartiendo casi una década en la que la formación ha permanecido inalterable. “Hemos crecido a base de prueba y error”, aseguran. Igual que aseguran que “Volvamos a la selva” es “probablemente el mejor disco de la historia de España y casi seguro del Sudeste asiático”. La mejor manera de comprobar lo certero o no de esta afirmación es verlos en directo, formato del que son adictos. Granada, Sevilla, Barcelona o Zaragoza son las próximas paradas de esta gira salvaje.