Estamos ante una de esas bandas que jamás pasarán de moda. Vayas dónde vayas, siempre hay gente nueva que les empieza a descubrir y que se hace fan. Ahora están de vuelta con un nuevo trabajo bajo el brazo de título “Mr. Happiness” (Grover/K Industria, 03) y que es una muestra de la madurez musical a la que han llegado.

Cacaolat en mano en una mesa del barcelonés café Zurich intentamos crear el clima adecuado rodeados de conversaciones paralelas entre las cuales se mezcla la nuestra con Maniac y Sheriff de los Dr. Calypso. Para empezar, los Calypso nos apuntan que este disco no supone una ruptura total con el estilo de la banda sino más bien lo contrario. “Este disco supone una continuación, una evolución a nivel musical de lo que ha sido la banda durante más de diez años y con mejores temas”. Y es que posiblemente estamos ante el mejor trabajo del grupo catalán desde “Original Vol. 1” -qué jóvenes éramos entonces-. Pese a llevar más de una década en activo, Dr. Calypso todavía son capaces de ofrecernos un disco con sorpresas.

”Desde los inicios de Calypso, siempre ha caído algún tema combativo”

Y digo sorpresas porque ciertamente se hace extraño escuchar un strings reggae (otrora conocido como reggae con sección de cuerda, violines y esas cosas) como “Dolça sensació” o arreglos jazzeros tan bueno como los de “Rulmood” o “temas a lo Bob Andy, sin duda una de las mayores fuentes de inspiración que tenemos”, apunta Maniac. No faltan tampoco referencias estilísticas obvias en los Calypso como las que descubrimos en “CCCP”, que suena puramente a Madness, el perfil rocksteady de “Frenètics”, el ska de tercera ola de “Txapapote Ska”, la descarga soul de “Lovesick” y, cómo no, su ska marca de la casa en la que es la mejor canción del disco, “Let´s Try Again”. Aunque, por otro lado, si encontramos cambios en otros puntos. “Por un lado, hay una mayor presencia del bajo en la mezcla final que presentamos y también en ese toque de frescura propiciado, sobre todo, por el cambio de batería y de teclista”. Este último es precisamente uno de los elementos diferenciales de “Mr. Happiness” en relación a sus predecesores. Sólo hace falta escuchar el instrumental “Space Choco”, que queda muy lejos de otros temas comandados por el teclado como en los días de “Barbarossaplatz”. “Sólo hizo falta ponerle al teclista unos pocos temas instrumentales clásicos basados en el teclado para que él pillara el feeling que queríamos conseguir”. Otro punto es que la banda se muestra más reivindicativa que nunca. “Desde los inicios de Calypso, siempre ha caído algún tema combativo, aunque la casualidad ha hecho que esta vez sean más como ´Se´ns pixen´, ´Txapapote Ska´ o ´Club Ciclista Cent Peus´”. Igualmente, en cada disco de Dr. Calypso acostumbra a caer una versión de algún tema clásico que nada tiene que ver con lo jamaicano. Si en “Barbarossaplatz” revisaron el “Born To Be Alive”, esta vez le ha tocado el turno a una excelente adaptación del “Music To Watch Girls By”. Pero lo bueno no viene sólo, porque sacar este disco fue “un trabajo de un año y medio grabando muchas maquetas en el local, escuchando muchas veces los temas y haciendo arreglos. Somos fans de esta música y siempre hemos tenido voluntad de tirar adelante este proyecto, con lo que nos lo tomamos como un trabajo”. Reconforta saberlo y más viniendo de una de las bandas pioneras de la música jamaicana en nuestro país. Y es que, de algún modo, los Calypso han ejercido en nuestro país una labor casi pedagógica con la música jamaicana de cara público que les ha descubierto más allá de las fronteras skatalíticas. “Ten en cuenta que, en nuestros directos, hemos llegado a hacer más de doscientas versiones de temas clásicos, incluso hemos llegado a hacer temas de los Descendents en clave ska”. Entre esos temas que han transmitido al público poco iniciado en este tipo de clásicos están piezas como el “Reggae Fever” de los Pionners, “Try Me” de los Charmers o el “OK Fred” de Errol Dunkley. Sea como sea, Dr. Calypso son capaces de traspasar fronteras siempre que se lo proponen. “De hecho es muy posible que la gira de presentación de ´Mr. Happiness´ llegue en breve a Alemania, donde posiblemente se edite el disco en formato vinilo”. Para terminar, no podemos dejar de destacar una de las curiosidades del disco: el propio nombre. “Lo pusieron los propios fans a través de un concurso efectuado en nuestra web, en el que participaron unas ochocientas personas, aportando otros tantos nombres para el disco. De ahí surgió ´Mr. Happiness´, que es uno de los temas que veníamos tocando en directo en los últimos conciertos”.