Su repercusión en el Reino Unido ha superado cualquier expectativa, aunque estas angelinas continúan siendo casi unas desconocidas en España. Para que las tengamos más presentes en nuestro país, se acercarán al San Miguel Primavera Sound para descubrirnos las virtudes de su alabado “The Fool”.

El año que hace poco nos dejó no será especialmente recordado por su calidad musical, aunque nos haya brindado un puñado de grandes discos y algunos estrenos notables a los que seguir el rastro en el futuro. Entre esas novedades está Warpaint, cuarteto femenino de Los Ángeles que ahora nos ocupa. Debutaron en 2009 con un EP, “Exquisite Corpse” que ya anunciaba las calidades que iban a definir la banda, este año pasado por fin han editado su primer larga duración, “The Fool”, que satisface y confirma todo lo bosquejado en su primera referencia.

Theresa Wayman, una de las dos guitarristas y voz del cuarteto junto a Emily Kokal, habla de la evolución de una a otra referencia. “Nos conocemos mejor entre nosotras. Estamos más cohesionadas y ello nos ha permitido afrontar arreglos más complejos, más intrincados, con la pretensión de sonar, en realidad, más simples y accesibles. Es una de esas paradojas que solo te puedes permitir llevar a cabo cuando existe una conexión total entre los miembros de la banda. Afortunadamente para el oyente, también hemos abandonado esa pasión por el reverb que teníamos antes”. Guiños e influencias de The Cure, la electrónica y el pop de los ochenta se mezclan en inquietantes paisajes sonoros, predilección por los ambientes evocadores de una serena pero inquietante oscuridad que hacen pensar en “The Fool” como el símil transatlántico del debut de The XX hace dos temporadas. Menos perfecto, no tan destilado, pero igual de atrayente. Theresa explica la génesis del álbum. “El sonido de ‘The Fool’ es el sonido de Los Ángeles. Me gusta ver a Warpaint como una representación de la decadencia, la oscuridad, las debilidades y los fracasos que envuelven a la ciudad. Podría ser una perfecta banda sonora de una madrugada escogida al azar en cualquiera de los barrios menos turísticos de la ciudad”. Hasta el momento, lejos de limitarse a los suburbios de la ciudad californiana, las canciones de Warpaint, especialmente su estandarte “Undertow”, se han convertido en uno de los hypes más celebrados de los últimos meses. “No nos molesta. Al contrario, es una suerte. Somos afortunadas por el hecho de que la gente nos quiera escuchar. Cualquiera que se acerque al disco comprenderá que no nos hemos permitido ninguna licencia, y que puede ser definido como cualquier cosa menos comercial. Si aún así, en lugares tan lejanos como España, os interesan nuestras canciones, es todo un halago”.

Aunque también aquí los rincones alternativos de medios y blogosfera están acogiendo la banda con los brazos abiertos y alabanzas, es en el Reino Unido donde el nombre de Warpaint más fuerte ha sonado durante el 2010 y su publicación estrella, NME, les dedicó una portada al editarse el disco allí, situándoles dentro del Top 20 de mejores discos publicados el pasado año… “¿En serio? Vaya, es toda una sorpresa. Si quieres que te sea sincera, no estoy muy al corriente de esos temas y prefiero no pensar mucho sobre ello. Lo apreciamos, pero también te hace sentir algo incómoda y presionada. Y no me gusta esa sensación”. Una presión que la banda siente ya desde antes de editar su primer EP, cuando tuvieron que lidiar en una guerra de sellos que compitieron por editarlas. Al final fue la independiente Rough Trade quien se llevó el gato al agua. “Estábamos en medio de nuestro primer tour. Creo que ni siquiera nos habían visto. Pero acertamos; no podríamos estar más contentos con ellos”. Otra de las particularidades del combo son sus múltiples conexiones con una de las grandes bandas de su ciudad, Red Hot Chili Peppers. El primer guitarrista de Warpaint, Josh Klinghoffer, es ahora el flamante siete cuerdas de los Peppers en sustitución del dimitido John Frusciante, que fue a su vez novio de una de las componentes de la banda, Emily Kokal, y el encargado de mezclar y editar su primer EP. Por otro lado, su algo estrafalaria imagen, actitud y declaraciones –como las expuestas más arriba- también les ha valido la etiqueta de hippies de nuevo cuño, rescatadoras del idealismo para el nuevo milenio. “El único problema que veo es la asociación actual del concepto hippy a connotaciones negativas. Muchos de los atributos que los definían me parecen perfectamente válidos para nuestra filosofía de vida. Nuestro mismo nombre ya indica actitud de confrontación; no es tanto pintura de guerra como la utilizada por las antiguas tribus americanas para bailar o actuar, que también, sino sobre todo la manera de querer mostrar nuestra propia creatividad artística, sin dejarnos manipular por nada ni por nadie”.

Habrá que ver lo que nos deparan en el futuro, y si son capaces de revalidar todo lo expuesto en su primera referencia, teniendo en cuenta que “The Fool” es el resultado de casi seis años de composición, la edad que tiene la banda desde su formación. “Sí. En el disco hay un par de temas nuevos, del último año. El resto son canciones que llevamos desarrollando varios años. Pero también estamos ansiosas por empezar a componer de nuevo e insuflar nueva vida a la banda”. Tras haber girado con bandas como Vampire Weekend, Yeasayer, Akron/Family o los mismos The XX, habrá que estar expectantes al resultado de las nuevas influencias y momento compositivo del grupo. De momento, nos asegura Theresa que podremos verlas en el próximo San Miguel Primavera Sound barcelonés.