The New York Times ha publicado un reportaje con los testimonios de varias mujeres que han sido víctimas del artista.

Ryan Adams ha sido acusado de abuso y manipulación psicológica en un reportaje de The New York Times, donde siete mujeres cercanas a él han descrito su patrón de comportamiento manipulador y actitudes de acoso sexual.

Mandy Moore, quien estuvo casada con Adams desde 2009 hasta 2016, explica el periódico estadounidense cómo el artista obstaculizó su carrera profesional y se volvió controlador. “Su comportamiento controlador bloqueó mi capacidad para hacer nuevas conexiones en la industria en un momento crucial y potencialmente lucrativo” explica al periódico estadounidense.

La exprometida del cantante, Megan Butterworth, también afirma que durante su relación la aisló social y profesionalmente. Lo describe como una persona furiosa y, aunque nunca la golpeó, en ocasiones rompió objetos y se volvió físicamente intimidante. Cuando Butterworth le dejó, recibió mensajes, llamadas y correos electrónicos con amenazas de suicidio y de ir a juicio.

Phoebe Bridgers y Courtney Jaye, junto a otras artistas anónimas, también han compartido experiencias de acoso por parte de Adams. En algunos casos les prometía dar apoyo a sus carreras musicales y, luego, cuando ellas rompían o se negaban a tener una relación con él, intentaba ponerles trabas. Según Bridgers, Adams amenazó con detener el lanzamiento de su música después de que ella rompiera con él. También explica un incidente ocurrido durante la gira que compartieron en 2017: “El primer día me pidió que le llevara algo a su habitación de hotel. Subí y él estaba completamente desnudo”.

El reportaje también incluye declaraciones de una fan, Ava, y el resumen de 3.217 mensajes recuperados de su móvil. La joven, que solo tenía 14 años cuando Adams se interesó por ella, mantuvo con él conversaciones y videollamadas de carácter sexual.

Andrew B. Brettler, el abogado del artista, ha declarado que Ryan Adams desmiente esas “extremadamente serias y extravagantes acusaciones” y asegura que son “quejas de personas descontentas”. Además, el propio Adams se ha defendido en Twitter.

Mientras tanto, el artista está trabajando en su próximo proyecto: tres discos que ha prometido lanzar a lo largo de 2019.