“Hemos crecido y hemos vivido infinidad de cosas juntos”
Entrevistas / The X X

“Hemos crecido y hemos vivido infinidad de cosas juntos”

Sergio — 13-02-2017
Fotógrafo — Alfredo Arias

The xx amplía su paleta sonora en un “I See You” (XL/Popstock!, 17) que, hasta la fecha, es su disco más instantáneo. Hablamos en exclusiva con la guitarra y vocalista Romy para que nos revele las claves de estas nuevas canciones que bien podría marcar un antes y un después en su carrera.

Noviembre de 2016. Londres, barrio de Notting Hill. Milagrosamente el sol hace acto de presencia cuando pico a la puerta de la oficina de XL Recordings. Ahí me he citado con Romy Madley Croft para hablar de “I See You”, el esperado tercer trabajo de The xx. Diez minutos más tarde de lo previsto aparece ella escoltada por sus otros dos compañeros, Oliver Sim y Jamie Smith (o lo que viene siendo lo mismo, Jamie xx). Todos visten de negro, cual uniforme. “Perdona el retraso, pero el autobús se ha retrasado un poco”, se excusa Oliver nada más hacer acto de presencia. Tras las presentaciones cada uno de los miembros se encierra en una sala con uno de los tres periodistas que aguardábamos su presencia. Romy, pese a su visible timidez, se encuentra muy ilusionada de afrontar la promoción de un disco que bien podría ser definitorio para su carrera. “Con “Coexist” nos decían ‘ahora tenéis el reto del segundo álbum’, y la verdad es que fue difícil. Nuestro debut lo hicimos porque nos apetecía experimentar y pasárnoslo bien, y en el segundo nos preguntamos qué quería la gente de nosotros y fuimos en todo momento muy conscientes de ello; de ahí que fuera más complicado de tirarlo adelante. Ahora, con “I See You”, nos hemos sentido muy libres de hacer lo que nos apetecía”, dice cuando le pregunto si se siente presionada ante la futura recepción de estas canciones. “Sé de antemano que algunos dirán que ahora sonamos algo diferente y hasta que hemos perdido parte de nuestra esencia, aunque la verdad es que estoy más que preparada para ello. Intento no leer lo que se escribe de nosotros en Internet o en los medios de comunicación porque te puedes volver loca. Si a nuestra familia, amigos y fans les gusta, a mí es lo que verdaderamente me importa. Hemos hecho un disco que nos encanta y en el que hemos sacado lo mejor de nosotros como músicos porque nos comprometemos siempre al máximo en todo lo que hacemos, lo cual es primordial para los tres. Cuando haces música solamente para el público puede llegar a ser hasta incómodo. La mejor decisión que puedes tomar es ser honesta contigo misma y hacer lo que te sale de dentro en cada momento sin ataduras ni pensar jamás en el qué dirán”, añade dejando claro que han ganado en seguridad con el paso de los años, tanto encima como fuera de los escenarios.

“Con The xx tenemos la norma de que todo lo que hagamos debe poder tocarse en directo. O, al menos, con “Coexist” existía esa norma”.

Dado el potencial comercial que el largo tiene, en el que el minimalismo marca de la casa se ha dulcificado en pro de una mayor preponderancia de los sonidos electrónicos, desconozco si tienen la pretensión de convertirse en una banda de estadios. Romy deja entrever una sonrisa antes de contestar. “Honestamente, al principio pensábamos que nadie iba a escuchar nuestra música. Esa es la verdad. Componíamos para nosotros mismos. Nos impresionó mucho todo lo que ocurrió con el primer disco. Fuimos los mayores sorprendidos de la atención que recibimos. Conocemos bandas que no quieren aparecer en televisión ni ofrecer entrevistas pero, llegados a este punto, obviamente, nosotros queremos llegar al máximo de oyentes posibles. No tenemos ningún plan ni nada por el estilo, por lo que será interesante ver qué ocurrirá en el futuro”, afirma con aplome. “Nuestro ideal sería que, a pesar de tocar en grandes recintos, se siga manteniendo una cierta intimidad. Es un reto. Ponemos mucho esfuerzo en la producción de nuestros shows en vivo. No me gustaría nada actuar en un estadio y ofrecer un concierto que fuese frío. Queremos que haya siempre algo especial aunque tengamos a miles de fans delante”.

La gestación de “I See You”, el cual ha sido producido por el propio Jamie xx y Rodaidh McDonald (con quien ya trabajaron en su debut), no ha sido nada fácil. Tan pronto pusieron fin a la gira de “Coexist”, el trío empezó de inmediato a trabajar en un buen puñado de canciones. No obstante, tras pasar por diversos estudios de Nueva York, Marfa o Los Ángeles, un hecho trastocó su planning de trabajo: el lanzamiento de “In Colour”, el laureado álbum que Jamie xx editó en 2015. “Cuando el disco de Jamie se publicó el ritmo se ralentizó por razones obvias. Sin embargo, pese a estar ocupadísimo, él no dejó de trabajar con nosotros en ningún momento. No te voy a engañar, ha sido complicado y le hemos echado mucho de menos como amigo. El hecho de no poder estar juntos los tres fue complicado, pero viéndolo ahora con perspectiva incluso diría que ha sido positivo porque nos forzó a Oliver y a mí a estar más seguros con la música que hacemos, produciendo las primera demos por nuestra cuenta”, revela. “Todo lo que hacíamos se lo presentábamos a Jamie y, a diferencia de en “Coexist”, le mostrábamos las canciones prácticamente acabadas con bajos, guitarras, sintetizadores y otros elementos. Jamie lo agradeció mucho porque cuando tenía la canción en sus manos podía tener una visión general y, entonces, él incorporaba todo aquello de su propia cosecha que pensaba que le iría bien al tema. Estoy muy orgullosa de él porque aun habiendo variado la forma de trabajar lo ha hecho estupendamente”.

“A Oliver le conozco desde los tres años y a Jamie desde los once. Hemos crecido y hemos vivido infinidad de cosas juntos”.

Indiscutiblemente, el papel de Jamie disco a disco ha ido a más, arrastrando paulatinamente a Oliver y a Romy hacia un sonido más bailable y menormente introvertido. Pero en el caso de que “In Colour” nunca hubiera existido, cómo cree ella que habría sonado “I See You”. “Sin duda, diferente. Él aprendió muchas cosas haciendo su disco y en sus sesiones como Dj. Amo su álbum. Recuerdo que cuando fui a su estudio para grabar las voces de SeeSaw y Loud Places lo mejor era que trabajábamos sin ataduras, con total libertad. Con The xx tenemos la norma de que todo lo que hagamos debe poder tocarse en directo. O, al menos, con “Coexist” existía esa norma. Pero, ciertamente, trabajando con Jamie para su disco esa premisa cambió porque lo importante era que las canciones sonaran bien sin la presión de tener que tocarlas después. Las primera demos que hicimos Oliver y yo para I See You estaban muy influenciadas por los Dj sets de Jamie. Es más, los bpm’s eran muy elevados, iban a ciento veinte aproximadamente. Y, curiosamente, después de hacer bailar a la gente con sus propias canciones, Jamie quiso rebajar las pulsaciones por minuto de las demos que le presentamos”, desvela Romy. “Los temas han evolucionado mucho. Si escucharas las primeras versiones comprobarías cuánto han cambiado respecto al resultado final. Por ponerte un ejemplo, “Performance” la estrenamos en directo en una serie de conciertos que realizamos en 2014 en Nueva York para poco más de cuarenta personas y, por entonces, no sonaba como ahora. En aquel momento ni nos planteábamos añadirle unos arreglos de cuerda. Y de “On Hold”, del mismo modo, grabamos infinidad de tomas. No te puedo explicar el porqué, pero teníamos la sensación de que le faltaba algo. Recuerdo que un día soleado en el estudio estábamos escuchando “I Can’t Go For That (No Can Do)” de Hall & Oates y dos días después, sin apenas dormir, Jamie vino con la idea de incluir el sample. Para sorpresa de todos aquello funcionó”, subraya sobre dos de sus composiciones favoritas. “Al haber tantas sonoridades diferentes en “I See You” pensamos y repensamos infinidad de veces el orden de las canciones. Nos dimos cuenta de que el tracklist definitivo es el que mejor funciona, o al menos eso es lo que pienso yo. Performance, que bien podría haber formado parte de nuestros dos trabajos anteriores por su sonido, va justo antes de A Violent Noise y cierra la primera cara creando un puente entre el pasado y el presente de la banda”.

 

The xx nunca ha sido una banda que precisamente ha destacado por escribir canciones jubilosas, ya que tradicionalmente se han recreado en sus dramas post-adolescentes. No obstante, en este nuevo compendio de temas sí que se vislumbra un mensaje más positivo. El desamor, lejos de ser una tragedia, aquí se vislumbra como una oportunidad para empezar de cero. Y un tema como “Brave For You”, que Romy dedica a sus padres fallecidos, lejos de provocar la lágrima fácil, en realidad es un canto a la esperanza. “Estoy totalmente de acuerdo”, contesta cuando le expongo la teoría. “En mi caso ahora tengo una relación (sin ir más lejos, semanas después de este encuentro, anunció su compromiso con la artista visual y diseñadora Hannah Marshall) y no tengo el corazón partido por nadie. Asimismo, este es un reto al que me quería enfrentar: hacer música que no fuera tan triste. Es muy complicado escribir una canción de amor positiva porque puedes caer fácilmente en lo cursi. Cuando escribes sobre algo triste tienes muchísimas palabras que puedes emplear, existen infinidad de maneras de poder expresarte. Fue algo muy desafiante para mí, pero al mismo tiempo ha sido muy divertido escribir sobre temas más alegres”.

Ahora centrémonos en las relaciones personales entre los tres miembros del grupo. ¿Imagino que no es fácil conciliar el trabajo con la amistad? “Entiendo lo que dices, pero nosotros más que amigos somos como una familia. A Oliver le conozco desde los tres años y a Jamie desde los once. Hemos crecido y hemos vivido infinidad de cosas juntos. En este disco ha sido todo diferente porque no hemos estado en todo momento los tres en el mismo espacio: Jamie estaba liado con sus cosas, yo pasé una temporada en Los Ángeles sola… El no poder pasar juntos todo el tiempo que quisiéramos fue triste, pero cuando estamos reunidos nos damos cuenta de que absolutamente nada ha cambiado entre nosotros. A diferencia de otras bandas, aprovechamos todo el tiempo del que disponemos para estar unidos. Eso es lo más importante para nosotros”. Y la fama, ¿te cambia realmente? “Pues no mucho. Tenemos la suerte de que podemos estar actuando en un gran festival y que cuando bajamos del escenario nos hacemos invisibles. En ese sentido me siento muy agradecida porque no he notado grandes cambios. Respeto a esas bandas que les gusta esa atención, pero yo prefiero caminar sola y tranquila por la calle”.

Romy
Antes de volver a Londres decidió quedarse unas semanas a solas en Los Ángeles para participar en un campamento de escritura de himnos pop junto a Robin Hannibal (Rhye) o Ryan Tedder (One Republic). “Soy una gran fan de la música pop, pero quería saber cuáles son esas reglas que se suelen usar para crear un hit”, cuenta sobre su propósito. “Me encantaría escribir para artistas mainstream. Beyoncé, Rihanna, Madonna… me entusiasman las grandes estrellas femeninas. Me parece fascinante la idea de poder escribir canciones para otras personas”. Quién sabe, quizás tenemos ante nosotros a una nueva Sia.

Oliver
La voz masculina de la banda es un saco de sorpresas, pero lo que pocos se imaginaban es que recientemente revelara públicamente que tuvo serios problemas con el alcohol. En el disco, por ejemplo, podemos encontrar “Replica”, un tema que precisamente trata sobre dejar atrás las conductas autodestructivas. Según ha contado él mismo, lleva ya un año abstemio y sus compañeros fueron de enorme ayuda para hacerle cambiar de conducta. Cuando dicen que son una familia va en serio.

Jamie xx
Aunque al principio pueda no parecerlo, es el más reservado de los tres. Más allá del éxito que cosechó en 2015 con “In Colour”, ese mismo año también se encargó de poner música al ballet Tree Of Codes para el Manchester International Festival. Pese a no haberse atrevido a cantar de momento, Jamie ve el uso de los samples como una tercera voz compatible con la de Romy y Oliver. Está imparable, tanto que su papel en The xx, lejos de menguar, ha ido creciendo con el paso de los años.

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.