"Me convertí en un buen cantante cuando empecé a cantar con Mark Lanegan"
Entrevistas / The Afghan Whigs

"Me convertí en un buen cantante cuando empecé a cantar con Mark Lanegan"

José Carlos Peña — 30-05-2017
Fotógrafo — Archivo

"Do To The Beast" (Sub Pop, 14) era un buen retorno dentro de la incesante sucesión de regresos de los últimos años, pero el nivel de "In Spades" (Sub Pop/Popstock!, 17) se codea con la mejor producción de The Ahfghan Whigs, el grupo de Greg Dulli. El compositor y cantante que obró el milagro de unir el indie y el soul más descarnado está de acuerdo y lo subrayará en directo dentro del Primavera Sound (1 de junio, Barcelona).

La vida ofrece insospechados placeres, como conversar con uno de mis héroes musicales desde Hamburgo, a pocas manzanas del barrio en que se curtieron The Beatles (historia y leyenda registrada en "Backbeat", aquella película de 1994 en cuya banda sonora participó el de Ohio). Hombre apasionado y trabajador incansable, Dulli me atiende desde su casa de Nueva Orleans. La sombra del paso del tiempo y los héroes caídos en el infausto 2016 se cierne, como el ominoso personaje de su enigmática portada, sobre un álbum crepuscular, pletórico y sereno, en el que The Ahfghan Whigs ajustan cuentas con el paso del tiempo y lo inevitable.

Como seguidor de todo lo que haces desde los primeros noventa, "In Spades" me ha parecido uno de los mejores discos que has hecho nunca.
¿Sabes qué? Pienso lo mismo (risas). Creo que todo ha encajado en este álbum. Todas las piezas que trataba de ensamblar hicieron clic en su sitio. Es curioso, porque hablaba con un amigo antes y le comentaba que originalmente tenía once canciones. Yo seguía escuchando el disco y me parecía que una de ellas simplemente no cabía, así que la acabé dejando fuera, pero la secuencia no terminaba de convencerme. Me gustaban todas las canciones, pero algo fallaba. Acorté dos y entonces quedó perfecto. Es el disco más corto que he hecho nunca. Me gusta mucho eso, que va directamente al grano. No se anda con tonterías, siempre va directamente al asunto.

Tu interpretación vocal en canciones como "The Spell" impresiona. ¿Crees que este álbum es uno de los mejores trabajos que has hecho también en este sentido?
Te voy a decir cuándo pienso que me convertí en un buen cantante. Fue cuando empecé a cantar con Mark Lanegan (sobre todo en The Gutter Twins). Mark tiene una voz perfecta, así que cuando me puse a cantar con él tenía que sacar lo mejor de mí para no desentonar a su lado (risas). Desde que canto con él, pongo mucho esfuerzo en la voz, y ahora es algo que me sale muy natural. Así que en este asunto le debo un montón a Mark Lanegan.

 

¿Cuál fue la inspiración, el combustible para esta nueva colección de canciones? Parece que la “memoria” está muy presente.
Las canciones salieron en un período de tiempo de un año y medio en el que pasaban muchas cosas a mi alrededor. No sólo en mi propia vida. El año pasado en particular murieron muchas personas que habían sido mis héroes. Eso cambió los sentimientos con los que tengo que estar permanentemente en contacto para escribir. De repente fui muy consciente del paso del tiempo. También sufrí pérdidas cercanas. Una chica con la que había salido durante bastante tiempo murió hace dos años, aunque no la había visto en cinco. Fui a su funeral y aquello me pesó mucho. Luego, hacia el final de la grabación, a Dave Rosser, nuestro guitarrista, le diagnosticaron cáncer de colon en fase cuatro. Eso fue… ya sabes, me encontré con mucha enfermedad y muerte alrededor, y no sé, para no hundirme en la tristeza, empecé a trabajar en nueva música sin parar. Como si me quedara muy poco tiempo en el mundo y tuviera que hacer lo máximo posible.

De alguna manera, ¿componer canciones (como practicar cualquier forma de arte) es una especie de rebelión contra lo inevitable de la muerte?
Desde luego. Es lo único seguro que nos espera a todos. Siempre lo he sabido, pero ahora que tengo casi cincuenta y dos años, su sombra ha empezado a mostrarse en el horizonte. No tengo ningún plan de morirme pronto, pero estoy convencido de que Prince tampoco lo tenía. Esa muerte en particular… la de David Bowie me afectó mucho, pero cuando Prince murió fue como si hubiera perdido a un familiar. Era tan joven…y fue una inspiración gigantesca en mi decisión de ganarme la vida como músico. Todas estas cosas y el hecho de que tenga esta banda magnífica han sido decisivas.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.