SE ABRE LA BORRASCA
Entrevistas / Anathema

SE ABRE LA BORRASCA

Daniel Rabadán — 20-02-2002
Fotógrafo — Archivo

EL ÓBITO DE LA BORRASCA

LOS DE LIVERPOOL, QUE NO THE BEATLES SINO ANATHEMA, HAN VUELTO SACAR NUEVAMENTE DE QUICIO SUS PROPIOS AVANCES CON “A FINE DAY TO EXIT” (MUSIC FOR NATIONS/MASTERTRAX, 01) Y NO ASÍ A SU PEQUEÑA LEGIÓN DE FANS, QUE, POR LO VISTO EN SUS RECIENTES ACTUACIONES EN NUESTRO PAÍS, SE COMPONEN, AÚN HOY, DE SEGUIDORES DUROS EN SU MAYOR PARTE.

Éstos, sin estupor, contemplan como aquellos, una de las bandas impulsoras del doom británico, no sólo siguen tendiendo al pop sino que se permiten abiertamente el lujo del optimismo en su nueva opus e incluso el espíritu de la contradicción y la tensión en los títulos de sus últimas piezas, algo que no niega nuestro entrevistado, su guitarrista Danny Cavanagh. “Puedes interpretarlo como la idea de las fuerzas universales, el lado bueno y malo de la vida con la intención de ser una buena persona, es sobre lo que trata este disco. Es el momento de que la gente se sienta bien”. Así pues, hay una alegoría de esperanzas y posibilidades rondándoles actualmente, que empieza con la sugestiva y evidente escenificación de la carpeta y que se constata cuando acaba el álbum. ¿Y entonces qué? ¿Cómo escapa el individuo de a pie, el común mortal, de la rutina y los no valores actuales?

"Siempre hemos mirado hacia delante. Una de las mejores cosas que puedes hacer con la vida es adelantarte a los acontecimientos"

“La sociedad no es nada, está jodida, todo está equivocado. Las cosas importantes son desechadas y las que no lo son, son puestas en primer plano. Es muy difícil vivir la vida en estos tiempos porque todo el mundo tiene que trabajar, tener dinero y ser parte del sistema. Has de separarte en cierto modo de la sociedad y encontrar tu propia libertad. No hay mucha gente que lo pueda hacer. Cuando estás en un grupo tienes una oportunidad, pasar de la democracia y no tener que hacer todo lo que gente dice”. Ocurre que, con ellos, sólo queda la certeza de que incurrirán en todo cuanto deseen menos en la filosofía del cangrejo. El otro Cavanagh del grupo, su hermano, vocalista y también guitarra, Vincent, es un osado cínicamente inglés y además, un adorable embaucador. “Es un poco más de todo y menos de lo mismo. Siempre hemos mirado hacia delante. Una de las mejores cosas que puedes hacer con la vida es adelantarte a los acontecimientos. Debemos estar seguros de que tenga relación con el presente. Hay que moverse, no importa tu edad ni en la etapa en la que estés. No importa si piensas que eres demasiado viejo, aún puedes hacerlo”. La brújula que desde años les ha servido para llevarles hasta los más inciertos confines de su identidad musical, adquirida, pero por tantas veces permutada, desde sus comienzos, también ha tenido la utilidad de la mano de sus textos, de ser una guía en su búsqueda interior y/o de su propio desencuentro y desorientación. “Me gustaría esperar que esto supusiese descubrir algo en todo aquello que haces. En nuestra situación hemos tratado mucho estos asuntos. Muchas respuestas son inherentes y descubrir es algo muy sano, llegar más y más a ti mismo, a lo que eres y por qué estás aquí. No es algo que debas buscar, es algo que ocurre, la sabiduría es así, no puedes dar por sentado nada, siempre es algo nuevo”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.