“No habrá una squad de raperas, habrá cincuenta mil”
Entrevistas / Santa Salut

“No habrá una squad de raperas, habrá cincuenta mil”

Marc Ferrer — 13-04-2020
Fotógrafo — Archivo

Empezó a rapear hace dos años y a día de hoy acumula millones de reproducciones en YouTube y escuchas en plataformas gracias a temas como “90 Retro” –más de dos millones y medio de visionados en YouTube–, “Yo les cantaré”, “Herida abierta” o al álbum “Conversaciones internas” (Autoeditado, 19). Charlamos con esta rapera de veintiún años sobre su momento actual.

Sólo tienes veintiún años y llevas colgando temas en YouTube desde hace más de año y medio. ¿Cómo empezó este camino?
Soy de Sabadell y cuando tenía quince años en Sant Quirze, un pueblo al lado del mío, empezaron a hacer batallas de gallos. A mi siempre me había interesado la cultura hip-hop, pero nunca había tenido nadie cerca con quien compartirlo y a partir de las batallas de Sant Quirze, empecé a rapear en broma con mis amigas y vi que me molaba, que me lo pasaba bien. Empecé a escribir para mí, fueron pasando los años y seguía escribiendo, y le empecé a pillar el gusanillo a rapear delante de gente. Hace dos años en el Rabal hacían un micro abierto, promovido por Sombra Alor y DJ Day B. Ahí cogí el micro por primera vez. A la gente le moló mucho y a partir de entonces empecé a subir cosas y hasta ahora.

¿De qué medios disponías al principio?
Las bases las cogía de Internet, no conocía a nadie que hiciera bases. Conocí por gracia divina a un chico que grababa en su habitación, le pedí si me quería grabar y empezamos a ser colegas. Luego empecé con DAAX porque coincidimos en un festival.

“Si tú como chica ves que no hay otras chicas rapeando, te va resultar más incómodo salir a rapear que si eres un chico”.

¿Siempre habías querido ser rapera o coqueteaste con ser cantante?
La música en general siempre me ha atraído. Desde pequeña me imaginaba cómo sería ser cantante. Realmente, ahora estoy empezando a aprender a entonar. Yo no tengo voz de soprano ni nada así. Siempre me había picado la curiosidad el mundo del rap, y siempre decía que no había chicas que le tiraran duro, a mi me gustaba el rap duro, y al final me atreví a tirarle yo. Cuando vi que se me daba bien, decidí currármelo a tope.

La mayoría de tus temas suenan muy old school. ¿Por qué esta fijación por las bases y sonidos noventeros?
Tengo que decir que voy a empezar a hacer cosas diferentes, pero sí que siempre me gusta mantener mi esencia en los noventa porque es un estilo que siempre ha estado muy presente en mi vida. Cuando era pequeña estaba más masificado el hip-hop en general y de pequeña veía que los mayores eran raperos y decía “hala, qué guay”. Cuando ya he sido mayor, a la gente ya le han gustado otras cosas y solo quedamos unos pocos que nos gusta esto, y pensé que si somos unos pocos hay que seguir con esto para que no se pierda.

Has comentado que quieres ampliar tu registro. ¿Lo ampliarás con sonidos cercanos al trap? ¿O eres crítica con el trap y estos nuevos sonidos urbanos?
Creo que no se ha de ser cerrado. La música evoluciona de la mano de la sociedad y creo que el hip-hop está evolucionando de forma natural, me guste o no.

¿Crees que la aparición de estos nuevos movimientos está provocando que se pierde la cultura hip-hop?
La cultura hip-hop se ha difuminado un poco. Por ejemplo, en un concierto de trap ha desaparecido la figura del “scratcher”, el breakdance ha desaparecido de estos conciertos… Es diferente y ya está. Para mí, que me encanta la cultura hip-hop, si que es una pena. Por eso, quiero seguir impulsándolo yo, y sé que aún hay mucha gente que piensa igual que yo. Nos hemos de unir.

¿Qué novedades nos esperan de Santa Salut a corto plazo?
Estoy escribiendo un disco. La decisión la he tomado hace nada. Hasta hace poco yo aún estaba diciendo que no quería sacar ningún disco porque no consideraba que tuviera las capacidades como artista para sacarlo. Pero ahora he visto que hay gente que tiene en cuenta lo que subo y entonces yo quiero hacer cosas más curradas, y también creo que la gente que me escucha se merece que haga cosas más curradas.

¿Nos puedes avanzar algo del disco?
Aún estoy pensando en cuál es el objetivo que quiero que tenga el disco, que conceptos formarán parte del disco. Tengo claro que quiero que todo sea un círculo, que tenga un sentido. Lo que yo creo que está guay como disco es algo completo, no juntar canciones sin sentido. Eso es lo quiero hacer yo. La otra forma también es válida, pero yo quiero hacer algo super currado, super detallado.

“Ahora estoy empezando a hacer canciones más pausadas, cantar un poco, hacer estribillos, buscar otros flows…Me lo paso bien probando cosas nuevas”.

¿En el estilo de las canciones prevés algún cambio o lo mantendrás?
Siempre le he dado muy duro, si le podía dar doble tempo mejor. Ahora estoy empezando a hacer canciones más pausadas, cantar un poco, hacer estribillos, buscar otros flows…Me lo paso bien probando cosas nuevas. Por ejemplo, en la ‘colabo’ con el grupo de punk me lo pasé como una niña pequeña. Soy muy curiosa, me encanta hacer cosas que no sabía ni qué podía hacer. La colaboración con Kaos Urbano empezó porque dije que me molaría mucho hacer algo con banda, algo más tranquilillo, así como jazz.

Pues del jazz al punk…
Cuando estábamos investigando posibilidades, un amigo nos comentó que había un grupo de punk que buscaba una rapera. Nos lanzamos a ello.

¿Por qué crees que hay tan pocas raperas?
Sabemos lo que hay y los valores que nos han llegado, la represión que ha habido. Hace unos años no había raperas y a mí eso me afectó. Si tú como chica ves que no hay otras chicas rapeando, te va resultar más incómodo salir a rapear que si eres un chico.

Imagino que referentes como Mala Rodríguez o Gata Cattana te ayudaron a dar el paso.
Yo realmente hasta que no vi en una batalla de gallos a una chica rapeando dejé de ver el rapear como algo imposible. Creo que es importante hacerlo para así alentar al resto de chicas que también lo hagan porque cuando todo son expectativas y imaginaciones, es muy difícil darle el punto de realidad.

Por eso, imagino, que muchas de tus letras son combativas a favor de los derechos de las mujeres y la igualdad.
Hasta ahora, en general, mis letras han tenido este tono. En general son así porque ese fue uno de los principales motivos que me hizo empezar a rapear. Yo pensaba “no hay chicas rapeando, no hay chicas que le peguen duro”. Yo quiero un Wu-Tang Clan de chicas. ¿Por qué no existe aún?

¿A ti te gustaria formar parte de un Wu-Tang Clan formado por mujeres?
Yo más que crear un grupo así, me gustaría que hubiera unión entre todas y todos. Y cuántas más nos juntemos todas y más nos apoyemos, más rodado irá todo. No va haber una squad de raperas, va a haber 50.000. Eso es lo que tiene que pasar.

En pocos meses ya te has recorrido fiestas de barrio y otras paradas de este circuito. ¿Alguna anécdota interesante?
En las fiestas de Sabadell estaba cantando con Elane y hicimos una media parte. Durante el parón se acercaron una niñas de cuatro a seis años y le dicen a Elane “ella canta y yo bailo”. Las subimos al escenario y madre mía la que liaron las niñas. Pusimos una base de una canción mía, que originalmente es de West Coast Connection, y una niña se puso a cantar y la otra a bailar. Y el público gritando. Fue brutal.

Desde hace unos meses estás trabajando con DJ DAAX, integrante de Flashy Ice Cream, y aprovechando que está aquí con nosotros, ¿cómo os conocisteis?
(DAAX) La forma en que nos conocimos fue graciosa…
(Santa Salut) Ya, ya, madre mía. Los dos somos de Sabadell y todos nos conocemos de vista, Ya nos habíamos visto de fiesta. Nos encontramos en el Viñarock, nos reconocimos y estuvimos hablando un rato. Después coincidió que íbamos como artistas al mismo festival, el DAAX con Flashy Ice Cream y yo sola. Yo no tenía DJ ni nada y le envié una foto de locura que nos hicimos en el Viña y le pedí si me hacía de DJ.
(DAAX) A todo esto fue un festival que tocábamos Flashy, Santa Salut i 31FAM y no vino nadie (risas). Luego, borrachísimos que íbamos, fuimos al estudio, nos quedamos solos allí y de repente nos dimos cuenta de que casi no habíamos hablado nunca (risas). Me quedo sentado y le digo, ¿qué hacemos? Y grabamos “90 Retro”, que ahora es la canción que tiene dos millones y pico de reproducciones. Pues se grabó en ese momento, con toda la borrachera.
(Santa Salut) Eso la primera toma. Al día siguiente tuve que volver para repasarla (risas).
(DAAX) A partir de allí ya para siempre.

¿Cúal es tu función exactamente cuando trabajas con Santa Salut?
(DAAX) Yo soy mezclador.
(Santa Salut) El mezclador hace cortes y cambios guays. En el caso del DAAX, ha pillado perfectamente lo que yo necesito, mi esencia.
(DAAX) Al final es una apoyo. La persona está dentro, a su movida y, por ejemplo, si estamos ensayando durante dos horas yo soy la persona que le digo prueba este corito, descansemos un poco, miramos este sonido nuevo…
(Santa Salut) Es mi mano derecha. En los conciertos me ayuda. Y todo es a partir de los feelings, ve mi cara y sabe lo que necesito. Por ejemplo, si me ve ahogada pues pone un intervalo para que coja aire.
(DAAX) Hay mucha improvisación. Nunca han salido dos conciertos iguales, siempre en los intervalos y tal, hay cosas que salen porque te las está pidiendo el público.
(Santa Salut) Los cánticos, poner una canción de tralla… Es adaptarse a la situación y al público.

¿Esto no se puede practicar no?
(Santa Salut) Bueno, hay preparación. O sea, nosotros sabemos que disponemos de estos efectos, trucos o lo que sea. Sabemos lo que tenemos que hacer pero dependiendo del concierto, ponemos unas cosas o otras.
(DAAX) Lo más importante es escuchar a la gente. Hay un orden que está allí, a partir de esto, depende del concierto. Si ves a la peña súper arriba, les ‘xixamos’ más. Traer al público lo que quiere, eso mola muchísimo.
(Santa Salut) Cuando decidimos que íbamos a currar juntos estuvimos un verano yendo cada día al estudio a probar cosas.

¿Hay sinergias entre vosotros?
(DAAX) Eso depende. Por ejemplo, con la Salut sí que hay muchas sinergias. Ella llega a sitios que nosotros no llegamos y así es como que indirectamente estás en contacto con muchas más música.
(Santa Salut) De hecho con Flashy tengo una colaboración que ya diremos cuando sacamos. Lo que me mola es combinar cosas que no tienen nada que ver.

¿Y con 31 FAM?
(Santa Salut) Nunca se sabe. Somos colegas, cuando surja. Yo no estoy pensando: “uy ahora no puedo subir una canción de ópera porque a la gente no le gusta la ópera”. Si yo quiero hacer ópera, la haré y si le gusta a la gente bien, y si no, la siguiente ya les gustará.

¿Cómo os enterasteis tú y SWIT EME que el Ministerio de Igualdad quería hacer una campaña con vosotros? ¿Recibisteis un correo?
(Santa Salut) Sí, sí, literalmente. Vi el correo, vi Gobierno de España y no vi nada más. Y pensé, mierda ya me han multado o ya me han dicho algo. Soy la siguiente Valtonyc o Pablo Hasél. Por una parte, nunca nos hemos de olvidar de estas injusticias, pero una propuesta que tiene el Gobierno de hacer una canción de rap con esta temática se ha de valorar. Porque al fin y al cabo, un discurso o un cartelito no entran tanto como una canción. Es una campaña dirigida a los jóvenes y no tan jóvenes y a mí me pareció súper buena idea, la verdad. Lógicamente, me dio muchísimo vértigo. Con Swit EME, tuvimos la conversación de si lo hacíamos o no, y al fin y al cabo, si por lo que yo lucho es por la igualdad y porque no haya chicas que no les pasara como me pasó a mi al principio, pues tengo que hacer esto. Y si me tengo que sacrificar y sale mal, pues me sale mal. Una cosa como es la igualdad de género no hay que ponerse con tonterías, lo hacemos y ya está.

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.