Tras remover las redes durante cuatro años y visibilizar la escena trap en Barcelona, dando el salto a los medios convencionales y pisando escenarios consagrados (Sónar), los ‘esmayaícos’, Pxxr Gvng, publican en Sony su primera referencia, “Los pobres”: vaporoso y sincopado. Calle, drogas y fanfarronería.

Quedamos en el MACBA, ‘su’ plaza. Fernando, Young Beef para los seguidores de Pxxr Gvng, me recoge. Se une Steve Lean, productor. En uno de los bancos del MACBA esperamos a Khaled. Cuando llega, se coloca la gorra, saluda a todos (puño y pecho) y nos vamos a una terraza. A medida que la conversación avanza, algo crece (se van añadiendo otros ‘esmayaícos’). Los Pxxr Gvng Baby, como los llaman: “El futuro”, ríe Fernando. Chavales -ni una chavala, y tampoco es casualidad- de la calle, de diferentes nacionalidades, de los catorce hasta los veinti-pocos. Sus ‘protegidos’: “Si toh lo que ganamoh es pa’ ellos… A este le he comprao’ unas zapas, a esta una camiseta… Queremos sacarlos de la calle”, comenta Khaled. Mientras la conversación avanza, mientras algo crece –paradójico-, todo se desmenuza; durante la charla no dejan ni un cogollo intacto.

¿Cómo lleváis el tema de las entrevistas, de la ‘fama’?
Fernando: Seguimos tirados en la calle. Si estás pendiente de eso te quedas loco; que es lo que quieren. Pero a nosotros nos da igual. Queremos dinero, no fama de mierda, compadre. Pero bueno, somos accesibles, estamos viajados, y nos gusta hablar con los periodistas.
Khaled: ¿De qué sirve tener fama y no billetes? Pero bueno, las redes y los medios nos han ayudado… Pero que no se equivoquen, seguimos aquí todos los días con los chavales de la calle.

Pero los billetes, ¿no han llegado?
Khaled: Nada, nos hemos hecho famosillos pero los billetes no han llegao’.
Fernando: Hombre, hemos hecho algo pasta pero no nos hemos gastado el dinero en tonterías. Hemos montado una empresa, un estudio [en casa de Khaled]: hemos hecho cosas lógicas. A todos nos gustan las cadenas, pero hemos ido poco a poco. Y además no tenemos pasta porque hemos tardado un año en cerrar los contratos. No queríamos caer en la misma mierda de todo el mundo.

¿Qué mierda?
Fernando: Todos los que conocíamos nos decían: ‘No firméis’. Controlad vuestra carrera. En este tipo de música es mejor mantener la independencia, nos hace más fuertes.

La gran pregunta a estas alturas es: ‘¿Quién aconseja a los ‘esmayaícos’?’. Han acabado sacando el disco con Sony España con total autonomía, han acabado ‘jugándosela’ a una filial potente. Y hay habladurías de que su disco con La mafia del amor (el proyecto reggaetonero del colectivo) saldrá con Sony, la mayor. La multinacional. Tienen claro hacia dónde van.

Habéis montado una empresa. ¿Alguien os ha ayudado a pensar la estructura de vuestro proyecto?
Fernando: A pensarlo nadie. Lo difícil es hacerlo. Hay tentaciones… Nos da igual lo que se crea la gente, pero mira la del bar que nos ha dicho: ‘Joder, ya soy famosos’. Por el hecho de ser famoso, la gente ya cree que eres rico, y no. Hay demasiadas tentaciones… Nosotros somos pobres por la música.
Khaled: Ahora mismo el dinero que cogemos viene de los conciertos y de lo que nos movamos. Nadie nos esponsoriza.

En América las marcas se han metido hasta dentro en el negocio del trap…
Fernando: …Y en España las marcas son muy catetas. Las marcas no lo entienden todavía. Todas nos han preguntado pero nadie se moja. América es el fin del mundo, y aquí no tienen ni idea. Un mensaje para las marcas: ‘¡Espabilad!’.

A ver, en serio, si algún día llega la pasta, ¿eso va a afectar al discurso? 
Fernando: Que va, nosotros no vamos a cambiar. Si todo esto es para ayudar a la gente. Mira la mesa [ya somos once alrededor de una misma mesa de bar], somos un puñao’ de ‘niños’. No es algo personal, nosotros queremos la pasta para compartirla. Vacilar, vacilamos sin pasta.
Khaled: Nosotros nos hemos criado sin dinero. A nosotros si nos llega el dinero, no nos cambiará el estatus: mis padres no tienen pa’ comer. No somos pobres; somos de familias pobres, directamente.
Fernando: Y cuando los tengamos cubiertos a ellos, habrá mucha más gente.

“Que va, nosotros no vamos a cambiar. Si todo esto es para ayudar a la gente”.

De eso os he oído quejaros más. Del rap español, de esa lejanía con la calle…
Fernando: Los pocos que había ‘buenos’, se han alejao’ de la calle en un segundo. Si seguimos ganando dinero vamos a seguir ‘tiraos’ en la calle. Nosotros estamos todo el día llevando a chavales a nuestro estudio, eh. Y no sólo les enseñamos música, les enseñamos una manera de vivir.
Khaled: A los niños los tenemos vestidos. Literal. Tenemos prioridades.

Los ‘esmayaícos’ se conocieron musicalmente en el Raval. Aunque Steve Lean contactara a Fernando telemáticamente, cuando este último curraba en Londres, el Raval fue el pegamento, la juntura. Todos aseguran que mandan dinero a sus casas. Fernando incluso se ha traído a su madre: “Se ha traído sola”, ríe, mientras le da una honda calada al verde.

Para un grupo que saca música continuamente por Youtube, ¿no es jodido grabar un disco que quedará para los anales en físico? No hay vuelta atrás…
Fernando: El disco está perfecto. Es un resumen. Aunque también tiene cosas nuevas para los que llevan con nosotros desde el día uno. Pero sí, “Los pobres” es la definición de Pxxr Gvng.

Pero, ¿para qué un disco, si ya en Youtube tenéis cancha de sobras?
Fernando: Nosotros en la calle lo tenemos todo ganado. Pero en las empresas te dicen: ‘¿Quién eres?’.
Khaled: Es un CV.
Steve Lean: Joder es que llevamos tres años regalando música gratis, hay que tantearlo todo.

Hablando directamente de “Los pobres”: ¿Teníais claro que Pxxr Gvng debía dejar lo latino de lado en todo momento?
Fernando: Pxxr Gvng es trap. “Los pobres” ha sido todo supervisado por Southside [Waka Flocka, entre otros] de 808 Mafia [colectivo seminal al que pertenece Steve Lean, que ha sido el auténtico productor del disco]. Es el puto sonido que todo el mundo quiere en América. Eso en España la gente ni lo sabe. A nosotros nos piden bases… En el futuro la gente dirá: ‘Hostia puta lo que estaban cocinando estos’.
Steve Lean: ¡Pero si nos ha mandado un email el hermano de Tupac, y toh!
Fernando: Nos hemos adelantado. El disco de Future está producido por el mismo que nos ha producido a nosotros, y su disco, en Londres, se va a escuchar hasta en el bus…

¿Ha habido alguna diferencia en el proceso de los temas nuevos respecto a los antiguos?
Fernando: Mira, este [señala a Steve Lean] hace una base, nos la pasa. Yo escribo una paranoia, la paso. En diez minutos nos ponemos y lo tenemos. Lo único que hacemos es escribir sobre la paranoia del día. Todos escribimos en diez minutos.

Escribís el diario del barrio…
Fernando: Claaaaaro: somos los reporteros del barrio, hermano. La gente incluso nos escucha para saber lo que se lleva, a cuanto va todo en el barrio: la ropa, el rollo… La coca.

En América, Lil Wayne también hace tres canciones al día. ¿Se le puede igualar…?
Khaled: Jode’, si nosotros hacemos igual. Nosotros lo hacemos rápido y a lo loco. Si lo tienes lo sacas y no te rallas.
Fernando: Nuestra música vale más en la calle que guardada.

¿Y si le dedicarais más tiempo al sonido y a las rimas, qué pasaría?
Khaled: Pues que haríamos el mejor tema de trap de la historia [fanfarrón]. Pero eso no nos interesa, en el trap interesa que te equivoques, que la líes… No es algo editable.

¿De dónde salen estos sonidos que os mueven?
Fernando: Yo llevo con el trap desde 2012. En América, Gucci por ejemplo, lo trabaja desde 2004. Yo soy de Granada pero llevo toda la vida escuchando música a un nivel superior. Es lo único que me interesa. A mí me gustaba el rap, pero me faltaba algo: la gente de España era ridícula. Hacían una cosa que yo no entendía nada: ‘Happy rap’… El trap es trap. Sólo calle. Sin calle no haces nada.
Steve Lean: Son cosas de la calle. De familias, de hermanos. Pero no de poesía de mierda…
Fernando: No tonterías de: ‘Un duende y una cosita bonita…’. Yo no reivindico ni duendes ni cosas políticas falsas. Nos cagamos en eso.

“España es chica. Ahora le vamos a dar fuerza a todos los canales y nos vamos para Méjico”.

Pero todo lo que hacéis es sumamente político.
Fernando: Ya me entiendes. Aquí no llega nada de la ‘política’ [agita los brazos]. ¿Tú te crees que en nuestra vida nos importa que si Podemos, que si mierdas? Aquí [en la calle] hay otra política, se sabe quién manda; quién lo parte. El PP, el PSOE, Podemos… Me comen la polla. Aquí nadie va a votar, eso no va con nosotros.

Separar reivindicación de panfleto.
Fernando: No hablamos de política, hablamos de política de raperos. No somos retrasados, eh. Por mucho que estemos en la calle.
Khaled: Pero vamos, hablamos de lo que queráis vosotros [la prensa].
Fernando: Oye, y si no sé, me callo y escucho. Pero ya te digo yo que ignorantes no somos.

¿Por qué tenéis que hacer el traspaso a las redes de todo lo que hacéis? Una pelea sin narración en Twitter, ¿no es pelea? Todo el disco palpita esto…
Steve Lean: El Internet se ha metido en las vidas de una manera tan bestia… Es una paranoia.
Fernando: Es una paranoia, sí. Hay dos mundos, hermano.
Khaled: Lo chungo es estar sólo en uno de ellos. Pero nosotros hemos quedado en el MACBA, en una esquina. Estamos en la calle.
Fernando: Yo sólo uso el ordenador para ‘currar’. Llevo dos años sin móvil y me lo han regalado para ‘currar’. En cuanto acabe, lo tiro.

Todo el sexismo, violencia, fanfarronería que expresáis en las redes, ¿no esconde la parte interesante de Pxxr Gvng? No veo en vuestras letras el curro que hacéis con los chavales de la calle, por ejemplo.
Fernando: Es verdad. Tienes razón, no tiene más. Nos da cierta vergüenza eso, pero no es todo nuestra culpa.
Khaled: A mi me da cosa por lo que se crea luego. A mi en la calle… Es lo de todos los días: me peleo, pues me peleo. Pero en las redes todo se lía. Aunque te digo: en esta plaza, todos los días pasa algo.

Llega, al fin, Dani, ‘D. Gómez’. “¿Y esa camisa, compadre?”, le suelta a Fernando. “¿Ya te has sacado el billete de padre, o qué?”, insiste. Fernando se ríe mientras le pide un papel. La camisa es muy formal. “Está toh pijo”, Dani revoluciona el cotarro. A partir de aquí; broma viene, broma va. Se van enseñando el móvil los unos a los otros (ahora ya debemos ser 14 alrededor de la misma mesa). De vez en cuando, consigo que alguno centre la atención en mí, sólo entre calo y calo (mientras manufacturan tienen demasiado centrada la vista en la palma de la mano).

Sigo, eh… ¿Qué pasos queréis ir dando como grupo?
Fernando: Tenemos nuestra empresa ya, que lo que va a hacer es actuar como plataforma. Sony parecía un monstruo, pero no, son personas. Y la música no está en las oficinas. Con nuestra empresa vamos a dar oportunidades a chavales de España y de fuera. No queremos seguir subiendo a Pxxr Gvng y que eso se dispare y el resto quede muerto.

Dejadme adivinar: ¿lo que más os cuesta son los números con la empresa?
Fernando: Ha sido un desfase llegar a una medio estabilidad. Aquí no hay ni sueldos. Pero bueno, hemos ido haciendo. Lo más seguro que tenemos son los ‘youtubers’.
Khaled: Y que no corte…
Fernando: Eso no se va a cortar. Eso va a ir a más. ¡Hasta en Facebook vas a poder cobrar por los videos!
Khaled: Joder, ojalá. Que lo hereden nuestros hijos.

En vez de una casa les dejáis una cuenta con 200.000 ‘followers’.
Khaled: Estoy pensando en cambiar la cuenta y dársela a mi madre, que Youtube le ingrese todo directo [ríe].
Fernando: Joder Khaled, pero bloquea los pagos y que te caiga la pasta de golpe, que a cuenta gotas es una mierda…
Dani: Yo lo he intentado hacer, pero sólo tengo 2.000 seguidores.
Fernando: Eso te lo subimos en un mes.

Menudos ‘currelas’…
Khaled: Pero no sólo en la música, eh. [Khaled pone tono de anuncio publicitario] Ya sabéis, estamos en la calle, si necesitáis algo… Decidle al Khaled… [mira las manos de Dani, que desmiga un cogollazo]
Fernando: No jodas, no hables de esto [le corta y ríe].

¿Y en directo, qué?
Fernando: Pues nada, si alguien nos quiere, que nos tire 5.000 chuecos.

Pero ¿hacia dónde tiraréis?, ¿más allá de la pasta?
Fernando: Pues más allá. España es chica. Ahora le vamos a dar fuerza a todos los canales y nos vamos para México. Y piensa que también haremos bolos por separado: cada uno tiene su estilo, su gente, sus ‘mixtape’.
Khaled: Pero si quieren Pxxr Gvng de verdad, que paguen.