“Le dije al coproductor que quería sonar a NSYNC y pensó que le tomaba el pelo”
Entrevistas / Putochinomaricón

“Le dije al coproductor que quería sonar a NSYNC y pensó que le tomaba el pelo”

Yeray S. Iborra — 06-05-2020
Fotógrafo — Archivo

El confinamiento ha trastocado su agenda, pero no sus nuevos planes musicales. Chenta Tsai, activista y alma mater de Putochinomaricón, prepara nuevo proyecto fuera del alias que le ha dado reconocimiento en el pop que conjura lucha social y baile. Ahora es Baobae. Puro años dos mil. Echamos la tarde con él (vía Whatsapp). Putochinomaricón es uno de los artistas del Roster Jägermusic.

Reivindicación social, memes y pop chicloso. Esas han sido las bazas de Chenta Tsai en su corta pero prolífica trayectoria. Bajo el alias PutochinomaricónPutochinomaricón, ha publicado “Corazón de cerdo con Ginseng al vapor” (Elefant, 18), “Miseria humana” (Elefant, 19) y el libro “Arroz tres delicias: sexo, raza y género” (Ediciones B, 19). Echamos la tarde con él, vía Whatsapp, para entender qué hay detrás de su nuevo proyecto, Baobae.

¿Te llamo hacia las cinco?
¡Genial! Me olvidé de decirte. Por si te sirve, te puedo mandar demos de lo que estoy trabajando para Baobae, mi nuevo proyecto. [Ríe] Te las paso ahora si quieres. Las estoy ordenando un poco. Si no te paso las que están más estructuradas y luego las que están en proceso. [Manda los archivos]

¿Los beats van todos a tu cargo?
Estoy coproduciendo con Marco Henri. Algunas sí que son mías al cien por cien. Pero realmente creo que Baobae es un esfuerzo colectivo. Estoy trabajando mucho también con Zazi White, Fab Skum o Ita Tsai para crear este imaginario nuevo.

“Ahora se está experimentando más con esos sonidos sin miedo a que te juzguen”.

¿Este material era el que ibas a estrenar en Sónar?
Sí. Bueno, si es que se hace.

Me escuché la primera… ¡El teclado de “Masculinity” es un martillo!
Son muy agresivas, creo que responde a mi yo actual [Ríe]

Uy, ¡y “Webcam” es sonido eurobeat!
Me encantan tus reacciones.

Todas estas músicas son las de mi adolescencia. Los primeros dos mil.
¡Totalmente! Ahora se está experimentando más con esos sonidos sin miedo a que te juzguen. Antes cuando decías que querías explorar algo del rollo Max Martin [Britney Spears o Katy Perry] y emular el pop de masas, la gente te miraba mal.

¿Sí?
Sí, y creo que hay cierto humor en eso de trabajar de manera casi artesanal, auto producida, un sonido que ha sido manufacturado para las masas. [Ríe] Tengo suerte de haber encontrado un equipo que entiende este universo. Eso sí, cuando le dije al coproductor que quería buscar un sonido como el de NSYNC, me miró con muy mala cara. Pensó que le estaba tomando el pelo.

¿A qué te refieres con artesanal?
Es mágico componer mientras friegas los platos. [Río] Fuera bromas, estas canciones las he escrito y coproducido en casa en frente del Ableton. Me inspira mucho componer haciendo cosas cotidianas. Siempre he escuchado música así.

¿Baobae se parece más a tu faceta DJ?
¡Totalmente! Creo que este nuevo EP es una especie de combinación de todos mis intereses e inquietudes musicales. En una entrevista que me hizo el periodista João França, hablaba de que entendía mi identidad de manera fraccionada hasta que empecé con el proyecto de Putochinomaricón, que para mí ante todo es un espacio donde todas mis identidades pueden coexistir. Creo que Baobae hace algo parecido, pero más a nivel musical.

¿Con Putochinomaricón te habías cortado musicalmente?
Cuando escribía los temas para el primer EP no pensaba en el directo por ejemplo, o que las canciones las podría pinchar en fiestas y la gente las bailaría.

Tus directos son muy movidos.
Sí. Me ha ayudado llevar mi performance a diferentes ámbitos y espacios. También creo que el cambio es resultado de haber aprendido mucho este año produciendo para otrxs artistas; estoy produciendo ahora a Samantha Hudson o Rakky Ripper. Por ejemplo hace poco pinché en una ball en la que estaba Jay Jay Revlón, que también es DJ y me enseñó que pinchar para una ball es completamente distinto que pinchar en una fiesta.

“Sacar ideas para escribir en estos tiempos es muy difícil. En mi caso porque hablaba de salir de fiesta, de mis amigxs, y claro de repente eso se ha cortado y ahora solo hablo de lo virtual”.

¿Qué es una ball?
Una ball es un espacio de resistencia y de cuidados donde la comunidad ballroom se junta y participan en diferentes categorías como el Vogue Femme, Runway, Old Way, New Way… De una forma u otra quería rendir homenaje a todos estos lugares donde pongo/performo/toco música. Este espacio es muy importante para mí, más que nada porque fue creado por la comunidad racializada (sobre todo negra y latina) en respuesta al racismo/homofobia/transfobia y otras discriminaciones que sufrían.

¡Qué interesante! Por cierto, espero estés con el whatsapp en el ordenador, sino te van a sangrar los dedos…
Sí, estoy escribiendo con el ordenador [Ríe]. Sobre lo que te decía antes, de la agresividad de los temas… Para el primer EP quise reivindicar desde el humor. Pero cambié de parecer cuando en mi programa de radio (“Nada Especial”) en M21 entrevisté a unx activista que se llamaba Jota Mombaça y hablaba del concepto ‘devolver el golpe’. No es un alegato a la violencia, sino aceptar que por ser personas consideradas minorías por la hegemonía, vamos a sufrir violencia y vamos a ser señaladxs. Devolver el golpe es una forma de “repartir el dolor”, reivindicar la ira, y poder hablar de cosas sin que te vigilen el tono. De una forma u otra es una celebración del cuerpo y la comunidad.

¿Baobae es una evolución?
No sé si Baobae es la evolución de Putochinomaricón o son dos identidades que coexisten a la vez. Me gusta lo que planteaba artísticamente Tommy Heavenly/February 6.

Lo busqué en Google, no lo conocía.
Su rollo fue muy importante a la hora de pensar en Baobae: aunque me influyan los sonidos del 2000, no quería hacer un proyecto para recrear esa época, sino una adaptación customizada. Me encanta el planteamiento que tiene de la dualidad Avril Lavigne y a la vez escribir hitazos inspirados en el italodisco.

Perdón por no enterarme de nada, pero Baobae, ¿es por “baby”? Me siento boomerísimo.
¡Si! Para nada lo de boomer. Baobae es baobei (bebé en chino) + BAE.

Me tranquiliza haberlo pillado.
Además me hacía gracia que Baobae fuera una especie de parodia de los industry plants [inversiones de las discográficas en nuevas estrellas, consideradas semillas], pero que fuera creado por la misma persona.

Tampoco conocía el término industry plants. Quedando muy retratado.
¡Qué va! ¡Yo no lo sabía hasta hace poco!

¿Y te faltan nuevos temas por acabar?
Creo que sigo en el camino de buscar ese sonido Baobae. Reparto el tiempo entre eso y escribir mis artículos.

¿Para El País, no?
Sí, sacar ideas para escribir en estos tiempos es muy difícil. En mi caso porque hablaba de salir de fiesta, de mis amigxs, y claro de repente eso se ha cortado y ahora solo hablo de lo virtual. En fin, te voy a enseñar un beat que creo que voy a descartar porque es demasiado nostálgico ya… [Envía un último archivo]

Escuchando… ¡Es muy gansta!
[Ríe] ¡Totalmente! Timbaland definió el sonido de los 2000. Me inspiré mucho en él.

Hacía mucho que no escuchaba citar a Timbaland. Pegó fortísimo, eh.
Totalmente, definió el sonido de Missy Elliott.

Parece que tengas en el Ableton un filtro de 2006.
[Ríe] Gwen StefaniPharrell WilliamsTimbaland.

La santa tríada. Y Tatu.
La diferencia con ellas es que soy gay de verdad. No shade.

A los Cis como a mí nos engañaron pero bien. Pero “All The Things She Said” es mágica.
Totalmente. Es que creo que no tenían miedo a revelar su sentido del humor. Yo también siento que para crear ayuda mucho tener mucho sentido de humor. Cuando produzco estoy riéndome todo el rato [ríe]. Planteándome escenarios como: “Imagínate a Marilyn Manson haciendo una cover parodia de Gwen Stefani”.

Tienes que rescatar los vídeos de Música Sí.
¡Sí! Esa es la idea. La verdad es que estoy muy emocionado con Baobae. Al principio me daba mucho cague y me sigue dándolo porque es un sonido bastante diferente. Bueno… Y las coreos que vendrán. Voy a morir. Me estoy intentando poner en forma corriendo en mi garaje, cual niño rata que soy.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.