La agrupación de hip hop cubano Orishas actuará en vivo el próximo 15 de abril en el Wizink Center de Madrid. Tras ocho años de receso presentan su nuevo álbum Gourmet con el que dejan ver que se trata de un retorno de largo aliento. Sus miembros nos hablan de cómo se sienten al regresar en una época  dominada por el urbano latino del que ellos fueron pioneros 20 años atrás. Orishas, sin traicionar su esencia, quiere recuperar su sitio.


Hace dos décadas el mundo volvía a mirar sus ojos hacia Cuba por motivos diferentes al letargo político. Buenavista Social Club y Orishas eran los responsables. Los primeros, unos maestros de la música tradicional cubana. Los segundos, unos herejes de la misma. Unos músicos exiliados en París obsesionados con hacer rap cubano. Si hay una canción que pueda retratar ese momento tal vez sea 537 Cuba. “España nos adoró, sacó la mano por nosotros y dijo ‘esto es mío’”, asegura Yotuel, vocalista de Orishas. “Acogieron la fusión, la mezcla, la propuesta y rápidamente nos dieron el apoyo fundamental. Fuimos de los primeros en nuestro género en conseguir un disco de oro España, y es algo que agradecemos porque fue por los shows que hicimos acá que pudimos vivir de la locura de hacer rap cubano, y nuestras familias lograron mantenerse con las remesas que enviábamos” recuerda.

Aunque arrancaron en Francia, fue en España donde consiguieron brillar lo suficiente para conquistar el mercado europeo y, luego, convertirse en un fenómeno global. Entre sus medallas puede decirse que “A lo cubano”, su debut de 1999, es un referente del hip hop de fusión en español, que la revista Time llegó a considerarlos en su momento como una de las 100 mejores bandas de la historia, y que han obtenido dos premios Grammy Latinos, uno por su álbum “Emigrante” (2003), y otro, por su colaboración en la canción “Pa’l Norte” con Calle 13 (2007). “Con Orishas las dos industrias se pusieron de acuerdo, navegamos en los dos mundos y conseguimos el respeto a partes iguales. El mainstream dijo ‘quién es esta gente’ y el underground ‘que buenas canciones’”, revela Yotuel.

Es por eso que desde que empezó a ser noticia la vuelta de Orishas en 2015 no han parado de dar conciertos. “Diez años después te das cuenta que la semilla que sembraste con mucho sudor germinó en un árbol frondoso. No te das cuenta de lo que tienes hasta que lo pierdes o hasta que lo recuperas” afirma Ruzzo, miembro de la agrupación, quien cuenta además como sin hacer oficial la reaparición han conseguido dar cerca de noventa shows a sala llena en países como China, Japón, Bélgica, Brasil, Costa Rica, Colombia, entre otros. “Yo creo que la vida y el mismo mercado dijeron ‘regresen que hacen falta’”, remata Yotuel.

Quienes vivieron la época de Orishas saben que en el directo de esta banda radica su fuerza. “Nos esforzamos en hacer un buen show. Sabemos que las bandas que todavía funcionan y logran convencer es porque tienen un buen directo, eso hace que compren sus discos y crezcan. Nosotros cuando empezamos nunca tuvimos canción radial, una compañía que nos metiera dinero, siempre fue a puro pulmón en cada concierto” relata Ruzzo.

El Regreso De Los Dioses es el nombre del tour con el que marcan el inicio de esta nueva etapa y con la cual llegan a Madrid el próximo de 15 de abril (aunque ya hubo un preámbulo en Noches del Botánico de 2017). Llegan además a presentar un inminente nuevo álbum. “Gourmet” saldrá publicado en la segunda semana de mayo, y de la que han publicado algún adelanto meses atrás como los sencillos “Cuba isla bella”, “Bembé” y “Sastre de tu amor”.

“Con Orishas las dos industrias se pusieron de acuerdo El mainstream dijo ‘quién es esta gente’ y el underground ‘que buenas canciones’”

Sobre lo que puede encontrarse en “Gourmet” explica Yotuel: “Es una evolución. Orishas fusiona a la perfección la música tradicional cubana con los sonidos urbanos. La música tradicional cubana no ha cambiado, pero la urbana sí. Los beats, las cajas, los ritmos, las secuencias, el concepto sonoro de lo urbano no es para nada igual que hace 20 años. Todo ha cambiado. Teníamos que mirar hacia adelante, somos un grupo urbano y teníamos que escuchar como suena la calle hoy en día, y a eso aportarle nuestra esencia y nuestra magia, nuestra sazón, nuestras especias, porque o si no, no conectas”.

Sin duda, el líder de Orishas se refiere al predominio mundial que ha conseguido el urbano latino en la industria de la música actual, y en cómo la agrupación debe encajar a ese nuevo escenario del cual ellos fueron precursores. “Si no hubiera existido Orishas, Tego Calderón, Daddy Yankee y Héctor el Father, la industria de la música latina como hoy se concibe no existiría” sentencia Yotuel, quien además hace una conclusión aún más contundente: “Sin estos cuatro pilares no habría llegado luego Calle 13, Bad Bunny, J Balvin, y otros artistas del género urbano que hoy en día son fundamentales”. Sin embargo, también saben que dentro del llamado “urbano latino” se mueven varias corrientes, que es un género que no ha escapado a controversias, y por eso se blindan: “Orishas es la pata de credibilidad y de buena música en el género. Lo de Orishas es gourmet”.

Visionarios y adelantados a su tiempo. Así se describen los miembros de esta agrupación al ver todo lo que ha pasado con su género en estos años. “Hoy en día lo que se consume en Cuba es rap cubano, muchos jóvenes se dedican a hacer hip hop. En nuestra época éramos muy pocos, un gueto. Si Orishas nace hoy no hubiéramos tenido la necesidad de irnos hasta Francia para buscar hacer música”.