“Siempre he vivido en una casa en la que había un montón de música”
Entrevistas / L’haine

“Siempre he vivido en una casa en la que había un montón de música”

Adrián Lerma — 28-04-2021
Fotógrafo — Cesar Garrido (LL1-Produccciones)

L’Haine es uno de esos artistas en los que nada es lo que parece. Su nombre artístico, sin ir más lejos, poco tiene que ver con la película que a más de uno se le habrá venido a la mente. Pese a su juventud, estrena “Patagonia” (Goblins, 21), segundo álbum aunque, según él nos explica, ha crecido vinculado con la música en una casa en la que, de un modo u otro, siempre estaba presente.

En toda su discografía y, en concreto, en este “Patagonia”, las referencias cinematográficas son un leitmotiv que va desde la saga de Harry Potter hasta Stanley Kubrick, en un compendio de guiños al séptimo arte que de la mano de Negro Bates ha conseguido materializar en un disco que bien merece ser escuchado y disfrutado detenidamente. Hablamos con él de cine, de música y de una carrera que, en apenas tres años, ya da pistas del potencial y de hasta dónde puede llegar este artista y la escena de la que él forma parte.

Acabas de estrenar disco, “Patagonia”. ¿Qué tal la acogida?
Pues la verdad es que muy bien, tío. Tampoco sabíamos muy bien qué esperar porque llevábamos un montón de tiempo haciéndolo, retrasándolo y transformándolo y entonces tampoco teníamos expectativas muy claras, pero la verdad que mucho más alto de lo que hubiésemos imaginado. Y, ya personalmente, estoy muy contento con el resultado, con cómo ha quedado al final y con el producto que hemos lanzado, la verdad.

“Me cuesta mucho llegar a un producto que me llena o a una canción que me gusta si a la otra persona no la conozco mucho”

¿Cuánto tiempo llevabais trabajando en el disco?
Empezamos, yo creo, como en septiembre de 2019, que yo me vine con el Negro (Negro Bates) y estuvimos un par de meses mano a mano pensando qué hacer. Y decidimos que íbamos a hacer una especie de mixtape de cinco o seis temillas. Pero como que se fue alargando un poco porque teníamos música por sacar y, al final, llegó marzo con todo lo de la pandemia y dijimos “pues aprovechamos y hacemos algo mucho más gordo”, que también se retrasó y ha acabado saliendo ahora.

Y respecto a esos temas que tenías desde 2019, ¿no te da miedo sacarlos ahora, un año y medio después?
Sí, sí, muchísimo. Porque además estaban en un formato, una demo, que era muy beta todavía. No tenía muy claro por dónde iba a ir y, en realidad, lo de la cuarentena nos vino de puta madre por eso, porque más que componer nuevos temas, que también, fue más bien arreglar y retocar cosas, cambiar bases, darle vuelta un poco a todo.

¿Por qué has elegido “Patagonia” para dar nombre al disco?
En realidad, no tengo ningún mensaje claro ni nada. Es simplemente porque, cuando estábamos componiendo el disco, mi padre estuvo en esta región entre Argentina y Chile y me mandó un montón de fotos guapísimas. El sitio me pareció la hostia y como que había mucho contraste entre desierto, montaña… Y nos molaba la palabra y para adelante, tampoco íbamos a darle muchas vueltas.

En este disco tienes dos colaboraciones y en “Autobús Noctámbulo”, ninguna. ¿Por qué es tan poco habitual verte colaborando con otros artistas?
En realidad he colaborado con un montón de peña a lo largo de la vida que, como músico, he tenido. De hecho también en un montón de cosas que nunca han salido. Me cuesta mucho llegar a un producto que me llena o a una canción que me gusta si a la otra persona no la conozco mucho. O comparto muchas cosas o…

Es algo muy personal, ¿no?
Sí, sí, ahora me estoy quitando mucho de eso, la verdad. Y últimamente he estado colaborando con peña y componiendo con gente más variada y ha sido una experiencia. Pero sí que hasta ahora he estado un poco encerrado y queriendo sacar lo mío y estar yo de cuerpo presente y luego ya tocaré cosas. De hecho, las colaboraciones que tengo en el disco con Hnos Munoz y con Diego son porque les conocí el año pasado. Hemos quedado un millón de veces y nos hemos caído súper bien y al final de ahí sale.

“Siempre he vivido en una casa en la que había un montón de música”

Como dices, llevas mucho tiempo en la música y además vienes de una familia muy vinculada a este mundo…
Sí, muchísimo. Mi abuela era profesora de piano en sus años; mi madre es músico a todos los niveles, ha dado clases de piano, ha hecho música para niños, ha cantado fandangos, ha cantado en orquestas de pueblo, ha hecho un disco ahora de nanas de Lorca… Mi madre le da a un millón de palos. Y luego, mi padre, no es músico de profesión, pero también ha sido cuentacuentos un montón de años de su vida, en bares, en fiestas de La Rioja, que es de donde yo soy. Todos los amigos de mis viejos son músicos, vaya. Y yo también me metí en el conservatorio de pequeño y como que siempre he vivido en una casa en la que había un montón de música, la verdad.

Y tu familia que, como dices, se ha dedicado a una música más clásica, ¿cómo ven tu música y tu estilo?
Yo creo que les mola, la verdad, están a tope. Mi madre me dice que siempre se lo pone para hacer ejercicio, que le encanta el disco, sobre todo el anterior le gustaba mucho. Nunca me han dicho nada. Yo sí que he estado muy rayado y bueno, yo sacaba un tema e igual no se lo pasaba. Además, lo hablaba con Rusowsky el otro día porque sus padres también son músicos, clásicos, y el miedo ese a que vean lo que estás haciendo… Que en verdad es una chorrada increíble, pero…

Además de que te abres por completo.
Sí, ha estado guay, porque además con mi vieja y con mi viejo me llevo que flipas. Tengo una relación mucho más guay y ha tenido que ver un poco con esto.

Cuando sacaste el disco, publicaste fotos empapelando las calles y me pareció muy poético porque poníais los carteles sobre los del disco de Aron. Y es que él, que siempre ha estado vinculado al cine, ahora ha dado el salto a la música. Tú, con esa inquietud cinematográfica que plasmas en tus canciones, ¿no te has planteado dar el salto inverso, como actor o director?
Joder, ojalá, tío. Yo estoy estudiando para eso también, que tampoco me interesa mucho más la música que el cine, pero a mí me encantaría hacer todo, estaría guapísimo. Pero bueno, prefiero esperar y estar con las ideas más claras en torno a todo eso.

¿Y has trabajado dirigiendo o produciendo alguno de tus videoclips?
Sí, más o menos. Yo intento estar muy dentro, si no, no lo haría. Es lo mismo que para colaborar con alguien haciendo música, pues también los videos que estoy haciendo con el Mikel y con el Álvaro, de Cosmic Tree, son porque nos hemos conocido en la universidad, nos hemos llevado que flipas y, en verdad, nos entendemos bien por eso, no porque ellos ya sean buenos y hayamos dicho “pues vamos a ver”. Va más por ahí yo creo. Me gusta mucho implicarme porque creo que va muy de la mano, las cosas que haces con música tienen un visual que también forma parte de tu obra y yo pienso que es algo muy importante.

Tú eres muy cinéfilo y tus temas están repletos de referencias, pero Negro Bates, tu productor, ¿también lo es?
No (risas). Justo ayer se lo dije, tío. De todas las pelis que nos habremos visto juntos, te lo juro que le he visto acabarse tres, en todas se queda sobadísimo en el sofá, no ve ni una. Ha visto el principio de un montón de películas muy buenas, pero luego no…

¿Y con cuáles ha aguantado?
Con “Cars 3” el otro día, que la verdad que es increíble esa peli y del resto no me acuerdo, pero no creo que muchas, la verdad.

“Muchas veces veo una peli nueva que me ha gustado y esa noche o el día siguiente escribo dos temas porque me ha inspirado”

Entonces, a la hora de introducir esos elementos como podrían ser los samples sacados de películas, ¿te encargas tú de todo?
No, no, en verdad no, porque aunque nuestra parte visible sea el Negro y yo, en verdad tenemos a todo nuestro grupo de colegas, que somos siete u ocho personas, que nos retroalimentamos los unos de los otros. Claudio me recomienda un millón de pelis, Mikel me recomienda un millón de pelis… Y como que nos vamos enseñando cosas, o incluso veo un sample que igual no es para mí pero le puede molar al Claudio y se lo mando. Vaya, es que yo, si no, no haría ni la mitad de lo que estamos haciendo.

En cuanto a tu nombre artístico, supongo que será por la película francesa homónima. Pero ¿por qué tanto simbolismo con esa obra?
Es que no es algo que yo haya querido hacer porque yo no me puse el nombre pensando en la película. De hecho, cuando me lo puse, todavía no había visto la película pero sabía que existía, por supuesto. Y la vi y me gustó un montón, pero tampoco… Era como que estaba guay dentro de la atmósfera que creaba el nombre, pero no era mi referencia importante ni lo que yo quería decir. También porque mi familia, por parte de mi abuela, es francesa, y me gustaba la palabra escrita y cómo sonaba y creo que quedaba bien con la estética que queríamos llevar y poco más, realmente tampoco le dimos mucha vuelta.

Después de ver la película, ¿tú crees que encaja bien con tu música?
Sí, a ver, la peli es buena y creo que encaja guay, pero a veces me habría gustado decidirlo yo, no que se me hubiese… Que también es normal, te llamas Adidas pues te van a relacionar con Adidas.

Es que L’Haine ha marcado, en cierto modo, la escena rap. Sin ir más lejos, Prok tiene un tema homónimo que, además, va acompañado de un videoclip en el que copia la estética de la película.
Sí, en general en todo el mundo del hip-hop y toda esta cultura de chavales… Tiene que haber mucho porque hasta A$AP Rocky tiene una especie de corto con dos temas suyos en el que hasta sale uno de los protagonistas de la peli, creo. Hace nada los de Reebok han sacado zapatillas…

Y es que en tus letras tienes referencias a todo tipo de cine, porque vas desde “Eyes Wide Shut”, que es de Kubrick, hasta Harry Potter. ¿Cómo surge?
No sé, depende. Sí que hay muchas veces que nada más ver la película yo ya voy diciendo “este personaje o este nombre me ha molado, me lo apunto”. O muchas veces también estoy escribiendo o estoy con el Negro haciendo una base y me pongo a mirar en una cuenta de Filmaffinity, que ha puesto las pelis que has visto y tal, voy bajando y a ver si me dicen algo. Pero tampoco tengo un método claro, sino que muchas veces veo una peli nueva que me ha gustado y esa noche o el día siguiente escribo dos temas porque me ha inspirado.

¿Cuál es la última que has visto y te haya gustado?
Te iba a decir “Cars 3”, que no está nada mal, pero está feo. Ah, vi el otro día con un colega la de “La hora del lobo”, que es una película vieja… Bueno, vieja tampoco, creo que es del sesenta y pico, que es de (Ingmar) Bergman, que es un cineasta sueco súper conocido del que no había visto nada y la verdad es que es muy guapa. Tenía cosas muy chulas para ser una peli de un tío que es prácticamente de los inventores del cine, muy muy vanguardista el pavo.

“Escucho a cuatro gatos de aquí, pero hay que intentar quitarse eso”

Es bastante habitual ver en el rap referencias cinematográficas, pero en tus letras mencionas también el cine español que suele estar mucho menos presente. ¿Por qué crees que es?
Es que somos unos cutres que nos encanta todo lo que hace la gente de otro lado, que es normal también, no lo digo como algo malo, a mí me pasa el primero. Pero aquí también hay buenas movidas, no solo en cine, sino en un montón de historias. Tampoco es que lo haga reivindicando el cine español ni nada, y creo que en España hay cosas buenas. Igual que referencio a pelis de Almodóvar o a cualquier cosa que me mole, no hago filtro, intento quitarme de esa barrera. Pero que es normal, si yo estoy todo el día… Te metes en la playlist de Spotify que escucho yo y el 95% son tíos de Atlanta y de Toronto y escucho a cuatro gatos de aquí, pero hay que intentar quitarse eso, creo.

¿Y qué sueles escuchar?
Pues generalmente eso, trap, por decirlo de alguna manera. Sobre todo, la escena de Toronto para mí fue el momento que dije “vale, esto es lo que yo quiero”, cuando salió Drake, cuando salió The Weeknd, 88GLAM… Un montón de peña de ahí, que hasta Justin Bieber es de Toronto y por algo es que ese tío es la caña. Fue como un momento de “se acabó la música, ahora hay que hacer esto”. Hasta uno de 88GLAM, que es un tío de Toronto, decía “yo estaba viviendo en Boston y justo sacó The Weeknd el disco de ‘House Of Balloons’ y me volví a Toronto porque iba a pasar algo en Toronto y tenía que estar ahí”.

También parece que formar parte de una escena influye mucho en un artista, y ahora en Madrid se está gestando una escena muy relevante, ¿tú te sientes parte de ella?
Yo creo que sí. Es lo que hablaba el otro día con el Ruso sobre el hecho de que todavía no hay un momento de que esta nueva escena esté ya en la industria, pero hay mucha gente que está sonando ya un montón, y de gente que tenemos todos menos de veinticinco años. Con el Gloosito, con el Rusowsky… Que somos gente también diferente, pero es real, porque te conoces y te puedes ir a comer un día y eso mola también.


Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.