Tras siete años de silencio, Ladytron regresan con su sexto disco. Los británicos publican un álbum homónimo que, de algún modo, coincide con el apogeo de ese pop abiertamente electrónico que siempre han trabajado. Un álbum capaz de recuperar, por momentos, la mejor versión del grupo. Contactamos con Reuben Wu -teclista y miembro fundador de la banda- para conocer más detalles acerca de este acertado retorno.

¿Cuáles son, en tu opinión, las principales diferencias entre “Ladytron(Ladytron Music, 19) y el resto de discos del grupo?
Este álbum es diferente porque han pasado siete años desde que colaboramos haciendo música por última vez. Si bien los últimos álbumes se escribieron en ciclos de dos o tres años y con mucha actividad en torno a giras y otras cosas relacionadas con el propio lanzamiento, éste es la culminación de un tiempo mucho mayor. Eso ha permitido el crecimiento personal de cada uno de nosotros. Como además vivimos en diferentes ciudades del mundo, eso ha fomentado una visión más amplia del entorno.

“Las canciones deben fluir juntas para lograr una historia significativa… como en una película”

Yo diría que este disco incluye algo de luz y colorido adicional con respecto a discos previos. Una novedad que hace que las canciones tengan un aspecto pop algo más accesible…
Creo que cada álbum ha sido siempre diferente en términos de dinámica, y este disco también lo demuestra. No diría que ha habido una decisión manifiesta de inclinarse hacia un pop más accesible, pero tal vez a lo largo de los años haya habido un cambio natural en la dinámica y en este disco se vea más claramente.

Lo cierto es que la apuesta ha salido bien, porque es un disco notable que incluye muchas canciones funcionales y atractivas ¿Queríais hacer un disco vertical y práctico?
¡Gracias! En realidad fue más una decisión natural y oportuna que una apuesta en sí misma. Después de publicar “Gravity The Seducer” (Nettwerk, 11) sabíamos que no habíamos acabado. Y nos sentíamos como si éste fuera el momento adecuado. Sabíamos que tenía que ser un disco que desde el primer instante resultase reconocible como nuestro, y que las diferencias en el tono y la dinámica serían instintivas.

Precisamente (y esa es una buena noticia) diría que la esencia del sonido de Ladytron en 2019 no difiere demasiado del ofrecido a lo largo de toda vuestra carrera ¿Cómo tiene que ser una canción para que pase a formar parte del repertorio de Ladytron? ¿Qué aspecto buscáis que tengan los temas cuando los componéis?
Bueno, siempre hemos colaborado en un flujo de trabajo similar. La instrumentación no cambia mucho porque nunca nos aburrimos de ella (y ahora parece aún más fresca después de habernos tomado un descanso). Siempre he equiparado la composición de un álbum con esa secuencia escena por escena de una película. Las canciones deben fluir juntas para lograr una historia significativa.

Me parece un acierto que el disco se abra con “Until The Fire”, una canción magnifica que destierra inmediatamente cualquier posible escepticismo tras los siete años de silencio ¿Teníais claro que queríais abrir con este tema?
Cuando finalmente secuenciamos el álbum parecía ser la más apropiada para ocupar esa primera posición, pero la lista de canciones siempre tiende a cambiar a medida que creamos nuevos temas y las ideas vienen gradualmente. Creo que hay ciertos asuntos principales que se tratan a través del álbum, y éstos destacan principalmente en “Until The Fire”… Es como una declaración, y eso también está reflejado en el diseño gráfico del disco.

Otras de mis preferidas son “The Island”, “Far From Home”, “The Animals”, “Figurine”, “Paper Highways” o la reflexiva “Run” ¿Cuáles son las tuyas y por qué?
Mi favorita es “The Mountain”. Parece una canción de Ennio Morricone. También me encanta “Tomorrow Is Another Day”, porque tiene muchas lecturas y es un gran final para el álbum.

Es un disco bastante extenso (trece canciones) para lo que suele ser habitual en la actualidad. Sobre todo si creemos esa teoría que dice que ahora el público tiende a escuchar canciones sueltas en prejuicio de los discos completos…
Eso ha sido lo que la gente ha estado haciendo desde hace unos diez años, pero nosotros siempre hemos visto nuestra música en el marco de un álbum en lugar de una colección de éxitos. Y seguiremos haciéndolo.

En resumen, diría que “Ladytron (Ladytron Music, 19) es a todas luces uno de esos reencuentros plenamente satisfactorios para el oyente ¿Qué sensaciones y expectativas tenéis vosotros con respecto al disco?
¡Sienta muy bien estar haciendo esto otra vez! Realmente no hay ninguna expectativa más allá de poder crear otro álbum que nos encanta. Y estamos agradecidos con el apoyo continuo de nuestros fans de siempre y también de los nuevos oyentes. Si podemos hacer algunos grandes conciertos en todo el mundo y volver a conectar con nuestro público en persona, entonces ese será otro añadido para mí.

Ya decíamos que han tenido que pasar más de siete años para disfrutar de nuevo material de Ladytron. Y en los tiempos actuales en lo que todo se mueve tan rápido, siete años pueden parecer un mundo. ¿Qué ha pasado en el seno del grupo durante todo ese tiempo?
Necesitábamos usar la distancia que da el paso del tiempo para crear un álbum como éste. Como decía antes, el espacio entre los discos anteriores fue bastante escaso, y gradualmente nos dimos cuenta de que era necesario romper con la banda para explorar nuestros propios caminos individuales. En mi caso, me siento como una persona distinta al haber seguido una trayectoria creativa completamente diferente durante ese tiempo. Y estoy seguro de que para los demás es similar. Ahora parece que era el momento adecuado para lanzar un nuevo trabajo, inspirado y fortalecido por nuestro crecimiento como individuos.

“Oh sí, ahora todo es electroclash (Risas). Así es como suena la música pop en estos días”

Creo que en efecto puede ser el momento idóneo para retomar vuestra actividad, ya que el pop electrónico (con mucha presencia de teclados y sintetizadores) está en auge ¿Erais conscientes de esta circunstancia? ¿Os ha influido de algún modo esa tendencia a la hora de tomar decisiones sobre el nuevo disco?
Oh sí, ahora todo es electroclash (Risas). Así es como suena la música pop en estos días. Pero como decía, nunca se trata solo de la instrumentación y no hemos sido influenciados por eso durante la composición de este álbum, sino que simplemente seguimos haciendo música de la única manera que sabemos.

Vuestro primer álbum, “604” (Emperor Norton, 01), se publicó en 2001. De algún modo fuisteis el relevo generacional (con el cambio de década) de otras bandas británicas de los 90 que también usaban armas similares, como Stereolab o Saint Etienne (aunque vuestro sonido era más oscuro) ¿Os visteis un poco como los sucesores de esos grupos?
Adoramos a esas bandas y definitivamente fueron fuertes influencias al hacer nuestra música. Supongo que la gente que está en Saint Etienne o Stereolab probablemente podría estar en Ladytron, ya que compartimos una instrumentación y estilo similares.

Los dos discos más celebrados por los fans del grupo suelen ser “Light & Magic” (Emperor Norton, 02) y “Witching Hour (Rykodisc, 05) ¿Qué sientes ahora cuándo los escuchas y cómo recuerdas aquellos años de máxima popularidad?
Definitivamente creo que cuando hicimos “Witching Hour” (Rykodisc, 05) estábamos más compenetrados que nunca. Tengo la sensación de que “Light And Magic” (Emperor Norton, 02) ocurrió hace mucho tiempo y que éramos un tipo diferente de banda. “Witching Hour” (Rykodisc, 05) fue un momento definitorio en el que nos convertimos en la banda que siempre quisimos ser, por lo que los recuerdos de tocar estas canciones en vivo son más lúcidos antes de 2005. Aunque la mayor parte del tiempo me lo pasaba muy bien, los recuerdos puntuales se difuminan en una fiesta loca que duró diez años.

“‘Witching Hour’ fue un momento definitorio en el que nos convertimos en la banda que siempre quisimos ser

Tengo que reconocer que, de hecho, para mí este es el mejor conjunto de canciones de Ladytron desde precisamente “Witching Hour” (Rykodisc, 05). En medio quedaron “Velocifero” (Nettwerk, 08) y “Gravity The Seducer” (Nettwerk, 11) ¿Qué opinión tienes ahora, varios años después de su grabación, acerca de esos dos discos?
Todavía escucho “Velocifero” (Nettwerk, 08) de vez en cuando; “Gravity” (Nettwerk, 11) no tanto, quizás únicamente porque fue el último álbum que habíamos hecho hasta ahora y porque “Velocifero” (Nettwerk, 08) fue muy divertido de tocar en directo.

Hablando de conciertos y ya para terminar… ¿Habéis tocado ya las nuevas canciones en directo? ¿Qué tal están funcionando? ¿Vendréis de gira por España?
¡Hemos tocado algunas de las nuevas canciones! Sienta muy bien tocarlas y se integran muy bien con los temas más antiguos. Me encantaría tocar en España, siempre ha sido uno de los países favoritos de todos nosotros.