“La personalidad de una banda no determina su éxito”
Entrevistas / Hnos Munoz

“La personalidad de una banda no determina su éxito”

Luis J. Menéndez — 26-05-2020
Fotógrafo — Archivo

Fue un flechazo. Desde el día en que trasteando por bandcamp me encontré con su primera colección de canciones allá por abril de 2017, he seguido con fervor cada nuevo paso de Hnos Munoz: sus sucesivos singles y EPs, la inicialmente tímida y cada vez más consolidada propuesta en directo, sus coqueteo con sellos, managers y promotores…

No en vano dos de esos lanzamientos fueron señaladas por la Edición Madrid de esta publicación como el primer y segundo mejor lanzamiento autoeditado del año en 2017 y 2018.

A partir de ese reconocimiento de mi pasión por el proyecto de estos dos malagueños asentados en Madrid que ni son hermanos ni se apellidan Munoz, me resulta sorprendente que en un momento en que su música –exquisita combinación de ambient pop, ritmos latinos y dejes sureños- nada a favor de corriente, el prestigio y también el número de seguidores del proyecto no sea muchísimo mayor de lo que ya es. Supongo que ese detalle puede interpretarse como una muestra de su singularidad. O tal vez todo tiene sentido y Hnos Munoz estaban predestinados a no terminar de despegar del todo hasta la publicación de este primer largo, “Nuevo romance” (Club Ruido, 2020) que es, tal y como ellos mismos sentencian, puro Hnos Munoz… pero mejor.

Lo explican por mail respondiendo a las preguntas de forma consensuada. No hay distanciamiento social que valga entre Álex y Nacho, dos cabezas pensantes pero un solo corazón.


Hasta ahora habíais apostado por los singles y EPs como el formato natural para mostrar vuestra música. Formatos que, de hecho, están más en sintonía con la tendencia contemporánea. Me gustaría que me explicarais por qué os habéis decidido a publicar este largo y qué expectativas tenéis puestas en él, cuáles son las puertas que creéis que os puede abrir que habían permanecido cerradas hasta ahora.
Algo que superas con el tiempo es la impaciencia por sacar a la luz tus trabajos. Al final la diferencia entre un single, un EP o un álbum es el énfasis que dedicas a la idea que quieres mostrar. Nosotros teníamos ganas de hacer algo de forma pausada poniendo en práctica lo que habíamos aprendido con estos primeros proyectos. Es una forma bastante robusta de conocernos. Los diez temas de “Nuevo romance” son nuestros mejores diez temas y tiene la extensión que nos permite desarrollar de la manera más profunda, cómoda y accesible la idea que queremos mostrar.

Hay un sonido “Hnos Munoz” completamente reconocible y personal desde el momento en que publicasteis vuestras primeras canciones. Pero me gustaría que me contarais en esencia qué diferencia las canciones de “Nuevo romance” de vuestro trabajo previo.
La dirección de la banda está clara desde el principio. Hay bastantes elementos que estaban presentes en nuestras primeras canciones y que se vuelven a reproducir en este disco de manera mucho más desarrollada. “Nuevo romance” es nuestra música de siempre mejor ejecutada.

En la nota os referís a estas canciones como una suerte de “catálogo emocional”. También habláis de “sensaciones”. Me gustaría que desarrollarais un poco más esa idea, ese concepto del disco, y de qué forma está conectado con vuestra forma de aproximaros al aspecto musical, que también me parece absolutamente emocional, y por momentos mas intuitivo que cerebral.
Desde el comienzo hemos intentado proyectar esa voluntad de síntesis en muchas de las caras del proyecto. En esta ocasión, la intención esquemática está presente tanto en las letras como en el desarrollo del disco: hablan de acercarse y distanciarse, aparecer y esfumarse pero no en un contexto necesariamente físico, ni tampoco dentro de una narrativa cronológica. Nos interesaba plantear un enfoque que, desde lo interno, enfatizara en los matices, lo que hay alrededor. Hay quien podría pensar que “Nuevo romance” habla de una relación romántica, pero en realidad ni siquiera es un disco romántico. Habla sobre el contexto.

“Artistas con registros hasta ahora inadmisibles en el mainstream gozan de reconocimiento por parte de medios y público”

La música de Hnoz Munoz surge, desde mi punto de vista, de una suma de influencias que van de lo latino a algunos de los sonidos más contemporáneos del pop anglosajón. Me gustaría que me hablarais de eso y de la manera en que habéis llegado a desarrollar ese sonido tan personal.
Está guay que el eclecticismo sea cada vez sea más habitual en las nuevas generaciones. Cuando nos conocimos en 2016 tuvimos la suerte de coincidir en muy diferentes gustos y no es raro que, a lo largo de este tiempo, nos haya atraído ponerlo en práctica bajo las premisas y el conocimiento que cada uno aportamos. Al final cuando haces música es inevitable dejar traza de todo lo que te mola, pero ahí está la gracia y tiene que ver con lo que hablábamos de la síntesis.

Vuestra música se encuentra también, además de a medio camino de diferentes géneros, en un terreno a medio camino del underground más absoluto en el que os habéis movido hasta ahora, casi como grupo de culto, y un mainstream, esencialmente latino, que copa las listas de éxitos de nuestro tiempo. ¿Cuáles creéis que son las opciones reales del grupo de colarse en ese mainstream y de qué factores creéis que depende?
La estrategia en ese sentido está en decidir cuánto apuestas en lo seguro y cuánto dedicas a arriesgar en algo nuevo. Nosotros intentamos aportar nuestra visión al mainstream (entre otras cosas), y creemos que se percibe de manera evidente en nuestras producciones. Por supuesto, la personalidad de una banda no determina automáticamente su éxito.

Un poco relacionado con esa cocktelera de sonidos de la que hablaba antes, tengo la sensación de que en general en España se ha producido una brutal ruptura entre aquellos que escuchan pop y rock y los aficionados al urban y los sonidos latinos contemporáneos. Me gustaría saber cómo vivís eso como grupo, si sufrís también esa suerte de adaptación de las “dos Españas” en versión musical, y si sentís que hay “espacios” a los que os resulta complicado o imposible acceder precisamente por el tipo de música que hacéis.
La ruptura era cuestión de tiempo, pero hay que reconocer que muchas veces esta dualidad ha sido forzada debido sobretodo a estereotipos mal entendidos.
Si te fijas, artistas con registros hasta ahora inadmisibles en el mainstream gozan de reconocimiento por parte de medios y público. Podría pensarse que han aligerado su mensaje para tener más cabida, y es posible. Lo cierto es que repentinamente ocupan portadas y se podría reflexionar sobre qué ha cambiado en tan poco tiempo.
Por otro lado, por fin empieza a estar asumido que la etiqueta “urban” no tiene la firmeza suficiente. Ya se ha comentado lo anticuado del término -como ya pasó con la etiqueta world music, por ejemplo-. Convendría entonces plantearse qué parámetros tienen cabida en esta categoría y cómo de predispuesto pueda estar el público “ajeno” a digerir propuestas no convencionales fuera del mainstream.
Nosotros tenemos la suerte de tener apoyo de un grupo de gente bastante heterogéneo, pero esa misma tierra de nadie en la que nos movemos puede causar recelo. Los prejuicios y las etiquetas cierran muchas oportunidades tanto a artistas como a oyentes.

“Los prejuicios y las etiquetas cierran muchas oportunidades tanto a artistas como a oyentes”

Me interesa mucho cómo manejáis la imagen del grupo. En los inicios de Hnos Munoz apostasteis por vuestra invisibilidad, con una imagen gráfica muy potente y reconocible tanto en portadas como en los videoclips. En los últimos tiempos, en clips como “Alguien en tu casa”, la imagen se acerca más al estándar del pop, con protagonismo absoluto para vuestra imagen personal. ¿Podéis hablarme de cómo habéis planteado ese aspecto y hasta qué punto ha sido pensada esa evolución?
Desde el principio pusimos en común nuestra fascinación por los proyectos que funcionaban con un pie en la sombra. De Dean Blunt a MF Doom, Burial, Captain Murphy… toda esa gente que nos flipaba pero cuyas caras no veías en los videoclips. Siempre nos ha gustado la idea de transmitir con la música por sí sola, pero una vez armas las piezas puede parecer una locura dar la espalda a lo estético, más aún hoy día. En nuestro caso se ha convertido en un elemento que complementa. Nuestro círculo profesional está muy ligado a las artes visuales, al diseño… Trabajamos con mucha gente, pero hasta ahora hemos tenido la suerte de desarrollar todo entre amigos.

En general uno de los puntos débiles de la nueva música urbana es su traslación al directo. A vosotros os costó inicialmente salir a tocar, pero en los últimos dos años os habéis dejado ver cada vez más sobre el escenario. Me gustaría que explicarais cuáles son vuestros planteamientos en ese sentido, que autoevaluarais vuestra propuesta en directo y expliquéis si tenéis algún plan en ese sentido para hacer crecer vuestros shows.
Hay situaciones en las que es complicado trasladar una producción al directo. Desde el principio hemos estudiado qué herramientas y contenido incorporar para fusionar esos mundos de manera más orgánica, por ejemplo con armonías en las voces que normalmente no grabamos en los propios temas. Evolucionamos con lo que el tiempo que tenemos nos permite.

Entiendo que el lanzamiento del disco, sus presentaciones, etc está condicionadísimo por lo que está pasando con la crisis del Coronavirus. ¿Qué planteamiento estáis haciendo para el lanzamiento y cuáles son los siguientes pasos del grupo en estos próximos meses?
Es evidente que ha condicionado. Tenemos claro que dado el momento convendrá plantearse nuevas formas que no estén necesariamente ligadas a la interacción con una pantalla. Resulta interesante imaginar encuentros entre artista y público en espacios no convencionales.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.