“Esperemos que con el disco nuevo haya más lágrimas en los conciertos”
Entrevistas / Ginestà

“Esperemos que con el disco nuevo haya más lágrimas en los conciertos”

Marcel Pujols — 11-03-2020
Fotógrafo — Archivo

El segundo disco de Ginestà es el de su refundación como banda. Los hermanos Serrasolsas deciden montárselo sin banda y empezar a profesionalizar un proyecto que empezó hace poco más de dos años. El vinculo entre Júlia y Pau protagoniza las diez canciones de “Ginestà” (Kasba, 19), álbum de título claro y meridiano con el que quieren emocionar al público sin concesiones.

Sois un grupo que sonáis a muchas cosas a la vez. Para quién no os conozca: ¿podríais resumir el imaginario del último disco en tres influencias?
(Pau) En primer lugar te diría el pop metafísico de Ferran Palau. Nos han influenciado mucho sus atmósferas y el sonido más pop, menos folk que en nuestro disco anterior. En segundo lugar, hay mucha referencia poética de comienzos del siglo pasado y en tercer lugar, así en general, hemos ido a jugar con el pop contemporáneo, antes utilizábamos muchos tresillos y ritmos lentos, ahora hemos buscado que la gente se fije más en las letras y que tengan un motivo para moverse un poco más.

Citáis de Foix a Ovidi. ¡En vuestro disco cabe todo!
(Pau) En esta misma canción también citamos a Mishima, después solo en la canción “Muntanyes” nos inspiramos en un poema de Joan Maragall que se llama “De muntanya”. El resto ya es todo nuestro (ríe).

“Somos la generación de después del 1 de octubre. Creo que vivimos muy intensamente esas fechas y los meses anteriores también”.

No he encontrado en ningún sitio de dónde venís musicalmente. ¿Hay mucha tradición musical en vuestra familia?
(Júlia) Nuestros padres no se dedican a la música para nada. De hecho, en nuestra casa tampoco es que se escuchase mucha música, pero de pequeños nos apuntaron a coral y a guitarra y a partir de aquí hemos ido creciendo. Antes de Ginestà teníamos otro proyecto que se llamaba La Púrria, era un poco más punki, pero decidimos hacer el cambio hacia algo más serio, cuidando más la imagen y reforzando la figura de Pau y yo como hermanos.

Ahora aún más, porqué a diferencia del otro disco, este lo habéis hecho a cuatro manos ¿no?
(Júlia) Sí, cuando decidimos profesionalizarnos nos dimos cuenta que los músicos tenían otras aspiraciones bastante distintas y tampoco podían estar a tope con el proyecto, así que decidimos entrar en Kasba y sacarlo adelante nosotros.
(Pau) En este disco hemos grabado nosotros las voces, pero hay una parte de producción, hecha en la Atlántida Studio donde los productores nos han grabado la mayoría de instrumentos. Nosotros llegábamos al estudio con una melodía de voz y una guitarra y ellos nos ayudaban a vestirlas, nos hacían una preproducción y nosotros acabábamos decidiendo hacía donde dirigirnos. Confiábamos mucho en sus ideas porque ya nos conocían del disco anterior.

¿A qué os ha hecho renunciar esta profesionalización que comentáis?
(Júlia) Yo acabé los estudios el año pasado y este año estoy en un trabajo de pocas horas para poder apostar fuerte por la música. También he dejado el trabajo voluntario de monitora.
(Pau) Yo me he librado de currar los fines de semana, antes curraba uno sí, uno no. Además me he cogido horarios de día porque si no era imposible hacer nada. También ahora estoy en un equipo de futbol que entrena más tarde, es como ir encontrando los espacios para que no se te solapen las cosas.

¿Cómo marca el 1 de octubre el devenir del grupo?
(Pau) Somos la generación de después del 1 de octubre. Creo que vivimos muy intensamente esas fechas y los meses anteriores también. Siempre nos hemos implicado mucho políticamente, tanto en la adolescencia como en la universidad, pero para nosotros fue un antes y un después. Antes no nos plantábamos hacer letras tan reivindicativas porque pensábamos que no era tan necesario, pero a partir de ese momento se demostraba que en la cultura tenía que haber música reivindicativa y que si nosotros hacíamos música tenía que tener reivindicación si o si.

Letras reivindicativas, pero costumbristas a la vez ¿no?
(Júlia) Es que no queríamos tirar de panfleto, Pau es el letrista y no le sale así.
(Pau) Ya hay muchas bandas que se dedican a cantar explícitamente, que se cagan en todo, que dicen que las cosas cambian con acción directa. Nosotros también lo defendemos al cien por cien, pero cuando lo interpretamos musicalmente, creo que no nos sale decirlo igual que esos grupos. Lo decimos metafóricamente y lo trabajamos diferente.

Veo vuestra significación más evidente por los sitios en los que tocáis que por las letras que hacéis.
(Júlia) Sí, tocamos en la Acampada de Plaça Universitat.
(Pau) Y en mil actos del SEPC, de la CUP, con quién hicimos la campaña del 1 de octubre. Hemos hecho mil movidas que demuestran que físicamente estamos ahí.

¿Afectó de alguna forma en la salida del disco la sentencia del 14-O de este año?
(Júlia) No, el disco salió cuando tenía que salir. Sí que avanzamos el estreno de “Roig” porque con el tema del Tsunami y el aeropuerto, pensamos que era el momento. Compartimos la canción para ver si podía acompañar el momento.

¿Cómo vivisteis las semanas posteriores a la sentencia?
(Júlia) Muy intensamente, los nervios estaban a flor de piel. Estuvimos bastante en el meollo dentro de nuestras posibilidades. No fuimos a la Junquera pero sí al aeropuerto, hicimos cortes, hemos hecho cosas. Ha sido un octubre duro, después en noviembre nos han salido todos los nervios y ha habido cambios.
(Pau) En cuanto al grupo lo hemos sufrido un poco porque quieras o no estas cosas afectan a cuando tú sacas un disco. Si hay elecciones o un momento político como el que había, los medios están para otra cosa y la promo queda en nada. Pensamos que el noviembre era buen momento, estaba planteado ya de mucho antes, para nada nos planteamos avanzar la salida.

“Cuando hubo tantas detenciones en las manis, nos pusimos al servicio de cualquier campaña contra la represión y de denuncia de los detenidos de nuestra edad”.

Ahora que estáis tan ocupados con la salida del disco ¿cómo se ha transformado vuestra militancia?
(Pau) Yo he tenido que renunciar a ir a la asamblea del CDR de mi barrio porque me cae en horario laboral y cuando se hacen la mayoría de acciones de fin de semana nosotros estamos tocando o ensayando. Hemos renunciado a estar físicamente en los sitios, pero por otro lado quizás hemos pillado más el rol, gracias a tener bastantes seguidores en redes, de cibermilitantes. Nos posicionamos políticamente, nos ponemos al servicio de nuestros seguidores y de las acciones concretas que estén llevando a cabo.
(Júlia) Cuando hubo tantas detenciones en las manis, nos pusimos al servicio de cualquier campaña contra la represión y de denuncia de los detenidos de nuestra edad.

¿Creéis que se está normalizando la situación?
(Pau) El suflé ha bajado, creo que la represión es como una enfermedad crónica que se te mete dentro. Han condenado a trece personas, han detenido a nueve personas por estar politizadas y nos acaba pareciendo normal. Te acostumbras a que tus colegas vuelvan con moratones en las piernas de una manifestación o a que detengan a tu colega…
(Júlia) También hemos normalizado el hecho de que ir a una mani ya no sea solo manifestarte, puedes acabar sin un ojo o en prisión. También eso hace que te lo pienses dos veces si ir o no, antes quizás no te lo pensabas tanto.

Hay muchas canciones de temática amorosa ¿Entendéis el amor de forma similar?
(Pau) El amor es universal pero creo que la forma de entenderlo entre nosotros no. Yo siempre he tenido relaciones monogámicas y Júlia… En realidad también, pero ideológicamente ella se plantea cosas que yo no me planteo. Ella tiene la idea de la relación abierta al orden del día, está ahí presente. Yo ahora mismo no.
(Júlia) Yo acabo de salir de una relación monogámica… He crecido con el feminismo de la mano, mi primera militancia fue feminista. También creo que he estado en debates en los que tú no has estado y me he planteado cosas que quizás tú no.

¿Enfocáis las canciones con perspectiva de género?
(Júlia) Lo cuidamos mucho, no hay ninguna canción que le puedas recriminar algo a nivel de género. Es que si alguna canción fuera machista no estaría en el disco, porque yo metería mano. Hay dos filtros, el suyo y después el mío.
(Pau) No hemos recibido ninguna crítica en este sentido y esto es muy positivo. También decir que mis filtros ya parten de una base donde no debería delinquir.

Aunque tengáis canciones más movidas que antes, la dinámica del disco es ir a tocar la fibra. ¿Sois conscientes de ello?
(Pau) Ya veníamos de un disco nostálgico y melancólico, las canciones que nos funcionaron del anterior, como “Diumenge”, eran intensas. Ahora hemos vuelto a conceptos de melancolía, intensidad, la abuela… Lo hemos mantenido porque nos funciona.

“La iaia” debe ser de las que más os emociona tocar ¿no?
(Júlia) Cada vez que la tocamos, aunque sea en un ensayo, hay un temblor…
(Pau) En directo la hemos tocado poco, pero ya advertimos antes de tocarla que es muy probable que lloremos en medio de la canción.

Eso se transmite al público también ¿Serán bolos de lagrimilla?
(Pau) Ya había, pero esperemos que con el disco nuevo haya más porque vamos a buscarlas. No nos engañemos. La canción misma de “La iaia”, es que las guitarras de Marcel Bagés lo llenan todo y el ritmo ya induce a un estado sensible.
(Júlia) Es una canción muy íntima porque preguntamos al grupo de primas a ver qué recuerdos y qué imágenes les venían a la cabeza de los momentos con la abuela y a partir de ahí Pau hizo la letra.

Hay un verso en esta canción que es puro melodrama: “Em fa mal quan pensó en tota l’estima que no et vaig donar” (“Me duele pensar en todo el cariño que no te dí”).
(Pau) Es ser consciente de lo que nos estaba dando en aquellos momentos juntos, para después poder devolvérselo. La pena fue que murió de cáncer y fue muy súbito.
(Júlia) Hablamos de una abuela que ya no está, esperemos que la canción haga que las personas que aún tienen la abuela presente, puedan cuidar más esta relación porque estamos explicando todo lo que no le supimos dar, hay que espabilar.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.