Dulce tentación
Entrevistas / Anni B. Sweet

Dulce tentación

J. Batahola — 09-06-2009
Fotógrafo — Haussman

Los tiempos cambian que es una barbaridad. El blog a blog ha tenido la culpa de que hayamos deseado tener “Start Restart Undo” (Subterfuge), el disco de la malagueña Anni B. Sweet en nuestras manos desde mucho antes de que pisara el estudio para empezar a grabarlo. Por algo la tuvimos en nuestras Fiestas Demoscópicas.

Como en el caso de La Bien Querida, para Anni B Sweet Internet se ha convertido en el medio en el que dar a conocer canciones que hubieran necesitado de muchas noches sobre pequeños escenarios para llegar a ser conocidas. “Creo que Myspace es una herramienta eficaz en este terreno. Cuando subí mis primeras canciones comenzó a moverse todo de una manera muy rápida, a través de la página contacté con Arindelle Records (y ellos con Subterfuge que es quién saca el disco) y con Brian Hunt, que al final ha producido el disco”.

“Cuando subí mis primeras canciones a Myspace comenzó a moverse todo de una manera muy rápida “

Algo que no ha cambiado es que cada cierto tiempo se ponga de moda un estilo y como setas después de la tormenta aparezcan unos cuantos artistas haciendo lo mismo (cada uno a su manera) que, casi sin dudarlo, renegarán de pertenecer a ninguna “escena”. El sabor de esta temporada son las chicas que hacen algo parecido al folk y quién sabe lo que durará pero lo que está claro es que, como casi todas las “escenas” que hemos vivido en los últimos quince años, dejará un buen puñado de grandes canciones. Al final, la unidad básica de todo esto, es lo más importante.
Ana López, todavía muy joven, ha visto por fin un resultado tangible desde que, seguramente demasiado pequeña para entender lo que estaba haciendo, empezó a escribir canciones.“Empecé a componer cuando tenía siete años, entonces escuchaba los discos de mi hermano mayor; cosas como John Travolta, Christina Rosenvinge, Radio Futura, Mike Ríos o Víctor Jara. Cuándo empecé a hacerlo seriamente… siempre que compongo en ese momento me parece bastante serio, teniendo siete años y teniendo veintiuno. Lo sigo haciendo de la misma manera”. Con el tiempo sus influencias, que no esconde en ningún momento, han cambiado; como las de todo el mundo.“En esta última época, he tenido en mente a Ben Lee, She & Him, Fiona Apple, Eric Andersen, Betty Hutton, Beatles, Bob Dylan, Feist, Cat Stevens… cosas muy diferentes a las de antes aunque los discos que recuerdo con más cariño de mi adolescencia son cosas como Bee Gees, Etta James, Nina Simone, Pink Floyd, Django Reindhart, Neneh Cherry… A diferencia de hoy, escuchaba más jazz, blues y soul”. Pues más o menos igual todos nos hemos ido forjando un carácter y un criterio. El mío me dice que su álbum de debut contiene un número de temas muy por encima de la media, y que si la espiral del éxito fácil no consigue atraparla, estaremos ante una artista que dará muy buenos momentos. Por ahora, y con el disco recién publicado, estará tocando en el FIB. “Nunca he ido a un festival como público y tampoco como músico. Esto para mí es grande y es un gran halago que hayan querido contar conmigo. Tengo unas ganas enormes y a la vez tengo un gran miedo que supongo que desaparecerá en cuanto me suba a ese escenario”. No tenerlo sería bastante inconsciente con el disco tan caliente. “Es mi primera vez en esto, no sé que puede pasar y el no saber da miedo. Soy de esas personas que piensan que un disco nunca se termina del todo”. En todo caso, no será como al principio. “Mi primer concierto acompañada fue en un Open Mic en La Leyenda. Recuerdo que toqué dos canciones y estaba tan nerviosa que cuando comencé a soltarme ya me tuve que bajar del escenario. Mi primera actuación sola fue en Las Noches Árticas en Fuenlabrada, lo recuerdo con mucho cariño. Era la primera vez que tocaba la guitarra en un escenario. En cuanto empecé a tocar se hizo un gran silencio. Fue precioso, me encantaría volver a sentirlo”. Debe de estar hasta el moño de que le mencionen el nombre de Russian Red en cada entrevista, así que tendré el buen gusto de no hacerlo. Aun así, no le ha importado compartir productor. “A Brian Hunt lo conocí por Myspace. Me gustó lo que tenía colgado en su página y yo necesitaba alguien que me grabase un par de canciones que había compuesto. El resultado me gustó bastante, de ahí a repetir con él en el disco. Me ha aportado mucho: puntos de vistas diferentes, soltura, sinceridad… Al disco le ha dado originalidad, además de muchas otras cosas”. Once canciones en inglés y una en castellano tan dulces y recomendables como su nombre. “Cuando grabé mis primeras canciones de forma casera, abrí un Myspace y necesitaba un nombre. Mis amigos decían que mi voz sonaba dulce, pero las letras no lo eran tanto, de ahí lo de ´Anni sé dulce´”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.