Bajo la luna rosa
Entrevistas / Kings Of Convenience

Bajo la luna rosa

Joan S. Luna — 25-04-2001
Fotógrafo — Archivo

ERLEND OYE (EL DE LAS GAFAS, QUE CASUALMENTE TUVO UNA NOVIA EN TRUJILLO) PODRÍA PARECER UN NERD, UNO DE ESOS PAZGUATOS CON PINTA DE INTELECTUAL QUE RECIBEN CAPONES EN LA ESCUELA Y QUE SE QUEDAN SIN DESAYUNO A LA PRIMERA DE CAMBIO. QUIÉN SABE, QUIZÁS LO SEA, PERO LO FUNDAMENTAL ES QUE LAS CANCIONES QUE FIRMA JUNTO A EIRIK GLAMBEK COMO KINGS OF CONVENIENCE EN SU SEGUNDO LARGO, “QUIET IS THE NEW LOUD” (SOURCE/VIRGIN, 01), ME HAN ALEGRADO LA TEMPORADA.

Habrán ustedes oído campanas al respecto, pero serán necesarias mis palabras para acabarles de convencer. Kings Of Convenience molan. Sus canciones sencillas, básicas, preciosas, cercanas y lánguidas se bastan y se sobran para que nos olvidemos de tantos y tantos trabajos preciosistas, excesivos y sobreproducidos con los que se nos asedia habitualmente. En todo caso, si prefieren no seguir leyendo, les resumo la historia y listos. “Quiet Is The New Loud” suena a una combinación noruega (aunque gestada en Liverpool) entre Simon & Garfunkel, un par de cumbas ante un fuego de campo, Belle & Sebastian y algo de bossa nova (ellos, como Tristeza, citan a Sergio Mendes como influencia, pero podría ser cualquier otro). Aunque hay mucho más. Belleza, textos agradables y buenas canciones (“Toxic Girl”, “Winning A Battle, Losing The War” o la favorita “Singing Softly To Me”). Encima, produce Ken Nelson -también tras los controles en los discos debut de Coldplay y Badly Drawn Boy- y, para facilitarles el etiquetado, pueden incluirles en la NAM o nueva música acústica (atiendan también a Turin´ Brakes). Anteriormente publicaron un disco homónimo vía Kindercore (en el que ya aparecían buena parte de las piezas aquí incluidas) y un Ep titulado “Playing Live In A Room”, primer paso en Source. En todo caso, volvamos al nuevo largo, el disco que están promocionando y nosotros disfrutando. “Estoy muy contento con la primera cara -las primeras seis canciones-, por eso creo que es mejor escucharlo en vinilo, porque son como dos partes diferenciadas. Hay buenos temas, mientras las íbamos haciendo pensábamos ¡esta es la mejor canción que jamás hemos hecho! y conforme iban saliendo más decíamos lo mismo hasta tener las doce”.

“Existen tantos grupos de cuatro o cinco miembros intentando imitar a Radiohead que buscamos alejarnos lo máximo posible de ellos”

Doce canciones como doce soles, perfectas que diría Half Nelson -toda una garantía. “Intentamos no jugar demasiado en el estudio y mantener los temas lo más puros posibles, lo más parecidos a como los concebimos. Si sonamos cómo sonamos es porque creemos en la esencia de las canciones y eso consigue que podamos llegar a mucha gente. Podemos gustar a gente de sesenta años porque pueden entender la forma de hacer canciones, aunque también somos interesantes para la gente joven porque nosotros mismos somos jóvenes y cantamos sobre nuestras experiencias, sobre ser joven. Así que no importa mucho qué instrumentos usemos, porque lo que cantamos puede ser una referencia para cualquiera. Intentamos describir algo que no sea demasiado específico. Conocemos la situación concreta que genera cada canción, pero intentamos dejarla abierta para que pueda conectar las vivencias que cualquier chico haya experimentado. La gente podrá hacer su propia lectura, aunque no sepan qué me hizo exactamente escribir la canción”. Centrémonos ahora en lo que convierte a Kings Of Convenience en una formación especial, el que sean un dúo acústico y encima noruego. “Queríamos seguir haciendo canciones juntos y hacerlas solamente los dos era una buena salida. Nos planteamos hacer canciones basadas mucho en las voces y hay pocos grupos trabajando en esa línea. Existen tantos grupos de cuatro o cinco miembros intentando imitar a Radiohead que buscamos alejarnos lo máximo posible de ellos”. Pues en ese intento por alejarse de un paquete, acaban casi en manos de otro: los nuevos acústicos. “Es posible que tengamos en común que intentamos disfrutar con canciones sencillas y con una forma de componer concreta, pero tampoco creo que se trate de un movimiento porque no estamos conectados entre nosotros. En a partir de montar tu grupo y empezar a tocar cuando conoces a grupos que puedan seguir un camino similar, como nos ocurrió a nosotros cuando conocimos a Badly Drawn Boy en el 98. Descubrimos que nos gustaba lo que ambos hacíamos y apreciamos no estar solos en esto, pero no te diría que exista una conexión a otro nivel”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.