Es uno de los grandes retornos, sino el más destacado, de la temporada. Tras cinco años alejados del foco, Arctic Monkeys reaparecen con “Tranquility Base Hotel & Casino” (Domino/Music As Usual, 18). Doble salto mortal al vacío, la banda de Alex Turner se olvida del sonido de guitarras para, siguiendo con la evolución iniciada en su álbum anterior, “AM” (13), conviertirse en crooners modernos y explorar en las parajes del soul y el R&B.

“No hemos buscado generar expresamente expectativas jugando al secretismo con los detalles de nuestro nuevo disco”, asegura Alex Turner. “Vivimos en una sociedad en la que todo el mundo está conectado a todas horas a las redes sociales, explicando a cada momento qué hace y dónde está. Nosotros no. Lo curioso es que cuando decides no compartir abiertamente con el resto del mundo los detalles de tu día a día, parece que te has convertido en un radical. Pero no, no hemos mantenido nada en secreto, simplemente no estamos pendientes de los tuits. Todo lo contrario, durante todo este tiempo cuando se me ha acercado un seguidor, no he tenido ningún problema de hacerme una foto con él o ella y explicarle qué estábamos haciendo. Sí que he notado y no sé el porqué, que esta vez la expectación es más grande que en discos anteriores. Tal vez sea porque han pasado cinco años desde nuestro anterior disco”. La espera ha finalizado.

“Intento buscar la inspiración en todo lo que me rodea, en el mundo, a través de las noticias… También me inspira mucho el cine y la literatura”.

Tras un lustro sin noticias de Arctic Monkeys, los ingleses están a punto de romper su silencio con la publicación de su nuevo disco, “Tranquility Base Hotel & Casino”. “La verdad es que tengo la sensación que no ha pasado tanto tiempo”, se sincera el líder de la banda de Sheffield. “Por lo menos, nosotros no hemos estado parados. Tras la pubicación de “AM”, estuve trabajando con mi amiga Alexandra Savior. Con ella grabé ‘Risk’, un tema que se incluyó en la banda sonora de la segunda temporada de la serie ‘True Detective’. Eso era el año 2015. Dos más tarde, le coproduje, toqué varios instrumentos y la ayudé en varias de las composiciones de su álbum de debut, ‘Belladonna Of Sadness’ (2017). Entre medio, volví a reunirme con Miles Kane y grabamos el segundo disco de nuestro proyecto The Last Shadow Puppets, ‘Everything You’ve Come to Expect’ (16), y luego salimos a presentarlo”. Fue entonces, cuando acabó la gira de los Puppets, cuando Alex Turner volvió a reunir a los Arctic Monkeys. “Desde fuera puede parecer que me he pasado cinco años tirado en al playa, pero la sensación que tengo yo es que no he parado ni un momento”.

Encerrado en casa
Hoy es miércoles 7 de marzo. Vosotros no leeréis esta entrevista hasta dentro de dos meses, cuando se publique “Tranquility Base Hotel & Casino”. En un viaje exprés a Londres, Alex Turner me espera en el señorial Town Hall Hotel, en el barrio de Bethnal Green de la capital británcia, para charlar durante una hora (de la que, por contrato firmado por la revista con su discográfica, no podré desvelar ningún detalle hasta que aparezca esta entrevista) de su nueva obra. Lleva una imagen… curiosa, diferente: barba de cuatro días y pelo largo recogido en una coleta. Es como una versión cool de Pablo Iglesias. Habla muy a poco a poco, midiendo sus respuestas, pero sin rehuir ninguna pregunta. Es simpático y extremadamente amable. “Tan pronto acabé con The Last Shadow Puppets me metí de lleno en este nuevo disco. Me encerré en casa y me puse a componer y grabar las primeras maquetas. Sí que es cierto que esta vez los plazos se han alargado un poco más respecto a nuestros discos anteriores porque me he pasado más tiempo trabajando solo, con el piano y una grabadora”. Alex Turner recuerda que únicamente muy de vez en cuando el resto del grupo se pasaba por su casa para ver qué estaba haciendo. Y cuando creyeron que ya lo tenían todo, que ya estaban listos, se fueron a grabar a un estudio de Los Angeles. “Pero volvimos y me puse a escribir más temas. Y entonces nos fuimos a un estudio de París y ahí nos pasamos cinco semanas. Luego regresamos a Inglaterra y aún volvimos a grabar más cosas en un estudio de Londres. Podría haber seguido grabando y grabando, pero el momento ideal para dejar de trabajar en el disco fue justo cuando decidimos que habíamos acabado. Probablemente me he vuelto más perfeccionista con el tiempo. De hecho, este es el primer disco que he grabado superada la barrera de los treinta años”. Arctic Monkeys acabaron de mezclar “Tranquility Base Hotel & Casino” a finales del pasado mes de noviembre y desde entonces, ahora sí, Alex Turner ha hecho poca cosa o más bien nada. Ahora, dice, se encuentra en un punto de transición, pasando de haber estado meses encerrado componiendo y grabando a volver a estar en el foco de todas las miradas. “Pero no solamente estoy preparado para ello sino que me muero de ganas por volver a subir a un escenario con el resto de Arctic Monkeys y tocar los temas nuevos. Aunque, si soy completamente honesto, hay parte de mí que también desea que todo esto, la promo, las giras, etcétera, pase y pueda volver a sentarme frente al piano a escribir temas nuevos”.

El silencio de este hombre
Para Alex Turner en la música pop ya hay muchas canciones sobre amor: “él te quiere y ella te quiere” y cosas por el estilo. Uno de sus retos como compositor es intentar ir un paso más allá o darle una vuelta más al tópico. “Es casi tan importante lo que dices que cómo lo dices. Intento buscar la inspiración en todo lo que me rodea, en el mundo, a través de las noticias… También me inspira mucho el cine y la literatura. Cuando salí de gira con los Puppets leí ‘La broma infinita’ de David Foster Wallace. Ese libro me flipó y ha sido una gran influencia en este disco. El cine de Jean-Pierre Melville también me ha inspirado. Tiene una película, ‘El silencio de un hombre’, de 1967, cuya banda sonora ha sido clave en la creación de ‘Tranquility Base Hotel & Casino’”.

La primera canción que Alex Turner escribió para este nuevo disco fue ‘Star Treatment’, justamente el tema que abre el álbum. “De alguna manera marcó el tono del resto de las canciones. Fue como una puerta abierta que nos permitió adentrarnos en este nuevo sonido”. Muy probablemente por dar preponderancia del piano, ‘Tranquility Base Hotel & Casino’ suena a soul y jazz. El líder de los monos árticos está de acuerdo. “Hay momentos en el disco, sobre todo en temas como el segundo del álbum, ‘One Point Perspective’, que me recuerdan al tipo de canciones que mi padre podría tocar cuando se ponía frente al piano. Casan muy bien con el tipo de letras que estaba escribiendo, hay acordes de jazz, de soul y también diria que el disco desprende cierta esencia a ciencia ficción. Aunque en el fondo no deja de ser rock’n’roll”. La nueva referencia de los británicos es un trabajo de crooner moderno, algo así como una aproximación a los parajes sonoros de Nick Cave pero desde un filtro menos oscuro. Nick Cave siempre es una inspiración. Soy un gran fan suyo desde siempre. Le admiro muchísimo”, revela Turner. “Otro nombre al que respeto y al que me gustaría parecerme es Leonard Cohen. Sus últimos discos son brutales. Ojalá algún dia llegue a escribir un tema como ‘Almost Like The Blues’. Joe Cocker, Leon Russell, Nina Simone, el disco ‘Born To Be With You’ de Dion producido por Phil Spector son las influencias de las que ha salido ‘Tranquility Base Hotel & Casino’… Y esta vez, tal vez porque hemos grabado en París, también he escuchado a muchos cantautores franceses. Iconos de la chanson como Serge Gainsbourg o Nino Ferrer. Y cantantes italianos como Celentano o Mina. Y ‘Moonlight Mile’ de The Rolling Stones. Durante la grabación del disco escuchamos compulsivamente esta canción”.

“Algun día me gustaría… escribir algo que no fuera destinado a una canción, pero por ahora no tengo la suficiente confianza”.

Aunque su nueva colección de temas os sorprenderá y no os dejará indiferente (a algunas os encantará, otros lo detestaréis), si se escucha la discografía completa de Arctic Monkeys, de “Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not” (2006) a “Tranquility Base Hotel & Casino”, de principio a fin, del tirón, toda seguida, se percibe la línea evolutiva y el salto no resulta tan exagerado. De hecho, ya se podían intuir detalles de lo que ha acabado siendo “Tranquility Base Hotel & Casino” en “AM”.Es un gran salto, pero no me provoca vértigo. Sí que temía por la respuesta de nuestros seguidores de siempre con ‘AM’, porque consideraba que era una evolución muy bestia respecto a los discos anteriores. Pero esta vez no noto los nervios que sentía entonces. Siento que era el disco que quería hacer y que lo he dado todo. Aunque tengo que admitir que hubo algunos momentos, sobre todo durante las mezclas, que nos mirábamos con James Ford, nuestro productor, como diciéndonos que habíamos ido demasiado lejos. Un día su mujer, Celine, captó una de esas miradas y nos dijo que no teníamos por qué tener miedo, porque en el fondo sonábamos igual que siempre. La apariencia ha cambiado pero seguimos siendo Arctic Monkeys”. Aunque solamente sea en aparencia, el cambio en ‘Tranquility Base Hotel & Casino’ es significativo, pero es este avence y evolucion lo que mantiene a Turner vivo creativamente. “Siempre he querido ir un paso más allá de lo que se espera de mí pero en este caso ha surgido de forma totalmente inconsciente o natural”. Defiende el cantante, guitarrista, alma y motor de Arctic Monkeys, que el plan nunca fue hacer premeditadamente un disco así, simplemente surgió. “Sí que me he adentrado en el proceso creativo de una forma diferente respecto a otros discos, con un mayor protagonismo del piano y eso me ha llevado a parajes sonoros diferentes. También he trabajado mucho yo solo en el estudio con todos esos cacharros que me he ido comprando. Sí, el proceso ha sido muy diferente y eso me ha permitido alcanzar los lugares a los que quería llegar y en los que no había estado nunca antes”.

Algún día
Lo que no ha cambiado en ‘Tranquility Base Hotel & Casino’ ha sido su productor, James Ford. Una vez más y ya van… Arctic Monkeys han confiado en el miembro de Simian Mobile Disco para trazar el plano sonoro de su nuevo trabajo. “Sí, de nuevo él. Pasamos por tres estudios, uno en Los Angeles, otro en París y finalmente en Londres, pero el productor es nuestro hombre de confianza de siempre. Es un miembro más del grupo. Tengo una fe absoluta en todo lo que propone y hace. Creo que nadie entiende mejor que él mis impulsos, las direcciones que quiero tomar creativamente. No únicamente eso sino que es un músico del copón, toca la batería de cojones”. Quien no ha participado esta vez ha sido Josh Homme, líder de Queens Of The Stone Age y uno de sus principales mentores y defensores en Estados Unidos. “Tal vez le volvamos a llamar en el próximo disco”. ‘Tranquility Base Hotel & Casino‘sí que amaga, sin embargo, colaboraciones de músicos amigos, como los compañeros de Turner en The Last Shadow Puppets. “Y también han participado metiendo voces o detalles aquí y allá gente de Tame Impala, Mini Mansions y Klaxons. Alex Turner apura el capuccino que se ha pedido antes de empezar la entrevista y que ahora ya debe estar congelada en el mismo momento en el que aparece la responsable de la discográfica para advertirme que me queda tiempo para hacer una única pregunta más. Y así, con las prisas, como ha sido él quien se ha encargado del diseño del disco, tan solo se me ocurre preguntarle si se ve algún día experimentando artísticamente fuera del mundo de la música. “Algun día me gustaría… escribir algo que no fuera destinado a una canción, pero por ahora no tengo la suficiente confianza. Mis letras estan protegidas por melodías, pero no sé si tengo calidad como escritor como para presentarlas desnudas. Me gustaría tener el valor para lanzarme a hacerlo. Algún día”.