“Me encantaría poder escuchar mi disco como si no lo hubiera hecho yo”
Entrevistas / Anna Andreu

“Me encantaría poder escuchar mi disco como si no lo hubiera hecho yo”

Ignasi Estivill — 09-06-2020
Fotógrafo — Archivo

Anna Andreu (Barcelona, 1988) estrenó su primer disco en solitario, “Els Mals Costums” (Hidden Track), el pasado abril, y si no fuera porque el sector cultural se ha visto fuertemente azotado por una pandemia global, el debut podría haber sido soñado.

Tras abandonar el duo de folk Cálido Home, Anna Andreu debuta con un conciso pero meticuloso disco de pop íntimo y cuidado, producido por Jordi Matas, y que se sitúa como uno de los mejores trabajos catalanes en lo que llevamos de año. Charlamos con ella justo un mes después de estrenar “Els Mals Costums”.

Primero de todo, ¿Cómo estás?
Al principio me cogió más tristeza, todos nos miramos el ombligo en un momento dado, “que desgraciadita soy, ahora que sacó el disco…”, pero bueno, duró poco. Saqué el disco el 17 de abril, y justo eran unos días muy delicados, y al final, relativizas un poco. Me lo tomó más como un tiempo que no sé si volveré a tener, pero me pongo a hacer cosas que antes quizás no dedicaba tanto tiempo. Tengo ganas de hacer conciertos, pero ya he superado este estado de tristeza y de bloqueo inicial.

¿Se retrasó o avanzó el lanzamiento del álbum?
Estaba planeado para el 17 de abril, por el Record Store Day, se había pensado todo un poco para esto, hacer pequeños conciertos en tiendas, todo bastante cuadrado. Pero no se planteó la idea de cambiarlo, porque ya se veía que iba para largo. También el sello, Hidden Track, habían trabajado mucho para que saliera ese día.

“No sé porque a alguien de Segovia le tiene que quedar más lejos alguien que canta en catalán que alguien que cante en inglés.”

Todo artista quiere hacer conciertos justo después de sacar un disco, tocar las canciones que tiene preparadas, pero no hacer directos también supone perder el momento de máximo rendimiento económico.
Sí, por eso al principio estaba triste, después más angustiada, y después ya te lo replanteas todo. A mí se me había acabado el paro poco antes de sacar el disco, y mi plan era, bueno, no tengo paro, pero ya empezaré con los conciertos, y tendré ingresos.
Ahora tengo que tirar de ahorros, y esto me generaba ansiedad, pero tampoco gastas mucho, eso es verdad. Y sí claro, el coste del disco se piensa con que después lo irás a tocar, y no poder dar salida a toda esta energía, te deja una sensación de vacío. He hecho canciones para tocarlas en directo.
También la gente ha comprado más discos de lo normal, se ha generado un sentimiento de solidaridad precioso, que la gente ha decidido dar apoyo, hasta gente que no tiene para poner un vinilo, ha comprado vinilos, como un gesto de apoyo.

Por ejemplo, el caso de Mujeres, que sacaron un disco de descartes y maquetas por 2 €, y mucha gente se sumó a dar apoyo, y en un día ya habían recolectado casi 2000 €.
Está bien sacar ahora contenido, que, en otro momento, quizás la gente no hubiera prestado tanta atención. A mí todavía no me conoce nadie, pero me parecen ideas excelentes. Como Tarta Relena, que han sacado un EP, y no lo han puesto en Spotify, algo que muchos no nos hemos arriesgado a hacer, que es básicamente no ponerlo en Spotify, y ponerlo de pago por 5 euros, es un gesto muy valiente.

No sé si has leído la reseña de este medio sobre tu disco, que es muy buena, un 9. Yo estoy muy de acuerdo, pero para ti, ¿es tan bueno tu disco como la critica que has recibido?
A mí me sorprende que digan cosas tan bonitas, no estoy acostumbrada. ¿Mi visión del disco? Me encantaría poder escuchar mi disco como si no lo hubiera hecho yo. Escucho una canción o una frase, e inevitablemente me lleva a ese momento que estaba encallada, o ese otro momento que no sabia que hacer… Sí que me han dicho, que estoy de acuerdo, que es un disco honesto, que está plasmado el proceso dentro de todo, que no hay grandes artificios. Ahora, no sé si es un disco tan bueno… Me gustaría pensar que sí, pero mi visión es poco objetiva.

En cuanto a estilo, con Cálido Home, estabais en el paraguas del folk. ¿Ahora, lo ves más neo-folk, o pop cuidado?
Con Cálido, nos decían que hacíamos folk, y mira, pues dijimos que éramos motherfolker. Si tú te pones la etiqueta a ti mismo, tienes un poco más de control. Para mí, “Els Mals Costums”, bebe mucho de la música tradicional de aquí, de la música folklórica, pero está llevado al presente en un formato pop.

Con Cálido Home, cantabais en inglés mayoritariamente, y en una entrevista, dijisteis que “cantar con una lengua que no es la propia implica una mayor distancia respecto a lo que haces y eso tiene cosas buenas y malas”. ¿Cuál es esa cosa buena?
Al final, pones una distancia que te permite poner una parte interpretativa fuera de ti, haces más un papel. La cosa buena supongo que es la protección, no te muestras tanto.

Me sorprendió positivamente la canción de ‘El Part’, ya que no es un tema muy recurrente en la música, aunque sea algo tan relevante en la vida.
La canción habla de un parto, puede ser un parto más literal, o en un sentido más figurado. Creo que el tema de los partos se ha dejado muy de lado. Las mujeres parimos estiradas porque Luis XIV quería ver como nacían las criaturas, porque sentadas no lo podía ver.
Las mujeres sufrimos más por cosas como esta, que se han dejado apartadas. Pero al final, la canción, nace de una fábula, de Esopo. Me pareció una imagen muy potente, de una montaña que se pone de parto, y a partir de aquí desarrollé la canción. La palabra en sí, es fuerte.

Una persona muy importante en este disco ha sido la violinista Marina Arrufat, que te ayudó en la batería.
Sí. Marina es violinista, pero a causa de una tendinitis, tuvo que descansar del violín. Y como de joven había tocado la batería, tenía mono de tocar, y como el movimiento no tiene nada que ver, le dije que viniera al local.
Yo llevé la guitarra, empezamos a tocar, y vimos que quizás valía la pena seguir en esta dirección. Fue fortuito, pero también somos pareja y vivimos juntas, y compartir las cosas que nos gustan es inevitable. También pues obviamente la gente de Hidden Track, que hace un trabajo que yo no sé hacer, Silvia Poch con las fotos del disco, o la gente de COURE con el diseño, mucha gente me ha ayudado a sacar esto.

“Si con un solo click, además tienes la interpretación de un álbum que ha costado un año y medio de trabajo, ya no sé que nos queda”.

También Jordi Matas, que te he ayudado en mezclas y producción. Es un nombre que cada vez va saliendo más: El Petit de cal Eril, Ferran Palau, Marialluïsa…
Lo van a buscar mucho, donde yo me incluyo. La gente va a por él, porque las referencias que tenemos de él son buenas, de trabajos muy elegantes, que todo lo que toca sale con un estilo y una elegancia que llama la atención. Lo conocía de un concierto en Lleida por Cálido, y al margen del buen trabajo que hace, es una maravilla de persona, Te has de pasar una o dos semanas encerrado con alguien, si no te llevas bien… Y bueno, estando en Hidden Track, es el primo de Ferran Palau, todo queda más familiar.

Hay una nueva ola de músicos catalanes, o que cantan en catalán, que estáis apostando por un pop más cuidado, como Núria Graham, Da Souza, o el pop metafísico de Ferran Palau y El Petit de Cal Eril. ¿Te incluirías en este saco?
No lo sé. No me lo había planteado, al final todos estos, están producidos por Jordi Matas, y se nota. El Pop Metafísico es una etiqueta, bueno, es una anti etiqueta, porqué ¿qué cojones es el pop metafísico? (entre risas) Es todo y es nada. Así que más, que el pop metafísico, se nota mucho la mano de Jordi, se nota el estilo personal de cada uno, pero él le da esta pincelada tan cuidada. Yo la verdad, no sé donde ponerme.

Si es cierto que hacéis cosas distintas, pero a nivel personal, me transmitís cosas similares, imagino que por lo que me contabas de Jordi Matas.
Todos tenemos nuestro estilo y manera de decir las cosas, pero quizás es que escribimos letras muy etéreas, que no son demasiado literales. Pero me cuesta pensar cual es el elemento común que lo pone en la misma constelación. Supongo que también la lengua, y el uso que hacemos de esta. Puedes hacer una canción de amor de mil maneras distintas, pero supongo que tiramos más hacia el mundo de las sensaciones.

¿Crees que venir de Cálido Home, un grupo que encajaba claramente con las líneas editoriales de muchos medios nacionales, ha ayudado a que tengáis repercusión en estos medios al sacar tu disco debut en solitario y en catalán?
Cálido me ha ayudado en muchas cosas, en esta concretamente, no lo sé. Me ha ayudado a que haya muchas cosas que ya no se hagan extrañas o me vengan de nuevo. Pero también pienso, que con Cálido, no teníamos ninguna estrategia; primero un disco, ahora otro…. Ahora tengo un sello detrás, y han ayudado a que medios no catalanes paren atención a mi primer disco, que supieran que todo esto existía. A veces no es tan interés o desinterés, el público español no es que deje de escuchar porque está en catalán, quizás es porque no sabe ni que existe. No sé por qué a alguien de Segovia le tiene que quedar más lejos alguien que canta en catalán que alguien que cante en inglés.

Pero seguro que los fans de Cálido Home, habrán parado atención a tu disco en solitario.
Sí, es que yo no tengo la vivencia como que con Cálido Home nos conocían, el legado de Cálido lo veo ahora. Sobre todo porque no hicimos muchos conciertos. Pero si que me he quedado sorprendida con el tema de Cálido por esto, porque en las entrevistas o críticas como Anna Andreu siempre sale algo de Cálido.

¿Cómo te planteas tu carrera un mes después de sacar el disco y en la situación en la que estamos?
Hace poco he empezado a hacer nuevas canciones. Me planteo que empezaré más tarde a hacer conciertos de lo que me gustaría, pero por suerte, la mayoría se han aplazado y no cancelado. Y bueno, esta frase que odio un poco de “la crisis es una oportunidad”, pero en el fondo la gente ha escuchado más el disco que si no fuera en estas circunstancias, me lo tomo de la mejor forma posible, sin frivolizar que no deja de ser una situación complicada, y que pocas cosas buenas tiene.

¿Y hacer algún concierto por streaming o alguna cosa similar?
Yo todavía no he hecho ningún concierto, y no estoy cómoda que la primera vez que se escuche mi música sea grabada con recursos limitados, o que quede mal… No me hace estar cómoda, pero si se alarga mucho, tendré que buscar fórmulas. Por ahora, me sale más a cuenta esperarme que no volcar mi disco entero en cuatro vídeos. Tú haces unas canciones, y el público se escucha en un click un año y medio de trabajo, si ahora lo trasladamos a los conciertos que es lo único que nos quedaba. Si con un solo click, además tienes la interpretación de un álbum que ha costado un año y medio de trabajo, ya no sé que nos queda.

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.