“Al aumentar la sección rítmica, tenemos que meter más ‘follasca’. Eso tiene que ser así”
Entrevistas / Perro

“Al aumentar la sección rítmica, tenemos que meter más ‘follasca’. Eso tiene que ser así”

Victor Martínez — 11-01-2014
Fotógrafo — Archivo

Se llaman Perro y su abuela es la reina de Inglaterra aunque ellos vengan de Murcia. Su primer largo "Tiene bacalao, tiene melodía" empieza a transmitirse como un virus underground en las RR.SS. y a nosotros nos encanta. ¿Quieres saber porqué?

Frescura, buen rollo, cachondeo y, sobre todo, temazos. Eso es lo que hay dentro de "Tiene Bacalao, Tiene Melodía" (Miel De Moscas, 2013). El debut de los murcianos Perro en formato largo ha sido, sin duda, una de las mayores sorpresas de los últimos meses en el panorama nacional.

Durante algo más de dos años, los chicos de Perro han ido devorando etapas sin prisa pero con hambre. Poco a poco, a base de maquetas, EPs autoeditados, un sinfín de directos y saliendo vencedores de algún que otro concurso por el camino, por fin llegó el ansiado primer largo. Su presentación oficial en la escena indie rock patria, en el momento justo. Ellos están la mar de contentos, se les nota en la mirada. Sobre todo a Guille (voz, bajo y guitarra), que es el primero en arrancar. “Las cosas llegan cuando tienen que llegar. Todo está llegando como tiene que llegar. Siempre que nos perdemos algo, por lo que sea, siempre acaba llegando, tarde o temprano. Es cuestión de paciencia y de ser consecuentes con lo que somos”.

El concepto se pilla muy rápido, no hay truco alguno: cuatro amigos que admiten abiertamente cómo lo flipan con Margarita, Nueva Vulcano, Betunizer, Cuello, Triángulo de Amor Bizarro o Disco Las Palmeras!. Que se juntan para ir de cañas, comer pizza, irse de festival… y, por supuesto, para hacer ruido. Así podríamos resumir la esencia de "Tiene Bacalao, Tiene Melodía". Pop de guitarras, noise rock, un sintetizador por aquí, una doble batería por allá… Un popurrí de elementos para dar forma a once canciones contundentes, con mucha pegada y que, pese al endurecimiento del sonido en el grupo, siguen dejando huella y adhiriéndose al riñón con la misma facilidad que las más añejas. “Al aumentar la sección rítmica, tenemos que meter más ‘follasca’. Eso tiene que ser así, no hay otra forma de hacerlo”, admite Adrián (voz, guitarra y bajo) con cara de no haber roto un plato en su vida. Y a continuación, Aarón (teclados, percusión) advierte: “este sonido no lo tenemos aún suficientemente explotado, estamos empezando. Todavía queda mucho por hacer. Hasta que ya no haya forma de escucharnos”.

Con tapones en los oídos o sin ellos, te darás cuenta de que en este LP de debut sobresalen temas como “La Reina De Inglaterra”, “Larry No Come” o la nueva versión de “Catán” (que ya formaba parte de una de sus demos), aunque quizá sean “Marlotina” y “Gran Ejemplo De Juventud” los que mejor reflejan el presente y el futuro de la banda. Un par de canciones, por cierto, en las que se adivinan sus filias y fobias futbolísticas (por sus letras pululan Valeri Karpin, Finidi George, Jimmy Floyd Hasselbaink, madridistas, AD Alcorcón…), aunque ellos no lo admitan del todo. “Hay muchas referencias futboleras, pero no lo somos tanto. Tenemos pasión por el mundillo que rodea al fútbol, por los futbolistas casposos, por los cromos de Panini… pero el fútbol no lo vemos. Cuando éramos más pequeños sí nos gustaba de verdad, pero ya no. Antes (los futbolistas) sí molaban. Tenían cardados, bigote, los había calvos… ¡ya no hay futbolistas calvos! Desde que tienen pasta para pagarse el Svenson… Y los Atleti-Barça, con tantos goles… Eso ya no se da”.

Nostalgia balompédica aparte, lo que apena de verdad a los miembros de Perro es ser demasiado jóvenes para no haber vivido con toda su intensidad los misterios y secretos de aquella ruidosa escena local llamada Maikelismo (surgida en Alhama de Murcia a finales de los 90, con bandas como Reparto Negro, In The Ears Of Children, Cherry And The Clouds, Malatestas…) y de la que ahora, casi sin darse cuenta, se han convertido en uno de sus máximos revitalizadores. “El término engloba a la música que se hacía en Alhama en esa época, que era una locura. Nosotros no teníamos ni idea de aquello hasta que conocimos a Marco A. Velasco (ingeniero de sonido en El Miradoor Estudio y componente de muchas de aquellas bandas). Allí, en un pueblo de Murcia, se había conseguido que hubiera un montón de grupos, de locales, de movimiento… Y no solo tenía que ver con la música, se hacía de todo”.

Ahora están metidos de lleno en una extensa gira por todo el país que les tendrá ocupados hasta marzo, como mínimo. Si quieres saber de qué va la historia, acércate a verlos en vivo. Si no puedes, siempre puedes hacerte una idea viendo el videoclip de “El Ecco y Equiseto”, inspirado en Historias De La Puta Mili. Aunque si no los conoces de nada, como asegura Fran (batería), “pensarás que de dónde hemos salido y que tenemos serios problemas mentales”.

 

Un comentario
  1. Follascaaaaa!!!

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.