Wednesdays
Discos / Ryan Adams

Wednesdays

8 / 10
Don Disturbios — 11-12-2020
Empresa — PaxAm
Género — Alt-Country / Americana

Se hace difícil escribir esta reseña. Pero imagino que más difícil habrá sido componer el álbum y lanzarlo al mundo para que sea analizado con lupa, verso a verso, en busca de un resquicio de anhelo de redención, arrepentimiento, cinismo, justificación o culpa. Muchos van a ser los análisis de unas estrofas que se presentan tan crípticas y dadas a múltiples interpretaciones como suele ser habitual en el autor. Pero claro, ya nada volverá a ser lo mismo y la sombra de la duda planeará de forma perenne sobre sus canciones. Habrá quién lo perdone e incluso habrá –muy pocos afortunadamente– quienes le justifiquen, pero sobre todo habrá quienes le recordarán constantemente que es un abusador y que usó su posición de poder para seducir, anular y someter. Y eso esta ahí, aunque la verdadera dimensión de lo sucedido solo la sabrán los realmente implicados, como siempre suele suceder en estos casos. El resto solo podemos caer en el terreno de la especulación y decidir, en base a ella, si merece o no una segunda oportunidad en el caso de que muestre arrepentimiento. Un hecho que ya de por sí demuestra que hubo cosas que Ryan Adams no hizo bien y eso sí es un hecho que escapa a cualquier duda.

“Wednesdays” es por tanto un álbum que adquiere un tono confesional, triste, a veces incluso desolador aunque tampoco provoca lástima. Ryan Adams abre con un tema como “I’m Sorry And I Love You” que parece extraído directamente del “Sleeps With Angels” de Neil Young y que curiosamente es el más explícito en cuanto a todo lo sucedido con versos como: “I remember you/Before you hated me/Before you traded me/For someone new” o estos en los que directamente habla de borrar las mentiras con la verdad: “If I could see your face/Maybe it could erase/The lies with the truth/If you could look into my eyes/Past the question marks”. Y llegados a este punto puedo entender la indignación que mostrarán muchas personas, aunque también puedo entender a aquellos que aman, al igual que yo, la música de Ryan Adams y son más partícipes de aislar la obra de la persona. No cabe duda que de cretinos anda el mundo lleno, y no por ello nos hemos de privar de disfrutar la belleza que emana de sus creaciones. Porque la cuestión es ¿puede un cretino tener la sensibilidad para escribir canciones que rezuman belleza y conmuevan? Pues lo cierto es que escuchando un tema tan arrebatador como por ejemplo “When You Cross Over” solo puedo decir que sí, que puede. Y no solo eso, puede incluso forjar todo un álbum como este, en el que demuestra una vez más su capacidad para embelesar al oyente en las distancias cortas. Las que se hacen con una instrumentación escasa y un timbre vocal dulce de embaucador de primera. Es escuchar temas como “Poison & Pain” o “So, Anyways”, con ese lamento inicial de su armónica, y sentirte desarmado. Lo quieres odiar y no puedes. Así que si no quieres caer rendido a la evidencia de su música, ni se te ocurra escucharla. Ryan Adams será un verdadero cretino, pero no por ello deja de ser un encantador de serpientes. Una triste paradoja porque, en el fondo, nos gustaría que todos eso personajes a los que admiramos por sus creaciones, fueran personas dignas de nuestra confianza y mantuvieran una conducta ejemplar siempre dispuestos a ayudar a un lisiado. Pero la realidad nunca es como nos la imaginamos.

2 comentarios
  1. Totalmente de acuerdo. Iba a decir que es un raruno, pero un dios de lo que ofrece. Aunque me temo que casos de locos sudando arte debe haber a patadas.

  2. Don Disturbios 12 diciembre, 2020

    Gracias fosilete. Cierto la historia de la creación está llena de personas con personalidades difíciles, auténticos agujeros negros de ego, con lo que era muy complicado convivir.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.