MondoSonoro Discos

La carrera de Lluis Albert Segura al frente de L.A. mantiene intactas sus señas de identidad, basadas en esa suerte de pop-rock alternativo de fuerte sabor estadounidense y una vocación internacional que lo honra de entrada, aunque todos seamos conscientes de la dificultad de tamaña empresa. Suficiente competencia hay en nuestro mercado, como para pretender asomar la cabeza en yanquilandia. Algo tan osado como escupir en el océano, pero por intentarlo que no quede, y máxime si se apuntala la propuesta en una carrera que ya acumula suficientes buenas referencias para tildarla como mínimo de sólida.

La última de todas ellas, es este cuarto trabajo que presenta novedades. De entrada encontramos una profundidad de campo similar a la mostrada en el Ep “SLNT FLM” que podríamos tildar de madurez, aunque yo lo asociaría más a una confianza cada vez más aposentada, reposada, y dirigida de forma más calculada, dejando menos cosas al azar y sobre todo desprendiéndose de forma definitiva de esa tierna candidez que sí podías identificar en sus primeros pasos como autor.

De hecho el vocablo autor cobra mucho más sentido y, aunque lo aleja de la inmediatez pop de la melodía redonda, la que alumbraba canciones como “Stop The Clocks” o “Hands”, lo acerca a esa quimera de la perfección que reside en cualquier compositor en proceso de búsqueda por encontrar su propia voz. Lluis Albert cada día está más cerca de ello, pese a los evidentes referentes eternos en los que se impulsa para izarse, pero canciones como “In Gold” o la tierna “Higher Place” así lo atestiguan.

Sin embargo, no podemos obviar que todo proceso de crecimiento, tienen un precio que pagar, y el tributo de la música de L.A pasa por perder cierto halo basado en la misma candidez a la que antes hacíamos referencia. La música pop a veces no casa bien con el hecho de hacerse mayor, volverse demasiado trascendente, y querer darle a todo una excesiva capa de seriedad, dejando poco espacio para el desenfreno, la celebración o la fiesta. Un difícil equilibrio que te mantiene en la cuerda floja de lo paródico si se te va la mano en las formas, pues no hay que olvidar tampoco que el hecho de querer trascender a toda costa, puede hacerte perder esa inocente frescura tan necesaria para no alejarte demasiado de ese público más amplio al que se aspira y para que la totalidad del álbum deje espacio a cierto respiro. O si lo prefieren, y para no andarme tanto por la ramas, no resulta este “From The City…” un álbum de los que entra a la primera. Al contrario, requiere un esfuerzo que tan solo harán los que aprecian la cara oculta de Lluis, tanto como su faceta más melódica y amable. El resto se quedarán en la epidermis de una propuesta que merece la zambullida.

Quizás la solución estribe en el futuro en combinar ambas facetas, para no hacerlo ni demasiado almibarado, ni demasiado serio. Un punto de equilibrio que todavía no se ha logrado, aunque con su anterior disco “Dualize” se estuviera muy cerca de ello.

MÁS SOBRE L.A.
Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies