Impermanence
Discos / Agoria

Impermanence

8 / 10
Fernando Fuentes — 15-03-2011
Empresa — Infiné
Género — Electrónica

El francés Agoria destapa las lindezas de su segundo larga duración -ideado, producido y editado en su sello Infiné- con un bellísimo tema llamado “Kiss My Soul”. Aquí, solamente un piano, un violín y la voz femenina de Kid A sirven para dejar en evidencia, a las primeras de cambio, que para nada estamos ante un disco más de electrónica de consumo rápido, de esos que se fríen rápidamente con aceite barato y se sirven aún churretosos en papel de estraza. Sebastian Devaud es músico –¿hay que jurarlo?- y por eso sabe bien que a lo sintético le sienta de maravilla un toque de instrumentación clásica –unos ramalazos de human touch- en cualquier momento de su puesta en escena. También se pirra por los medios tiempos sexy underworlderos (“Souless Dreamer”, es un evidente homenaje a los de Londres) y con hitazos como “Panta Rei” pone las cosas en su sitio -techno ajausado sobre el que surfea una melodía de piano que lo multiplica por mil-. Por todo ello, y mucho más, en este “Impermanence” sus nuevos temas disfrutan de una emotividad permanente y de un sinuoso cuerpo que los eleva por encima de nuestros oídos nada más la primera escucha. Por si eso fuera poco, el disco nos deja estupefactos en su mejor momento con tres temas simplemente magistrales: “Speechless” y “Grande Torino” y “Libellules”. Tremenda cumbre franchuta, sin discusión.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.