Fetch The Bolt Cutters
Discos / Fiona Apple

Fetch The Bolt Cutters

9 / 10
Álvaro Tejada — 17-04-2020
Empresa — Epic / Sony
Género — Pop-Rock

Quizás el universo nos esté queriendo decir algo. Pero no parece casualidad que, justo en el momento en el que Fiona Apple decide lanzar su nuevo álbum en ocho años, todos estemos confinados en nuestras casas. Anoche, de madrugada escuchando a oscuras de principio a fin “Fetch The Bolt Cutters”, me daba la sensación de que estaba frente al disco que tenía que llegar en estos momentos para salvarnos a todos. Esta interrupción momentánea en nuestras rutinas está agudizando nuestros sentidos y haciendo que trabajemos el arte de la paciencia y la tranquilidad. Y ese es justo el escenario perfecto para poder saborear este nuevo trabajo de la neoyorquina como se merece.

Parar tu carrera musical durante casi una década es peligroso y arriesgado, sobre todo cuando has dejado el listón alto y el público comienza a ser más exigente que nunca. Pero si algo ha caracterizado siempre a Fiona Apple es su templanza y su anclaje con respecto a sus principios. A juzgar por los requisitos que miden la supuesta calidad de la música actual, “Fetch The Bolt Cutters” estaría más que suspenso. No hay autotune, ni featurings, ni vocoder, ni ad-libs, ni hits de dos minutos de duración, ni videoclips imposibles. Por no haber, no ha habido ni promoción por parte de Fiona, quien no tiene redes sociales. Pero es precisamente por ello (y por muchas cosas más) que el disco es un sobresaliente en toda regla.

¿Hacía cuánto que no te parabas a escuchar un larga duración de trece canciones atento a lo que un artista tenía que decir? Ocho años dan para mucho, y sabemos que Fiona Apple nunca ha tenido reparo en decir en público lo que opina. “For Her”, “Heavy Balloon” o “Under The Table” son temas en los que Apple prácticamente recita sus pensamientos más crudos, sarcásticos y oscuros. “Good Mornin’/You raped me in the same bed your daughter was born in”, canta de forma alegre en la primera de ellas. Un conjunto de canciones que, en general, están escritas desde un estado de ira envuelto en empoderamiento femenino. La manera de componer de Fiona es como un dardo que atraviesa sin miramientos la mente de aquel que decida escuchar su música. Un don que ha inspirado a una serie de compositoras que han llegado después, como Angel Olsen, Florence Welch, Weyes Blood, King Princess o Lily Allen, por nombrar solo a algunas.

El poder de las letras frente a todas las florituras que adornan la producción de una canción es uno de los puntos fuertes de nuestra protagonista. Tanto, que incluso da la sensación de que el disco se ha cocinado a fuego lento desde casa, con perros husmeando y ladrando cerca del micrófono. También hay percusión en directo, como ya nos tiene acostumbrados, pero sin eclipsar el carácter voz centrista del proyecto.

El regreso a la música de Fiona Apple no es más que la prueba de que todo llega. Con calma y cuando tiene que ser. Y esa es precisamente la filosofía que ahora mismo necesitamos aplicarnos más de uno.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.