MondoSonoro Discos

No es razonable reclamar a Stereolab que sorprendan –aunque, si se pone atención, asombran e impresionan-. Hay que exigirles que continúen girando impulsados por su propio estímulo drónico, que perseveren en la descripción de una órbita perpetua entorno a lo analógico y lo hipnótico, que se sigan atrincherando en el loop estructural para recalcar una vigencia que no necesita de anuncios a doble página.

Sus discos constituyen toda una exhibición de equilibrio pop en estratos, de arte en la reconfiguración iterativa de un inagotable repositorio de ideas propias, correlaciones internas y elementos del pasado (el suyo y el de un millar de fuentes que están ahí para todos, pero que ellos ven mejor que nadie). Stereolab se deben a un triple compromiso: con el sonido, con los sentidos y con las políticas personales. Es un compromiso completo, una aleación todavía por igualar. Un compromiso que no se degrada con el tiempo, sino que se renueva a lo largo de éste. El grupo lo reformula a cada paso y lo proyecta con majestuosidad, reduciendo al absurdo a quienes les piden, a saber por qué, algo tan sencillo como la sorpresa.

MÁS SOBRE STEREOLAB

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies