… Y en paz la oscuridad
Discos / Ànteros

… Y en paz la oscuridad

8 / 10
Luis Benavides — 23-11-2020
Empresa — Aloud Music
Género — Post Metal

Paz y violencia. Luz y oscuridad. Preciosismo y brutalidad. Son las dos caras de Ànteros, una banda de contrastes que ya no necesita presentaciones en el panorama underground estatal tras la publicación de varios trabajos e incontables conciertos a sus espaldas desde su presentación en el 2006.

Ese equilibrismo solo al alcance de un supergrupo como Ànteros marca el inicio del presente  “… Y en paz la oscuridad”, un elepé con ocho cortes auspiciado por la familia de Aloud Music. La instrumental ‘Legado’, con una deliciosa reverberación y una onírica flauta gentileza de Martha Wood (Your Grace), da paso a la imponente ‘Espectros’,una descarga de oscura y amarga energía con gritos de desesperación que contiene en su interior un pasaje ‘pinkfloydiano’ con una voz melódica que ofrece una pizca de esperanza. “Ya es primavera”, repiten.

De fuegos purificadores y nuevos comienzos va la siguiente, ‘Cenizas’,cinco minutos de menos a más en el que las dos voces de la banda, antagónicas sobre el papel, se dan la réplica y nos regalan uno de los momentos más potentes del disco.  Con permiso de ‘Solo mar, solo tierra’, claro, un corte que puede parecer de primeras una tema marca de la casa, uno más. En realidad, este cuarto corte deriva en una suerte de revisión del clásico ‘Africa’ de Toto digna de los And So I Watch You From Afar de ‘All hail bright futures’(13) en el que cuentan con las percusiones de  Eloi Martínez (Viven, Playback Maracas).

El tormento de ‘Sombras’, algo más de seis minutos de sonidos guturales, distorsión y acoples, contrasta con la precisión casi matemática de ‘Escorpión’,una sensual declaración de intenciones: “Tantas ganas de darte placer. Te tumbes, te relajes y me dejes hacer”.   Grabado a caballo entre Cal Pau y Sadman Studio, entre Catalunya y Galicia, “…Y en paz la oscuridad” acaba como empezó. Un tema instrumental, ‘… El pasaje’, y una flauta encargada de conducirnos a un abismo titulado ‘Ultravioleta’, el tema que parece inspirar la portada del disco y del que extraen el título. ¿Soy yo o en la parte final meten un solo digno de Slash? Huele a broma interna. En cualquier caso, para quitarse el sombrero. Sin duda, su trabajo más completo hasta la fecha.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.