MondoSonoro Discos

Animalia Lotsatuen Putzua

Como si los impulsos fueran el vehículo natural para expresarse, como si los espasmos fueran las articulaciones con las que se mueve la razón, como si la incomodidad fuera la manera normal con la que relacionarse con el otro, Lisabö ha buscado y encontrado su sitio. Influencias artísticas al margen, el crítico escribe sobre ellos movido por convulsiones extrañamente agradables, sabiendo de su idiosincrasia y haciendo -tratando mejor dicho- que ella penetre en estas líneas. Armados de nuevo con la prosa de Martxel Mariskal, a caballo entre la escritura automática y la poesía avantgarde, los de Irún gritan como si no hubiera nadie en varias millas a la redonda y ahogan los instrumentos hasta dejarlos exhaustos, pero con el suficiente soplo de vida como para volver a la carga sobre el oyente. Media docena de temas que no sé si conforman a “El pozo del animal avergonzado” como su mejor disco hasta la fecha (aquí el reposo temporal importa tanto como la primera escucha), pero sí les fortalece un carácter único ya en nuestra escena.

MÁS SOBRE LISABÖ
Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies