Mercromina, Sexy Sadie, Fangoria, Purr, Australian Blonde,… Todos ellos y muchos más han llenado, a lo largo de los años, la Stereoparty, fiesta anual con música que ha marcado la historia de Subterfuge. Este año celebran 25 años de este evento (y también disco recopilatorio) tan especial y lo han hecho a lo grande, en el contexto del Inverfest, sacando toda la artillería pesada que mejor representa lo que es Subterfuge en el presente. La consolidación en la industria a través de Viva Suecia o Neuman. Y las puertas abiertas a nuevos talentos con Cintia Lund.

Vestida de azul y con muchas ganas de dejar huella. La artista canaria fue la primera en salir al escenario con la “puntualidad sueca” que le caracteriza. El Circo Price se iba llenando poco a poco entre los temas que componen New York Anthem con una fresca, directa y divertida Lund en el escenario. Con Yanara Papaya a la guitarra y Christian de Texxcoco a la batería consiguió captar la atención del público desde el principio. Uno de sus mejores momentos llegó con el cover de Sangre en el Museo de Cera de Los Nikis en el que consiguió mostrar una cara de Lund en directo desconocida para los asistentes. El cierre, como era de esperar, lo protagonizaría Don’t Cry For Me Manhattan.

Cintia Lund

Arranca Viva Suecia con la pista aún sin completar y las gradas medio vacías, pero no por ello con menos interés por parte de los músicos en dejarse la piel desde el minuto cero. A pesar de unos pequeños desajustes sonoros en los primeros temas el espectáculo de los murcianos fue a más, regalándonos momentos instrumentales intensos y emocionantes como el de Acabaremos muriendo en ello. “Hay muy pocas mujeres en los carteles de festivales y no lo digo por populismo, no es por tirarme el rollo. Luego uno conoce a alguien como la artista que nos acompaña esta noche y te das cuenta de que las mujeres nos dan mil patadas”. Así presentaba Rafa a Vega, reciente incorporación en el sello, como la primera invitada de la noche para realizar una versión muy especial de Los años. Aún así, la locura colectiva llegaría más tarde cuando Cycle se subieron al escenario para unir fuerzas y regalarle al público su particular versión del aplaudido A dónde ir. “Ahora toca dar la bienvenida al escenario a alguien muy especial para nosotros. Produjo nuestros primeros trabajos y es un tío muy grande”. Paco Neuman también adelantaba su espectáculo de cierre para tocar con Viva Suecia Bien por ti que les ha convertido en lo que son ahora. Grandes invitados hasta alcanzar la despedida con una coreada Hemos ganado tiempo, el público comiendo de sus manos y un bonito homenaje a The Cranberries que terminó cantando todo el Price.

Viva Suecia con Cycle

Y finalmente llegó el cierre. Neuman confirmó una vez más esa peculiaridad de hacer suyo cualquier tipo de espacio. Desde el minuto cero  sus guitarras lo llenan todo y ya no sales hasta que dice adiós. Pocos discursos y muchas canciones enlazadas para presentar al público el máximo de temas posibles en el tiempo que quedaba. Como invitado especial subió al escenario a Antonio Moldes, de Verona, para presentarles como el nuevo proyecto al que Neuman busca impulsar. “A ver si consiguen llegar tan lejos como Viva Suecia. Aunque un poco menos también estaría bien”. Se demostró que Crashpad como álbum enriquece los directos de Neuman con una energía muy especial. Lo mejor de la noche fue ese enlace entre los doce grandiosos minutos de Deleted Files con el clásico Turn It. Si doce minutos para una canción en directo podrían ser demasiados, en esta ocasión se quedaron cortos. El éxtasis entre el público fue real al vivir esa atmósfera de subidas y bajadas que te regala el tema para cerrar en lo más alto. “Es la gran fiesta de Subterfuge, nosotros hemos venido a acompañarles. Son como nuestra familia”. Para la clausura, además de mucho confeti, se subieron todos los participantes de la noche sobre el escenario para repetir a modo de himno el Turn It de Neuman. Artistas que representan el presente, pasado y futuro del sello unidos para agradecer al público su fidelidad. Felicidades y hasta la próxima.

Neuman