Gira la rueda, suenan los grandes
Conciertos / Luke Winslow-King ...

Gira la rueda, suenan los grandes

8 / 10
Jon Bilbao — 03-11-2021
Fecha — 30 octubre, 2021
Sala — Kafe Antzokia, Bilbao
Fotógrafo — Marta Bravo

La rueda vuelve a girar. Los directos regresan a distintos escenarios, parece que para quedarse. Y el Kafe Antzoki es uno de los importantes puntos de encuentro para los amantes de los conciertos en el botxo, quizá por eso alegraba aún más poder celebrar su reapertura (al menos para nosotros) con un concierto doble tan especial como el del pasado sábado.

El bilbaino James Room apareció con formato reducido, tal y como iba a hacer el artista principal de la noche, Luke Winslow-King, armado sólo con guitarra, su clásico sombrero y su voz, levantando pasiones con esta última desde el minuto uno. Le acompañaba Gabriel León al contrabajo a base de sutiles motivos musicales que mecían las sentidas canciones que interpretaron a lo largo de los tres cuartos de hora de los que dispusieron. Sonaron las cinco canciones de su nuevo trabajo, "2021", arrancando con un contagioso "Rats Aboard", seguido de la balada enrabietada "Before This" (de aires Damien Rice) y con la positiva "We are Back" destacando como favorita del público.

Fueron entrelazando temas nuevos con otros más antiguos, como la ineludible "Deception" o el swing saltarín de "Chesire Moon", que no debe de resultar sencillo interpretar con tan poca instrumentación. Aunque todo sonó con naturalidad, inclusive las versiones "El Extranjero", de Bunbury, y "Chocolate Jesus", de su adorado Tom Waits. Alternaron los momentos más dramáticos con los más cañeros, utilizando el arco del contrabajo en los primeros y el puro caminar de los dedos en los segundos. Y no hizo falta más.

La peña pidió un bis y James (Jaime López) interpretó él sólo y sin enchufar una bonita "Redemption Song", de Bob Marley, coreada por gran parte de la sala. Suerte que los grandes suelen rodearse de otros grandes, pues de esta forma fueron unos cuantos los que descubrieron la música de James Room aquella noche.

El americano Luke Winslow-King, a quien ya habíamos visto por aquí en directo y que vive desde poco antes del comienzo de la pandemia en nuestra península, conoció al guitarrista italiano Roberto Luti hará unos veinte años, y tocan juntos desde hace doce. La suya es una química difícil de obviar y muy fácil de disfrutar, tocan como si fueran uno. Luti prácticamente no suelta su slide, y alternan entre canciones de blues o R & B (la inicial "Chicken Dinner" o "Leghorn Women") y temas de cariz más folk ("You & Me" o "The Leaves Turn Brown", dedicada a su padre, ya fallecido).

Puede que el público general disfrutase en un mayor grado con las canciones más rítmicas, pero el balance que hicieron entre ritmo y pausa, entre desenfreno y reflexión, estuvo del todo compensado. Mostraron algunas de las nuevas canciones aún no grabadas, como "Waterbound" y la irresistible "Honeycomb", y se lanzaron a por la interpretación de un tema de jazz popularizado en su día por el gran Duke Ellington, "Lotus Blossom".

La capacidad guitarrística de Roberto Luti alcanzó la cota máxima de la noche con el extenso y profundo solo del blues "I´m Glad Trouble Don´t Last Always" y uno de los momentos más emotivos vino a través de la preciosa y calmada "Lissa´s Song", un homenaje a Lissa Driscoll, música de Nueva Orleans que tocó mucho con Luti, falleció en 2017 y sobre quien están realizando un documental recientemente los propios Roberto Luti y Luke Winslow-King.

Dejaron hueco para un par de temas del álbum de sabor más puramente Nueva Orleans (y favorito de muchos fans) como fue "Everlasting Arms", interpretando la canción homónima y la marchosa "Swing that Thing", con la que cerraron el set. Se les reclamó más, y el de Michigan y el italiano nos obsequiaron con un "Loaded" que incitaba a continuar la noche sin prisa y de la mano de nuestra bebida favorita. En noches así, uno no puede evitar sino soltarse la melena. Y buena falta que hacía.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.