En unos meses, hará veinticinco años que MondoSonoro nació como publicación en la ciudad de Barcelona. De ahí el valor sentimental que tenía para nosotros celebrar una fiesta de aniversario en la zona. Pero nos planteamos muchas cosas antes de darle forma. Por un lado, queríamos deslocalizar el centro de la ciudad –de ahí la localización en la sala Salamandra de L’Hospitalet– y, por otro, queríamos que distintos tipos de formaciones estuvieran representadas en nuestro cartel. Optamos por un nombre recién nacido, el dúo de indie rock vibrante Pinpilinpussies; por un grupo que fue Demoscópico tiempo atrás y que ha ido creciendo, en este caso los barceloneses Conttra; y un grupo consolidado que ha sido portada de la revista por alguno de sus discos, léase La Pegatina. Y, vistos los resultados, fue un placer verles a todas y todos sobre el escenario.

Abrieron Pinpilinpussies, un dúo de chicas que apuestan por combinar melodía e intensidad, algo que consiguen con gran facilidad. Pasan de la calma a la tormenta en un chispazo, sin que se pierda la gracia de la canción que están interpretando. Ane y Raquel se turnan a la guitarra y la batería, cantando y disfrutando visiblemente con lo que hacen, algo que les ha llevado a compartir cartel con un sinfín de bandas que se han contagiado con su excitación. Interpretaron canciones como “Rebajas” o “Gritos”, ambas incluidas en su EP de debut “80/B”, y anuncian que grabarán nuevo material en breve.

Conttra, por su parte, son músicos que meditan más sus pasos, más curtidos sobre los escenarios y que ya saben lo que es tocar para mucho público –acababan de llegar de telonear a Catfish And The Bottlemen–. Conforme ha pasado el tiempo se han ido desligando de sus influencias más evidentes, dejando mucho más espacio para desarrollar su propia personalidad. A medio camino entre lo bailable/festivo y lo sensual, Conttra suenan sólidos y capaces de desarrollar a la perfección sobre las tablas las ideas que tienen en la cabeza. De momento se mantienen en el inglés, pero que experimenten con el castellano para ampliar su radio de acción es algo que deberían plantearse más pronto que tarde.

Y cerraban cartel, La Pegatina. A pesar que últimamente solo están tocando en grandes escenarios y festivales, hacerlo en una sala como La Salamandra, para ellos era como jugar en casa y se notó. Y no vamos a descubrir ahora que ellos sean el grupo ideal para celebrar cualquier fiesta, y si es la de un veinticinco aniversario, mejor que mejor. Tienen un show perfectamente estructurado y desde que empezaron hasta que sonó su gran hit “Mari Carmen”, fue un non-stop. Acostumbrados a tocar más de dos horas, ofrecer un show de algo más de una hora fue casi como calentar motores. Movimientos de adelante-atrás, breaks divertidos, coreografías estudiadas, etcétera, todo para que en el escenario no pararan de pasar cosas. Pero también hicieron que el público se agitara abajo y vimos hasta congas espontáneas. Hasta Pinpilinpussies acabaron saltando a su ritmo. Concentraron su setlist, pero sonaron temas de todos sus discos, y con esa experiencia que les da sus más de quince años en la carretera, supieron modelar los momentos más calmados (si es que se puede decir eso), con los más festivos. Hay que decir que desde que entró Miki a la guitarra, tanto en directo como en sus discos, el sonido ha ganado en solidez y colorido, además desde hace un año Miguelón también se incorpora con el trombón a los directos, dándoles más explosividad. Si la celebración del veinticinco aniversario tenía que ser una fiesta, con ellos lo fue. Si hubo alguien que se quedó con ganas de más, ahí estuvieron los Casa Babylon Dj’s para cerrar con su sesión de ritmos vigorosos y “vibrantes”.