Fangoria
Conciertos / Fangoria

Fangoria

8 / 10
Laura Fernández — 08-02-2007
Empresa — Movistar
Sala — Carpa Movistar
Fotógrafo — Archivo

Llover, llovía, aunque no hombres. La noche de movida prometida por Alaska y las chicas de las afueras (Alcorcón y alrededores) empezó puntual, a las nueve. Y con mallas, las de Mario Vaquerizo, al frente de las indomables Nancys Rubias, cuyo glam de desenfado y desenfreno precedió a los melosos Miranda, de un verde lagarto y brillante. Caldeado el ambiente hasta el extremo de sudar el techo, eran las diez y cuarto cuando Olvido (diva) Gara saltó al escenario, guitarra en ristre, dispuesta a comerse hasta el último grito. Nacho ocupó su discreto lugar, tras el teclado, y Miss Topacio y Miss Andy hicieron lo propio sobre un par de pedestales (poco después de lanzar al público un par de ramos de novia). Y todo era blanco: el escenario, los vestidos, las guitarras (del par de guitarristas que se unieron en el segundo tema a la curiosa formación), hasta los micrófonos. Sonaron “Plegarias atendidas”, “Quiero ser inocente” y hasta un rescate de la talla de “Descongélate”. Luego, de repente, todo era negro (el escenario, los vestidos, todo) y tenía aspecto de cuadro macabro; sonaron entonces “Criticar por criticar”, temas de “Arquitectura efímera” y de “Naturaleza muerta” y el rescate de la noche: “El Rey del Glam”. Bailaron todos y todas, incluida la Terremoto de Alcorcón, que acabó quedándose sola en el escenario y dando las gracias a sus teloneros… Antológico fue su “Enajená” (el “Let Me Out” de Dover revisited) y bailado hasta por la propia Alaska su clásico: “It’s Raining Men”. Una noche de otra época de las que se echan de menos.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.