Dinosaur Jr., rictus inmutable
Conciertos / Dinosaur Jr.

Dinosaur Jr., rictus inmutable

8 / 10
Javier Pulido — hace 10 años
Empresa — Last Tour
Sala — Heineken
Fotógrafo — Juán Pérez Fajardo

Puede que nadie diera un real por el regreso de Dinosaur Jr., pero su resurrección nos ha deparado dos discos, el rocoso “Beyond” y el excelso “Farm”, que nada tienen que envidiar a las obras que firmaron juntos Mascis y Barlow antes de partir peras. Con semejante material, y unas selectivas y acertadas miradas atrás, lo tienen todo a favor para dar conciertos memorables. En Madrid vencieron, sin arrasar. Seguramente no ayudaran los excesivos parones entre canción y canción, con minijams incluidos, y la pachorra congénita de J. Mascis, con ese rictus inmutable de empate a cero, que seguramente preferiría estar en casa jugando con las seis cuerdas que ejerciendo de improbable estrella del indie-rock. Claro que cualquier objeción se va al garete cuando, parapetado por hasta tres torres de amplis Marshall, se entrega a esos solos de guitarra guarros, kilómetricos y geniales que se han convertido en marca de fábrica de los dinosaurios. Es entonces cuando, secundado por un entregadísimo Barlow y un solvente Murph, consigue sacar magia de esa atronadora bola sónica que son, siempre han sido, los conciertos de Dinosaur Jr., y ya poco importa que suenen las nuevas “Pieces” y “Been there all the time” o los guiños a su primer material, porque todo suena igual de emocionante y contundente. Claro que es tanta la intensidad con que se aplican de principio a fin, a pesar de que el destartalado himno “Freak Scene” ejerza de necesario desengrasante, que a la hora y media la bola de sonido comienza a hacerse tan pesada que cuesta digerirla. Y entonces se van a la francesa con su cruda versión de “Just like heaven” y el público, satisfecho y empachado a partes iguales, prefiere no pedir postre. Algunos, esos sí, hubiéramos querido que Lou Barlow, que ejercía de telonero endogámico para la ocasión, estirase su pequeño y emotivo set, en el que recuperó joyas como “Too pure”, de su mejor época al frente de Sebadoh.

2 comentarios
  1. sheen permiso 27 marzo, 2015

    faltaron dos temitas más, por ejemplo the wagon….pero…
    Pulido, acertada crónica

  2. I like your analogy. I had a facbooek “friend” post the Athiesm quote and when I responded to it with something of the same analogy as yours she promptly deleted me. I guess the truth does hurt…

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies