Vanguardia cercana
Conciertos / Barruan

Vanguardia cercana

8 / 10
Asier Goiko — hace 2 meses
Empresa — Barruan Kultur Elkartea
Fecha — 04 octubre, 2019
Sala — Varios Escenarios, Bilbao
Fotógrafo — Dave Blanco / Barruan

Barruan es un super lujo de evento que tenemos la suerte de desgustar en Bilbao porque una serie de activistas culturales bilbainos pierden buena parte de su tiempo libre en hacerlo realidad. En este evento que se celebra en distintas localizaciones elegidas con mimo tenemos un maridaje de música y gastronomía que ya lo querrían para si en Donosti.

El primero de los bolos se celebró el jueves en el Muelle y se puede considerar que era el único display del género urbano del festi. Abrió la sorpresa local Mona Rora que debutaba acompañandose de beats vaporosos sin autotune pero con alguna reverb noctambula, Desarrollo un set corto, que así se hizo, de beats neo souleros y un r’n’b moderno y low key, sorprendió en el anteúltimo tema emocionando ella sola con el piano. Deva se presuponía plato fuerte de la velada y no decepcionó para nada. Armada de Autotune, una actitud arrolladora y una compañera que tiraba los temas y le hacia los coros, fusionaron Trap, reggaeton y dancehall de toques latinos, con clase. Se notaba una gran influencia del hip hop y el rnb americanos que se descubrieron durante todo el repertorio y en las acertadisimas versiones de “Goosebumps” de Travis Scott y “Bitch Better have my Money” de Rihanna que sonaron bestiales, sin desmerecer el resto de repertorio por supuesto.

El viernes en un hall de etiqueta del Azkuna Zentroa, Soledad Velez demostró que su reinvención desde aquellos inicios folk en inglés a esta electrónica pop en castellano, con una gran influencia de los años ochenta, es una realidad asentada. Ataviada de varios teclados tirando ella misma los beats y arreglando y cantando por encima, llamaba la atención con un pelo platino engarzado en dos trenzas y unas gafas retro enormes y galácticas. Preguntó a los asistentes a ver quien le invitaba a su casa antes de atacar “Vamos A Tu Casa” y terminó el repertorio con un final medio épico ante un público no demasido receptivo en la recta final. El dúo holandes Polynation apostó por una electrónica elegante con elementos House y post rockeros por igual, añadiéndole a la mezcla samples, algunos glitches y una batería tocada ad hoc. Molaron algunos momentos un poco Tortoise y algunas jams baterísticas extendidas a lo largo del repertorio. El jerezano Bronquio se presentó como la sorpresa del día, con una electrónica bombástica, estridente y atrapante. Sazonada con imagenes de motorístas inquietantes con momentos de reggaeton oscuro y de dubstep grandilocuentes en el buen sentido de la palabra y triunfando entre el personal como el que repartía cromos en la puerta del colegio.

El sábado unos setenta suertudos tuvimos la suerte de participar en la Jamada/Concierto de Dando La Brasa y Amorante. El de Elgoibar cual Flautista de Hamelin hizo su entrada en el Txoko de Deusto con trompeta y cencerro y nos atrapó en su viaje en el que el protagonista era un control total y absoluto sobre la practica del looping y una fusión de estilos de éste planeta pero huyendo de lo obvio. Momentos Nueva Orleans, africanizados con poso euskaldun, creando beats con la boca para retorcerlos y hacerlos bailar con autotune y llevarlo a la ranchera. Contó historias, las interpretó y tocó sintes, guitarra, trompeta y lo que quisiera. Como el trabajo de un pintor deconstructivo que dibuja paisajes combinando elementos a priori super dispares pero que funciónan en un show con un magnetismo inapelable. La jamada posterior por supuesto supo a gloria.

De vuelta en el Azkuna Zentroa por la noche esperábamos con ganas el show del dúo Los Manises, que dispusieron del recinto como escenario a nivel del suelo con los asistentes rodeándolos como en los conciertos de Hardcore. Su show se hizo corto con esa mezcla de ritmos africanos con cadencias un poco post rockeras y emo. Disfrutamos mucho. Los Voluble mostraron una rave sonoro audiovisual con toneladas de contenido, sampleando un millón de referencias que van desde el flamenco profundo hasta el hip hop del Compton más duro: diversión y reivindicación todo en uno, por que “Party in Barruan is not a crime”. Y que así siga por muchos años más.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies