Entre butacas y mascarillas
Conciertos / Actual

Entre butacas y mascarillas

7 / 10
MCD y José Hernández — 11-01-2021
Empresa — Ayuntamiento de Logroño / Gobierno de La Rioja
Fecha — 02 enero, 2021
Sala — Varios escenarios / Logroño
Fotógrafo — Actual Festival

La edición de Actual 2021 se presentaba, evidentemente, condicionada por la situación de excepción en la que nos encontramos. Es de agradecer la osadía de las instituciones en aventurarse a realizar la presente edición del festival con todo lo que ello supone. A decir verdad, lo fácil hubiese sido prescindir de la presente edición. Cabe resaltar las escrupulosas medidas de seguridad adoptadas por la organización de los diferentes eventos en todo momento, demostrando una vez más que la cultura es segura y que es posible disfrutar de eventos en esta nueva realidad a la que nos enfrentamos, reivindicación que fue constante por parte de los artistas que pasaron por los diferentes escenarios de Actual.

La agenda del festival se modificó con respecto a ediciones anteriores, esta vez ocupando la última semana del 2020 con el sobrenombre de preActual, además de la tradicional primera semana del año, adaptándose a recintos que tuviesen la capacidad de albergar los conciertos como es el caso de la Sala Gonzalo de Berceo y Riojaforum. Así pues, el 26 de diciembre se daba el pistoletazo de salida en la Sala Gonzalo de Berceo con el concierto de Jack Bisonte. El dúo madrileño salió a escena en medio de un silencio sepulcral y con la expectación de un público deseoso de concierto. Carlos y Miguel dan vida a un proyecto que crece considerablemente en directo haciendo de su espectáculo una amalgama estilística fundamentada en la música negra, el neosoul, la electrónica y el pop más liviano y amable, llegando incluso a coquetear con el rap. Miguel, responsable de toda la base rítmica de la banda, sirve de contención a la melodía y armonía desbordante de su frontman, Carlos, quien dejó muestra de su gran fuerza vocal y su carisma sobre las tablas. Actitud que sorprende tratándose de una formación tan joven y aunque les falte rodaje, como bien reconocía el propio Carlos, no le privó de ofrecer un gran concierto. Todo un descubrimiento que a buen seguro dará que hablar en un futuro próximo.

La segunda jornada del festival vendría acompañada de otra propuesta revolucionaria, María Peláe (foto inferior), que apuntaba otro sold out. La malagueña, asaltó la Sala Gonzalo de Berceo rindiendo homenaje a Lola Flores, acompañada de percusión y DJ. El flamenco y la electrónica son la base musical de este espectáculo, si bien es cierto que pudimos ver guiños a estilos tan diversos como el rap o la canción de autor. Bases electrónicas con una producción más que notable que empastan a la perfección con la visceralidad y desenfado de María. Un show, sin duda, para el espectador más abierto y sin complejos.

Ámbar Gray y Micelio Eléctrico fueron los encargados de ser la primera actuación de artistas locales. Lejos de que parezca que su presencia en el festival sea condescendiente, los conciertos de estas dos jóvenes bandas son probablemente lo mejor que vimos en cuanto a propuesta artística y transgresora (cada una en su estilo) sobre el escenario de la Sala de Gonzalo de Berceo, si bien es cierto que su puesta en escena necesita recorrido ya que para ambas formaciones se trataba de su primer concierto. El dúo Ámbar Gray nos presentó un espectáculo con una puesta en escena sugerente y una propuesta musical electrónica que nos transportó al Bristol de los 90. Un trip hop modernizado y edulcorado con la imponente voz de Katie Scrantom. Las bases electrónicas de Fabio Cortés y las melodías amables de Katie nos sumergieron en paisajes oníricos alterados por rítmicas contundentes. Una propuesta prometedora basada en el downtempo y el gusto por la melodía a la que objetar una producción superable de sus sonidos que seguro mejorará con el rodaje de la banda. Micelio Eléctrico, una formación nueva pero con miembros altamente experimentados y con gran bagaje encandiló al público desde el primer acorde. El trío formado por Iggy, Pablo y Cachón abarca un amplio espectro estilístico que va desde la tradición del blues y el bluegrass hasta los sonidos mas modernos del progresivo y el postrock. Melodías vocales, en ocasiones, eclipsadas por la contundencia instrumental de la banda. Amalgamas rítmicas y pasajes instrumentales evocadores que, literalmente, nos volaron la cabeza. Juan Zelada sería el último artista en actuar en este particular preActual. La banda madrileña nos ofreció un viaje a los sonidos de raíz de la Motown. Soul en todas sus vertientes ejecutado con una maestría instrumental y vocal de primera línea, entre las que Juan nos cuenta anécdotas sobre sus canciones y coquetea con el público haciéndolo participe de un show dinámico que fue creciendo en intensidad y que nos dejó muy buen sabor de boca siendo capaces de transportarnos lejos de nuestras fronteras sin tan siquiera cerrar los ojos.

Ya entrados en 2021, el 2 de enero arrancaba con la actuación de Travis Birds (foto inferior) sumando un nuevo “sold out” a los de las cuatro jornadas anteriores en la Sala Gonzalo de Berceo. El trío madrileño nos empapó de rumba con una escenografía sencilla y un repertorio basado en su, hasta ahora, único disco “Año X”, intercalado con algunos temas nuevos de lo que será su próximo disco. Una artista prominente que aún se encuentra en plena búsqueda para hacer madurar su espectáculo pero que nos impregnó de sensibilidad, esa misma que musita en sus canciones.

Por fin se abría el ciclo de conciertos en Riojaforum, aglutinando hasta 600 espectadores en su primer evento. Messura y El Drogas hacía semanas que habían agotado las entradas del auditorio. Messura (foto inferior) se presentó ante un público sediento que recibió a la banda con una sonora ovación. Un sonido mejorable hacía casi inaudible la voz de un Diego visiblemente nervioso pero que supo remontar a medida que transcurría el repertorio. Intensidad, actitud, emociones y falta de rodaje a partes iguales. Sirvan de eximente el año en blanco sin tocar, los cambios en la formación de la banda y la cantidad de problemas técnicos que conforme se sucedían iban emborronando un concierto que, bien es cierto, ejecutaron de manera sublime. Sin duda no fue la mejor noche de Messura, pero que fue mejorando conforme avanzaba su concierto. El público fue sin lugar a dudas el apoyo más importante para que la banda nos dejase con un buen sabor de boca.

Un cambio de backline trepidante a la vez que accidentado hizo que El Drogas (foto inferior) improvisase su aparición en escena ataviado con su guitarra de 12 cuerdas para que acto seguido compareciesen sus músicos con un sonido absolutamente demoledor que nos rizó las pestañas. Hace tiempo que al de La Txantrea no le hace falta servirse de los éxitos de aquella gran banda llamada Barricada para engalanar al respetable, muestra de ello es que todo su set fue casi íntegro de su obra en solitario. Bien sea por que no estamos acostumbrados a disfrutar sentados de un espectáculo como el de El Drogas o por qué nos supo a poco apenas una hora de show, lo cierto es que todos nos quedamos con ganas de mucho más.

El retorno a Gonzalo de Berceo para disfrutar del concierto de Maruja Limón supuso una grata sorpresa. El sexteto catalán, formado íntegramente por mujeres, nos dejó literalmente boquiabiertos. Un espectáculo entre lo flamenco y los ritmos latinos tradicionales maridado con una frescura colosal. Destreza instrumental, puro arte y desparpajo sobre las tablas. Todo ello con tan solo un disco y 6 años de carrera como banda, sin duda uno de los fenómenos de esta edición del festival. Llegada la tarde volvimos al Riojaforum y otra vez con “sold out”. Fuerza Nueva (foto inferior) llegaba por primera vez a Logroño. El provocador proyecto conjunto de Los Planetas y El Niño de Elche, recoge el testigo perturbador de obras como “La leyenda del tiempo” u “Omega”. Una intro aplastante con un “A las barricadas” sampleado nos ponía en situación de lo que íbamos a presenciar. Haciendo un recorrido por las canciones de su único disco, Fuerza Nueva fue capaz de crear una atmosfera que atrapó a los presentes con sus constantes píldoras en forma de canciones in crescendo casi sin límites, la potencia sónica de la banda junto con la imponente voz de El Niño de Elche y el acompañamiento de Jota nos cautivó por completo, ni siquiera el controvertido mensaje, significado y letra de sus canciones y adaptaciones de himnos nos permitió parpadear ni un segundo, mérito atribuible también a la producción audiovisual que acompaña a este espectáculo.

Tu Otra bonita (foto inferior), en el medio día del día 4 en el teatro Gonzalo de Berceo, siguen con una tónica muy recurrente en esta edición del festival; la rumba, la fusión y la guitarra española. Los madrileños, esta vez en formato trío, salieron al escenario con melodías suaves de guitarra aflamencada que prometían un concierto íntimo y contemplativo. Conforme el repertorio iba transcurriendo asomaba, de manera creciente, ese espíritu festivo característico del estilo. Percusiones medidas y guitarras estudiadas sirven de apoyo a las melodías cercanas y coreables de sus estribillos. Sátira en la lírica y temas que varían entre lo íntimo y lo bailable, que sirven como anzuelo para un público deseoso de dar palmas, cantar e incluso bailar (sentados).

Las expectativas estaban altas para el día de Silvia Pérez Cruz (foto inferior y encabezado) y su banda, y solo en los primeros compases del concierto ya mostraron el poderío a partes iguales de cada uno de los músicos que pisaba las tablas. Un formato poco común (piano, violín, guitarra, bandurrias, batería y contrabajo) con reminiscencias jazzísticas que evocan a la música popular más ancestral mirado desde el prisma conceptual de la modernidad. Con la propuesta de “Farsa”, como reza el título de su show, cada uno de los instrumentistas tiene su momento musical como solista en el que lucen su gran habilidad y sensibilidad. Un aquelarre romántico y lleno de fuerza que eriza la piel en muchos pasajes y en el que Silvia es una más sobre el escenario. Porque si he de sacar un pero es precisamente ese, el nombre. No me parece justo que una banda de la magnitud artística como esta quede relegada a un segundo plano. Este es, posiblemente, el concierto más completo que he visto en los tres últimos años, aún sin ser consumidor de estos géneros populares tan diversos y a la vez tan bien encadenados.

Jano y Ariadna son los dos miembros de TéCanela (foto inferior). Un espectáculo minimalista de guitarra y voz, influenciado por el mestizaje, con pasajes que recordaron a la chanson y a proyectos como La Mandrágora. Su corta trayectoria como dúo, no fue obstáculo para dar muestra de su buen hacer, pese a la inocente espontaneidad para con el público, pareciendo a veces que dicho encuentro fuese casual y no un concierto al uso. Un show notable para cerrar el ciclo en la Sala Gonzalo de Berceo.
Colectivo Panamera son, sin duda, la gran decepción de esta edición. Sin rodeos, esta banda no es acreedora de un recinto como Riojaforum, por propuesta y por respuesta. La propuesta, por muy mainstream con respaldo multinacional que fuera, resultó escasa. La respuesta, una entrada pobre con un cuarto de aforo, emborronando así el pleno de sold out de todos los espectáculos. Los viejos fantasmas de las perdidas de rumbo del festival volvían a acechar. Mientras el público agitaba los brazos y bailaba como bien podía en su butaca, (sí, tienen su público) llegó el final del show. Hubo quien pidió otra, yo no pude esperar al bis.

El trío barcelonés Stay Homas (foto inferior) protagonizó la última velada del Riojaforum, con dos tercios de la entrada vendida. Este formato nacido en una azotea en pleno confinamiento ha utilizado ese empuje de las redes para hacer realidad un proyecto que no tenía ni nombre. Y esta “prisa por llegar” impregna irremediablemente su repertorio, lleno de vaivenes estilísticos (rumba de la rambla, reggae, bossa-nova, y fusión amable) envueltos en un buen rollo que hacía las delicias del público más joven. Sí es cierto que son músicos con talento y desparpajo, pero han de encontrar su sitio. Algo que a buen seguro conseguirán dada la juventud de los integrantes. Un concierto para todos los públicos, menos para el exigente, que de ninguna manera ha sido acertado para la noche de clausura del festival.

Como en ediciones anteriores, el festival, abarca otras disciplinas artísticas además de la música. Las artes plásticas, teatro, danza y cine. Eventos que crecen año tras año en interés y afluencia de público. En cuanto a las artes plásticas, performances, charlas y demás, se desarrollaron un total de 12 actividades: Actúa, luz!, Cuidado y peligro de sí, Xanadú, Naturalmente actual, La noche de la luz, Muestra de arte joven, Archaia, Cuerpo en cubo blanco, Cruzar el puente, Intervalo único de tiempo autocensurado, Viñetas de cine, Viñetas de cine “freaks” la película maldita de Hollywood y No hay ningún problema. Todas ellas han sido apreciadas y valoradas notablemente, cada una en su estilo, por el público.

Por otro lado, se desarrolló el Fiver (festival internacional de videodanza) que desde hace unos años está enmarcado dentro del festival Actual. En esta edición, dadas las circunstancias, se realizó en streaming con un total de 1923 conexiones para siete de las propuestas y en presencial en la biblioteca Rafael Azcona para una de ellas. Las compañías de danza y video danza internacionales que participaron en esta edición, suman un total de ocho. Los voluble, Annie Pui Ling Lok y Juan Ayala, Cuerpos confinados, Alberto Cortés y Rosa Romero, Anti Status Quo, Marina Guzzo, Richard Mascherin, Kònic Thtr.

El teatro, que de unos años aquí, ha ido tomando relevancia dentro del cartel nos ofrecía una selección de ocho obras representadas por siete compañías locales y una nacional. Escenario insólito se hace cada vez más importante dentro del festival y en esta ocasión, las obras ofrecidas son M.A.R. (compañía nacional), Terapia (foto inferior), Banana Boat, El mago, Extraños encuentros, Orient estrés, X-Vocaciones, Esencia, Viaje de invierno. Consiguiendo colgar todas ellas el cartel de “no hay entradas”.

Otra de las disciplinas que acompañan al festival desde sus inicios es el cine. Este cuenta con un público fiel que llenó el teatro Bretón para disfrutar de los largometrajes: El agente topo, Perisischstunden, Druk, Effacer l´historique y Gagarine, Nowhere special. Todas ellas muy bien recibidas por el público desde la variedad estilística que se proponía. Por otro lado, Sueños en corto, proyectado en los cines 7 Infantes nos ofreció una selección de seis cortometrajes. Amor en plano secuencia, 16, Orquesta los bengalas, El chico del tren, Ferrotipos y Distancias. También en esta disciplina se introdujo el Palmarés Octubre Corto con la selección de los cortometrajes: Lake of happines, A la cara, Carne, El infierno, Mateorem ama.

Otra de las jóvenes incorporaciones del festival es el Actual en Familia, una selección de propuestas “infantiles” que van desde el teatro hasta la música y que hace que el festival no se centre solamente en el público adulto, consiguiendo así la participación de los más jóvenes en la cita cultural más esperada del año en Logroño. Los espectáculos fueron: Hobo y el mundo chiquitín, Billy boom band trío, A su servicio, Se mueve… un pez y Cuentos desde la caverna (foto inferior).

La guerra de bandas ha sido algo muy especial este año, al no poderse hacer presencial, las bandas participantes lo hacían a través de un vídeo en directo, y con un total de 4.000 votos on line los ganadores fueron Superfuzz que junto con Debruces (ganador de la anterior edición) son las primeras confirmaciones para la edición 2022.

Una iniciativa nueva y que mira por las bandas locales es el Actual Impulsa. Apoyada en la filosofía de potenciar y sacar a palestra la profesionalización de bandas con cierto recorrido nacional, y poner sobre la mesa el talento artístico y técnico de la región, el proyecto consta de la grabación audiovisual de tres temas en directo que sirva como material de promoción de las bandas y artistas seleccionados. Los seis primeros en participar son: Oslo Ovnies, Lou Cornago, Ysa Bermejo, Tobogán, Tündra y El cuarto verde.

La conclusión a sacar de la edición del 2021 está clara: Actual ha salvado los muebles, todo un logro dada la situación de alerta sanitaria en la que nos encontramos. Un Gobierno de la Rioja valiente, apoyado en medio millar de profesionales, ha conseguido hacer realidad el lema con el que nació: Cultura segura. El festival redujo los aforos a la mitad, y éstos se llenaron en casi todos los espectáculos y propuestas con un 90% de afluencia, con 14.000 asistentes en total. Dos semanas intensas y llenas de cultura para el público más variopinto y ecléctico de La Rioja (las fronteras estaban cerradas). Por poner un pero; existe una falta de criterio artístico y dirección que se repite edición tras edición, hecho que diluye la personalidad del “escenario de culturas contemporáneas” en una amalgama estilística y eclecticismo difícil de seguir y encuadrar. Algo que con el reciente nombramiento de Santiago Tabernero (guionista y director de cine) como director artístico para la edición 2022 a buen seguro se corregirá y, por fin, el festival volverá a tener un rumbo más concreto.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.