Los seis artistas Eurovisivos favoritos de Varry Brava
Especiales / Varry Brava

Los seis artistas Eurovisivos favoritos de Varry Brava

Redacción — 20-01-2022
Fotógrafo — Fragmento de vídeo

A los murcianos Varry Brava les íbamos a proponer que nos descubriesen los seis discos de su vida, pero pensándolo bien cambiamos de idea. ¿Qué mejor en estos momentos previos a su paso por el Benidorm Fest que preguntarles por sus seis artistas Eurovisivos favoritos de todos los tiempos?

Al margen del Benidorm Fest, Varry Brava siguen adelante con su gira “A bailar que son dos días”, que pasará finalmente por Madrid el 22 de enero (Inverfest, La Riviera) y por Barcelona el 5 de febrero (Cruïlla La [2] de Apolo).

Raphael (1966)

(Óscar Ferrer) Conocí a Raphael por la tele, cuando sacó “Escándalo”. De repente vi a un señor descamisado gesticulando de forma exagerada mirando a cámara fijamente con un vozarrón gritando “¡Escándalo! ¡Esto es un escándalo!”. Aquello me impresionó mucho. Es el teatro y el genio. Para mí el mayor artista melódico de aquella generación. Raphael es el primer ejemplo a seguir de todo aquel que se sube a un escenario. Sus canciones y su figura, tanto en Eurovisión como en el resto de su carrera, han sido la gran influencia y marca de nuestra canción “Raffaella”.

Julio Iglesias (1970)

(Óscar Ferrer) Escucho a Julio Iglesias desde niño. Mi padre lo ponía siempre en el coche, desde sus canciones como autor en su paso por Eurovisión a las producciones de Ramón Arcusa o Manuel Alejandro en los ochenta. Me flipa la naturalidad con la que se adapta a cada tiempo en sus más de cincuenta años de carrera. Da igual lo que cante, todo lo hace suyo. Es un encantador de serpientes. Su forma de interpretar es única y es imposible cantar tan
bonito. Sin la figura de Julio Iglesias nunca hubiéramos podido escribir “Raffaella”.

ABBA (1974)

(Vicente Illescas) Diría que uno de los nombres Eurovisivos que más me han influenciado es ABBA. Aparte de que soy superfan, cuando aparecieron en la edición de 1974 fue una de las pocas bandas, sino la única, que se atrevió en aquel momento a participar en un evento como Eurovisión. Encima ganaron, porque “Waterloo” es un temazo. Tiene mucho mérito que una banda con tanto reconocimiento quisiera participar, siendo un evento con larga tradición de solistas, intérpretes o bandas no conocidas. Creo que fue un acierto porque Eurovisión es (y era) una fiesta de la música y ellos tenían la canción del año.

Franco Battiato (1984)

(Aaron Sáez) Es un artista que me ha marcado muchísimo siempre y además también falleció este pasado año como Raffaella. Está presente en cada una de las canciones que hacemos. Le llevamos debajo de la piel y es imposible olvidarle. Su actuación en Eurovisión no es solo con una de las canciones del mundo entero que más me gusta, sino que además fue en el año en que nací, lo cual siempre marca un poco más si cabe.

Rosa de España o Rosa López (2002)

(Vicente Illescas) Puede sonar un tanto “freak” o no, pero a mí Rosa de España me marcó. Aquel año fue la explosión de la primera edición de “Operación Triunfo” y sentí que todo un país estaba con ella. Estuve un tiempo desconectado de Eurovisión y su propuesta fue, para mí, un punto de inflexión y creo que consiguió un puesto muy digno y tenía una canción muy buena. Me hizo, de nuevo, recordar aquellas noches en familia viendo Eurovisión y volví a sentir la emoción como aquellos tiempos. Una propuesta muy acertada.

Sebastien Tellier (2008)

(Aaron Sáez) Para mí es el músico más grande, más completo, más desinhibido, más sexual, más lascivo y más poético de los últimos veinte años. Mi amor por él es perenne y encima le conocí en Eurovisión cuando llevó “Divine”, del disco que le produjo Daft Punk. Poco más puedo decir.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.