Retrovisor: Immaculate Fools
Especiales / Immaculate Fools

Retrovisor: Immaculate Fools

Fernando O. Paíno — hace 10 meses
Fotógrafo — Archivo

Origen: Kent, 1984

Immaculate Fools ha sido un referente del pop-rock de los años ochenta, una de esas bandas que marcaron una época gloriosa, rebosante de aristas estéticas.

El conjunto surgió en la ciudad de Kent durante el ecuador de la década. Los hermanos Weatherill, Kevin y Paul, decidieron crear una banda única que lograse encapsular un sonido personal y complejo, teniendo como patrón la música pop, pero adhiriendo un crisol de influencias que hicieron de su sonido algo realmente único. “Vivía y trabajaba como músico en Londres y me había convertido en parte de un grupo de músicos que también eran amigos. Hasta la edad de 30 años fui bajista, pero había decidido que era demasiado viejo para el rock stardom. Vendí mi bajo, compré una guitarra y comencé a escribir canciones para conseguir un acuerdo con un editor y escribir canciones para otros artistas . Martin Ansell me dijo que me ayudaría a preparar algunas demostraciones. No planeaba cantar estos temas para mí, pero me sugirió que los cantara. Lo hice y descubrí que tenía algún tipo de voz que podía encajar en el trabajo. Mientras tanto, empezamos a tocar en vivo, y así nació Immaculate Fools comentaba Kevin.

Definir su sonido resulta complicado, en cierta razón esto es debido a la gran variedad de influencias que nutren al conjunto. “Empecé con el blues, John Lee Hooker, Howlin´Wolf, Muddy Waters, luego caí en la música pop: Small Faces, Kinks, Beatles, Stones, Pretty Things. También artistas como Bob Dylan, Leonard Cohen y muchos más. Entrando en los 80, mis artistas favoritos en ese momento serían David Bowie, Psychedelic Furs, Talk Talk, Waterboys y Robert Palmer”. Con este complejo nutriente inspirativo, crearon sus dos trabajos más emblemáticos, Hearts of Fortune (1985) y Dumb Poet (1987). Además han sido reeditados recientemente en edición especial de vinilo de colores con sonido remasterizado por el sello madrileño Larvin Music. Dos de los álbumes que mejor condensan la esencia de Immaculate Fools y de los que Kevin nos comenta: “Aún uso esos dos álbumes como referencia y en vivo, por supuesto; todavía canto algunas de esas canciones y todavía estoy aprendiendo a cantarlas”. Y es que ambos discos fueron los encargados de encumbrarlos hasta el estrellato. Cortes como ‘Save It’, el celebérrimo ‘Immaculate Fools’ o ‘Wish You Were Here’ nos dejan bien claro el porqué esta banda puede ser considerada un emblema del sonido de los ochenta. Su debut ‘Hearts of Fortune’ patentó un estilo complejo y personal. Esta fórmula secreta consistía en una combinación perfecta de líneas de guitarras ensambladas a un bajo firme a la vez que dinámico. Su continuación editorial, ‘Dumb Poet’, certificó la calidad del conjunto hasta puntos insospechados con temas como ‘Tragic Comedy’.

Tras tres álbumes publicados a lo largo de la nueva década, la formación decide poner punto y final a su andadura durante el año 1997. “La emoción había desaparecido y me perdí musicalmente en ese momento. Decidí terminar la banda y volver a mis raíces que era el blues, y usar eso como trampolín para mi próxima aventura musical.” Es entonces cuando Kevin Weatherill decide embarcarse en una aventura en solitario bajo el nombre de ‘Dirty Ray’, donde trabajó con importantes músicos y obtuvo interesantísimos resultados. Sin embargo, y coincidiendo con su nuevo emplazamiento en Galicia, Kevin decidirá reformar Immaculate Fools en 2010. “Volví a tocar en España y planteé una nueva versión de la banda a petición de un par de amigos que insistieron en que debería permanecer en el mundo de la música. Vine a España con músicos ingleses, pero desde entonces he hecho algunos cambios. En este momento actual estoy trabajando con un par de músicos ingleses y un par de gallegos. Galicia siempre ha sido mi segundo hogar” .

“Hearts of Fortune” (1985)
“Hearts of Fortune” supuso su éxito inmediato. Un decálogo de éxitos que exhala estilo y elegancia dentro del pop, moldeando un sonido propio en el que se sintetiza de manera ideal todos los ingredientes de la new wave. Su mayor éxito fue sin duda el corte que les dio nombre, “Immaculate Fools”.

“Dumb Poet” (1987)
Con este segundo trabajo los hermanos Weatherill alcanzarán dimensiones acústicas inigualables. “Dumb Poet” se muestra mucho más intimista y personal que su predecesor. Hablamos de un disco en el que se ensamblan las melodías con una ingente dosis de experimentación, haciendo de sus composiciones auténticas maravillas.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies