20 años de “White Pony”, la obra maestra de Deftones
Especiales / Deftones

20 años de “White Pony”, la obra maestra de Deftones

Jesús García Serrano — 21-06-2020
Empresa — Maverick/Warner
Fotógrafo — Archivo

A las puertas de lanzar un noveno álbum de estudio, Deftones, con una discografía sumamente envidiable, continúan siendo una de las bandas más representativas y respetadas del metal alternativo. Repasamos su trayectoria para celebrar las dos décadas que han pasado desde el alumbramiento de “White Pony” (Maverick/Warner, 00), su trabajo más aclamado, del que se espera además una inminente reedición que incluirá un disco de remixes.

Tras el éxito de sus dos contundentes primeros álbumes, “Adrenaline” (95) y sobre todo de su excitante “Around The Fur” (97), era sumamente complicado atisbar el sorprendente giro que adoptarían los californianos en su tercer álbum. Predominantemente más pausado y experimental, “White Pony” daba la espalda a todo aquello que estaba teniendo éxito en el mercado. Sin duda un trabajo de carácter atemporal que transgredió géneros y etiquetas, cuya reputación se ha mantenido por encima de las modas y que ha acabado por convertirse en una obra de culto.

Producido por Terry Date y por la propia banda, “White Pony” (00) presentaba un sonido limpio, pesado y asfixiante, que desaceleraba las altas revoluciones de sus dos primeros trabajos, sin dejar de lado la agresividad y los contundentes riffs de guitarra marca de la casa. Así, se dio forma a una nueva identidad que mezclaba el rock alternativo de coetáneos como Faith No More y el hardcore de Refused con el space rock de Spiritualized, el post-metal de Neurosis, o el shoegaze de My Bloody Valentine.

La música de Deftones no es para oídos sensibles, pero para los más avezados es fácil dejarse llevar por la oscuridad espacial que infligen Stephen Carpenter (guitarrista) y Chi Cheng (bajista), aderezada por la sobresaliente pegada de Abe Cunningham (batería). Por ende, sobre la exquisita mezcla, que compacta las sugerentes atmósferas de Frank Delgado (teclista), se mueve la versatilidad vocal de su cantante, Chino Moreno, fan confeso de Morrissey, que bebe tanto de los berridos de Black Flag como de las melodías de The Cure.

“White Pony” es un trabajo en el que predominan las baladas y los medios tiempos y donde sobresalen la rabia sostenida de las lentas, atemporales y exquisitas “Digital Bath” y “Change (In The House Of Flies)”, la majestuosa “Knife Party” que hace gala de una endiablada progresión vocal de la actriz Rodleen Getsic con ecos a “The Great Gig In The Sky” de Pink Floyd, una soberbia “Passenger” con la aparición estelar de James Maynard Keenan (Tool, A Perfect Circle, Puscifer) o la letalidad abrasiva de “Elite”.

Lejos de contener una pista que, aparentemente, pudiera funcionar como un single que reprodujese los patrones repetitivos de principios del nuevo siglo, su sello les presionó para que “redondeasen” la propuesta con una nueva canción, proceso que culminaría con la entrega de “Back To School (Mini Maggit)”, que en realidad era una versión acelerada, con letras expandidas en clave hip hop, del ya excelente tema que cerraba el disco, “Pink Maggit”. En cualquier caso, “White Pony”, con o sin la ayuda de este nuevo single, hizo que la banda siguiera creciendo, reventando auditorios, estadios y festivales con su brutal directo, que alcanzó el multiplatino y que ganase un Grammy (a la Mejor Actuación Metal por la canción “Elite”).

Por aquella época, Deftones surfeaban emparentados pero muy por encima de la corriente del nu metal que invadía tanto la MTV como las calles y conciertos de medio mundo, junto a otras bandas de excelente reputación como Tool, Nine Inch Nails, Rage Against The Machine o System Of A Down. Algo que les favoreció, pues de la escena nu metalera hoy apenas quedan en buena forma los gigantes Korn y Slipknot, de convocatorias inquebrantables, pese a las idas y venidas de algunos de sus miembros e incluso habiendo intercalado lanzamientos muy irregulares.

Los siguientes trabajos de Deftones fortalecieron su trayectoria; el aún más denso “Deftones” (03) y el continuista Saturday Night Wrist( 06) sirvieron para limar las aristas de una formación en estado de gracia que, no obstante, pronto se vería marcada por la tragedia.

A finales de 2008 y a punto de finalizar el que iba a ser su sexto álbum de estudio, “Eros”, Chi Cheng (bajista de la banda) sufrió un accidente de tráfico que le dejó en coma más de tres años y uno más en estado de seminconsciencia, incapaz de moverse o de articular palabra, hasta que finalmente nos dejó en 2013. “Eros”, que prometía ser de corte similar a “White Pony” pasó a ser guardado en un cajón de forma indefinida, con la promesa por parte de la banda de ser lanzado algún día en homenaje al final de una época. Sin embargo, más de una década después, su salida continúa en el aire, y las expectativas de los fans no han parado de ir en aumento hasta el punto de que se ha convertido en uno de los discos perdidos más famosos y esperados del rock alternativo.

Con Sergio Vega, procedente de Quicksand, sustituyendo a Cheng a las cuatro cuerdas, la nueva formación recuperó su mejor forma entregando dos trabajos impecables Diamond Eyes (11) yKoi No Yokan (12), que no hicieron más que acrecentar su legado y fortalecer su trayectoria, engrosada en multitud de conciertos alrededor de todo el mundo. Si bien su último “Gore” (16) no ha convencido tanto como sus anteriores entregas, la reputación de Deftones permanece imperturbable y sus seguidores se han manteniendo fieles, a la expectativa de cualquier movimiento de la banda.

Su esperado próximo disco, cuyo título, portada y tracklist están aún por anunciarse, ha sido ya grabado al completo y se encuentra en proceso de mezclas. Terry Date se encuentra al cargo, una vez más, de las labores de producción y su lanzamiento está previsto para septiembre, según comentaron los miembros de la banda la pasada semana. Los de Sacramento han asegurado en varias ocasiones que tendrá un sonido experimental que guardará cierta relación con el logrado hace veinte años ¿sonará tan impecable y grandilocuente como su obra maestra?

Para quienes deseen continuar deleitándose con el material clásico, Deftones tienen previsto, además, publicar una reedición de “White Pony”, que vendrá acompañada de un disco de remixes (del que aún se desconocen los detalles) al que la banda se ha referido en rueda de prensa como “Black Stallion” y en el que está involucrado el célebre DJ Shadow.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.