La banda mallorquina muestra en MondoSonoro su tono propio, alejado de convencionalismos, con estos dos temas.

Entre el hip hop y el funk está el camino que recorren los cuatro componentes de Trigga, banda que busca siempre alejarse de la épica callejera. Su principal sonido, de hecho, se acerca más al funk colorista, a los pianos melancólicos y los ritmos marciales que a otra cosa. Tal como ellos afirman, son hijos de la propia tradición local: tierra fértil en hip hop, pero con perfil apacible. Es difícil cantar sobre el fango en uno de los principales destinos turísticos del Mediterráneo.

Sin embargo, la banda busca agitar el panorama nacional a base de indómitos golpes de rap, funk y rock que transmitan buena vibra. Lo ecléctico del conjunto no termina aquí: hay gente tanto de la nueva como de la vieja escuela entre sus componentes. Además, sus historias, como no podía ser de otra forma dadas sus intenciones, son cotidianas, costumbristas; buscan celebrar la hermandad y la celebración de los presentes, pero siempre a través de un punch que solo está al alcance de unos pocos. Su single doble, “Hombre bueno” y “Disparos de córnea”, es un puro chute de adrenalina, y está disponible aquí: