“Hemos ido involucionando respecto a cómo lo hacen los grupos normales”
Entrevistas / Venturi

“Hemos ido involucionando respecto a cómo lo hacen los grupos normales”

Mara Gómez — 21-05-2024
Fotografía — Archivo

Venturi acaban de lanzar nuevo disco, Cómida Rápida (Emerge, 24), un manual de malos hábitos chorreante de guitarra, ironía y líneas frenéticas. Charlamos con ellos para indagar el menú estrella al que han dado forma.

La suya es la “típica historia del grupo que empieza en un garaje”. Dani (voz), Lucas y Jonás (batería y guitarra) unieron fuerzas en 2017 para crear Venturi. Varios festivales y temazos indiscutibles después (como ese “Darveider” que acaba de llegar al millón), “adoptaron” a Carlos (bajo) y el grupo despegó hasta este tercer álbum. “Al principio nos caía bastante mal… Era muy pesado”, comentan entre risas. Del amor al odio hay un paso, y ya sabemos que este grupo es muy de brincar: pronto congeniaron y consiguieron perfilar ese rock despreocupado que les identifica. “Ahora soy casi igual de pesado, lo que pasa que me tienen cariño”, precisa Carlos, orgulloso.

“Hoy en día es cómo funciona todo: a toda leche. Pero eso no significa que no haya nada bueno"

“La comida rápida no es comida basura” es el mantra que repiten hasta la saciedad. La idea aparece, paradójicamente, en una sesión de fotos, no de estudio. “’Comida rápida’ realmente surgió de la portada. Nos molaban las dos palabras porque contienen una idea muy sencilla de ‘no tomárselo muy en serio’, que cuadra con nuestro tono y a la vez te hace pensar”. Y es que aclaran que eso también es, en cierto sentido, una manera de ver las cosas. “Hoy en día es cómo funciona todo: a toda leche. Pero eso no significa que no haya nada bueno”. El ritmo de vida frenético, la cultura de usar y tirar y pistas que se devoran en un santiamén. “También lo relacionamos con nuestras canciones: muy cortas, aparentemente sencillas y para todos los públicos. ¡Como una hamburguesa del McDonald’s!”.

Lo cierto es que esta perspectiva relajada y satírica tiene mucho que ver con la propia personalidad de la formación. “Esa despreocupación nos define bien. Eso no quita que no estemos encima de las cosas y no nos afecten, pero cuando están mal tiramos para adelante y tampoco le damos muchas vueltas”. Ponen como ejemplo “Fat Toni”, uno de los temás más potentes del elepé, con una historia en la que tu mejor amigo se ha ido con tu novia. “El mensaje es ese de ‘Pues bueno, venga, vamos a brindar y brindo por ello’”. Una comedia romántica convertida en hit. De hecho, una de las cosas que han aprendido hasta ahora es precisamente a tomarse las cosas “con calma, con tranquilidad, relativizando. Porque esto no es llegar y besar el santo: es una carrera de fondo”. Recalcan también que si algo han sacado de todos estos años de festivales y carretera es que hay que “invertir en comodidad, quitar todos los elementos posiblemente negativos y reducirlo a lo importante: dormir suficiente, comer bien e ir a gusto con los colegas”.

Hacía tiempo que no veía a una banda de un tamaño como el suyo tomarse el trabajo con esa actitud positiva y ligera. “Si de repente el disco fuese una mierda y no le gustase a nadie, nos lo tomaríamos de la mejor manera posible. No dramatizamos nunca”. Es como si todo fuera fácil con Venturi al lado. Incluida la experiencia completa de grupo: bailar, sudar y repetir. “Nos sentimos totalmente a gusto con esta fórmula”, afirman. Un estilo que difiere un poco de su último EP, “Esta historia ya no está disponible” (Oso Polita, 23), en el que se movieron entre melodías más poperas. “Hemos ido involucionando respecto a cómo lo hacen los grupos normales, que empiezan más cañeros, más ruidosos, y se suavizan. Nosotros con este disco hemos hecho el paso inverso”. Todo responde a un tema de gustos y de su enfoque al directo. “Nuestra música está pensada para el directo, y nos gusta que sea muy enérgico”.

No hay más que escuchar sus letras para comprender que las noches con Venturi pueden llegar a durar muchas horas. Aunque siempre intentan mantener el misterio, admiten que suelen estar basadas en hechos reales. “En todas nuestras canciones e historias hay algo de verdad y nos reflejan un poco”. Les comento, pues, que espero que sea quien sea el protagonista de esa “Fat Toni” de la que hablábamos, espero que esté bien. “Podríamos decir que yo sería el que canta en una de las de los puntos de vista de la canción…”, admite tímidamente Lucas. Y hasta aquí podemos leer. Aunque lo que no podemos pasar por alto, para terminar con buen sabor de boca, es “Safari”. Probablemente el tema más fuera de la zona de confort de Venturi y una sorpresa electrónica que nos deja boquiabiertos. La canción nace con una base que Dani encontró por YouTube y la pasión por la electrónica de Carlos. “Pensamos en hacer algo como muy electrónico y muy Venturi a la vez”. ¿El resultado? Un Safari, el hijo del Fary y un tatuaje de Camarón como punto de partida de una rave a medio camino entre techno y guitarras.

Ronda Rápida ft. Comida Rápida

En honor a Fat Tony: si fuerais un personaje de Los Simpsons…
Smithers (Jonás), Ned Flanders (Carlos), Actor Secundario Bob (Dani), Bart Simpson (Lucas)
Si tuvierais elegir un grupo para que os versionara a vosotros…
The Rolling Stones (Jonás), Arctic Monkeys (Carlos), The Beatles (Dani), The Strokes (Lucas).
Si pudierais eliminar un mal vicio que tenéis… El móvil (todos).
Si solo pudierais escuchar a un único artista el resto de vuestra vida sería... A Elvis (Jonás), AC/DC (Carlos), Michael Bublé (Dani), Ada Oda (Lucas)
Si fuerais una comida rápida… Pizza (Carlos y Jonás), las Bacon Chees Fries del Foster’s (Dani), un cubo de Nuggets del McDonald’s (Lucas).
Si tuvierais que definir vuestros directos con una palabra…
¡Deporte de riesgo! (todos)

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.