“Hemos aprendido a cuidar más nuestro sonido”
Entrevistas / The Lookers

“Hemos aprendido a cuidar más nuestro sonido”

Álvaro Fierro — 06-12-2016
Fotógrafo — J.A.Areta Goñi (JUXE)

Desde el bolero de Ravel hasta el primer disco de The Lookers (“The Lookers” Bloody Mary, 2016) han pasado nueve décadas, y en la localidad vascofrancesa de Ziburu, se ha cambiado la cultura de los compases y ostinatos hacia el garaje y el descaro juvenil.

El postadolescente trío edita su primer elepé y las reminiscencias a la era dorada del rock, punk y garaje de los 70 y la labor de Lenny Kaye brotan de sus surcos. Influenciados por la línea física que separa la frontera entre Donostia y la región de Aquitania, educados en el Atabal, el Bukowski o en la disquería Bloody Mary, su homónimo debut consigue lo prometido por previos E.Ps: el relevo de una blank generation que nace con un Smartphone en la mano. Charlamos con ellos del proceso orgánico del salto al gran formato después de aprender, poco a poco, en el pequeño.

Editáis vuestro primer elepé tras un 10 pulgadas que puso el listón muy alto. En todo este proceso, desde vuestros comienzos, ¿qué habéis aprendido y habéis incorporado a este debut?
Llevamos mucho tiempo queriendo grabar un LP. ¡La primera tentativa fue en Enero del 2013! Grabamos unos 13 temas también, pero no nos gustó nada el resultado. Lo mejor (de lo peor) de estas sesiones esta en nuestro E.P “Fucking Panda“, que todavía no nos gusta mucho. Hemos aprendido a cuidar más nuestro sonido, yendo a por algo más limpio, no fijarse solo en la “caña” que vamos a meter sino también en las melodías y sobre todo aprender cantar los 3 a la vez.

Imagino que el proceso de grabación habrá sido como sugieren vuestros temas: directo, en poco tiempo…
Bueno, el proceso sí que ha sido rápido, todo en directo menos las voces y algunas guitaras. Pero la organización ha sido un horror, tuvimos una “maldición” para grabarlo. Primero cuando fuimos en el estudio de Ives en St Etienne, octubre 2015 (está a 7h en coche del País Vasco), nos llama al llegar que se le habían roto todas sus máquinas por una sobretensión… y pasamos solo unos días a ensayar y trabajar los temas. Luego volvimos ahí en enero 2016, y tuvimos que grabar en el estudio de un amigo suyo. Al volver se nos estropeo el coche y para acabar Ives cambió de software de mezcla y perdimos las pistas separadas de los instrumentos en plena mezcla… Por lo menos teníamos ya un master decente y es lo que tenéis hoy en día. Y sería muy largo si te cuento todas las anécdotas…

Estilísticamente estáis en la terna de bandas revivalistas del garaje que, a su vez, sean revivalistas de años anteriores. ¿La música, como la economía, se compone de ciclos?
Creo que no somos revivalistas.

La portada me recuerda a las que antaño hacían los grupos punks ingleses o franceses: la estética de un fanzine y cierto halo hedonista. ¿Qué queréis trasmitir?
El amor

Se habla que vuestras referencias musicales siempre son actuales, a saber, Ty Segall, Black Lips… Si tuvieras que quedaros con bandas que estaban en activo cuando no habías nacido, ¿cuáles serían?
Beatles, Pavement, Television, The Voidoids…

¿Qué fechas y lugares tenéis cerrados para presentar el disco?
De momento pocas, haremos una fiesta de presentación en el Bukowski el 7 de Enero y también en el Atabal (Biarritz) el 29 de Enero con las Death Valley Girl.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.