“He atravesado una etapa muy oscura de mi vida"
Entrevistas / The Drums

“He atravesado una etapa muy oscura de mi vida"

Álex Jerez — 19-06-2019
Fotógrafo — Archivo

“Hello darling!”. Jonny Pierce descuelga el teléfono con energía y muchas ganas de hablar de “Brutalism” (Anti/[PIAS], 19). Con este nuevo álbum, el segundo que lanza en solitario manteniendo el nombre de The Drums, Pierce ha vuelto a abrir su corazón en canal para los fans y hablar sin tapujos de su compleja situación emocional.

Tras una terrible ruptura amorosa, el artista ha tenido que cambiar su estilo de vida, recurrir a la rehabilitación para volver a quererse y limpiar así toda la oscuridad que le estaba consumiendo. Ahora, con el álbum fuera, busca ser un ejemplo para todos esos jóvenes que estén atravesando momentos tan duros como los que tuvo que vivir él y no cuenten con el apoyo necesario para superarlos.

De nuevo nos encontramos con un proyecto muy personal. ¿Cómo te sientes ahora que el disco está en la calle?
Me siento bien, pero a la vez un poco desolado. Es una sensación un poco agridulce. Cuando creo un álbum atravieso siempre la misma experiencia. Me abro tanto en el proceso de creación que me entrego por completo en cuerpo y mente; y, además, cuento todos mis secretos. Así que cuando lo termino siempre paso por una especie de depresión de la que me tengo que recuperar poco a poco.

"Lo que yo busco con cada disco es simplemente trabajar con la música que amo y mostrarme completamente tal y como soy".

El álbum se grabó entre Nueva York y California. Háblame un poco sobre todo el proceso creación.
Empecé a crear el álbum hace unos dos años. Es un disco que grabé entre Nueva York, Los Ángeles, San Francisco… Son nueve canciones en las que yo decidí abrirme de nuevo por completo a mis seguidores, que es mi actitud normal a la hora de componer. Eso sí, desde que estoy en solitario es la primera vez que hago un álbum de creación algo más colectiva, con músicos externos al proyecto, ya que solía encargarme yo de prácticamente todo. Desde cómo quería la batería a la mezcla del disco. Y tomar esa decisión ha sido muy positivo para mí, ya que cuando lo hacía todo yo era una experiencia muy dura. Era bonito, pero a la vez una entrega muy intensa.

En “Body Chemistry” hablas de esa sensación de depresión que me citabas al principio. Aunque, entiendo que en este caso está más relacionada con el desamor. ¿Es importante la rehabilitación en tu vida a día de hoy?
Sí claro. La salud es muy importante para mí. He atravesado una etapa muy oscura de mi vida llena de dolor, tristeza y desamor. En ella no pensaba en mí, en mi cuerpo y lo único que hacía era beber todo el tiempo. La terapia me ayuda a salir de ahí, a escapar de esa tristeza que me consumía. “Body Chemistry” habla un poco sobre eso. He aprendido a querer mi cuerpo, trabajar sobre ello, rodearme de gente fantástica y ver las cosas de otra forma.

¿Entonces se acabaron las fiestas?
Eso también tengo que controlarlo (risas). Pero creo que más que acabar con ellas será una cuestión de ser más selectivo. Buscar el equilibrio.

Brutalism” es tu disco más pop hasta la fecha. ¿Qué te ha llevado a este sonido?
Después girar por todos lados, y estar en clubes increíbles, me enamoré de la música electrónica. Al comienzo de The Drums se priorizaban un poco más las guitarras y yo siempre había soñado con tener una banda completamente electrónica. Con mis discos en solitario tuve más libertad a la hora de explorar nuevos sonidos y me metí de lleno a indagar en la música electrónica. Ahora disfruto escuchando pop y haciendo música de este género. Lo que yo busco con cada disco es simplemente trabajar con la música que amo y mostrarme completamente tal y como soy.

Hablando de música electrónica, leí por ahí que SOPHIE te inspira como artista. ¿En qué sentido?
En todos los sentidos, creo que adoro todo sobre ella. Su energía, su coraje, su música… Es la voz de un colectivo que la admira y con la que se sienten identificados. Es muy bello todo lo que hace SOPHIE.

¿Te atreverías a meterte en el terreno de una electrónica más experimental como hace ella?
¡Dios mío! (risas) No sé si tengo las aptitudes suficientes para ello, pero me encantaría. Lo he pensado algunas veces, escucho mucho este tipo de música y admiro a gente que innova todo el tiempo, como Björk. Pero, sinceramente, no sabría ni por donde empezar. Creo que necesitaría un poco de ayuda para meterme en ese terreno.

"Pienso en esos jóvenes LGTBI, cuyos padres son conservadores y creyentes, que no tienen el apoyo de su entorno y se encuentran solos e incomprendidos".

¿Y cómo ves la situación de la visibilidad queer en la industria musical actual?
Creo que venimos de recorrer un largo camino, de luchar por la libertad y hacernos cada vez más fuertes. Internet ha ayudado mucho en esto, en que la gente pueda ver todo lo que, por ejemplo, hizo David Bowie a la hora de visibilizar al colectivo. Y creo que este crecimiento es importante para nosotros ya que hay que ser muy valientes. La industria está llena de intereses comerciales y presiones. Piensa que tienes que vender en Europa, en todo el mundo… No sabes el tipo de entrevistas que te vas a encontrar o si vas a tener que ir de promoción a Rusia. Pero bueno, cuando yo hace salí del armario hace diez años porque necesitaba ser libre, la situación era un poco más compleja. Ahora no siento ese miedo, así que creo que hemos dado un paso adelante aunque sea pequeño.

¿Crees que tu música puede ayudar a que la gente se sienta mejor?
Por supuesto que sí, y lo sé porque mi público me lo dice. Yo me abro en mis canciones, hablo de la soledad, de las inseguridades, de la depresión. Pienso en esos jóvenes LGTBI, cuyos padres son conservadores y creyentes, que no tienen el apoyo de su entorno y se encuentran solos e incomprendidos. Es normal que escuchando a The Drums se sientan representados y queridos. Ellos agradecen que, a través de la música, se hable de estas cosas. Yo hago música para eso, para conseguir que se establezcan este tipo de conexiones.

Siempre te has sentido completamente libre a la hora de hablar sobre sexo y usarlo en tus discos. Pero, ¿cómo ves el uso de esta temática en el panorama más comercial?
Creo que se habla bastante del sexo en el panorama comercial actual. Sin embargo, no tanto de un sexo que represente al colectivo LGTBI. Lo interesante es tratar este tema de una forma natural y hablar también libremente, y con más detalle de todo tipo de gustos y relaciones sexuales con los que se identifique el colectivo. Yo lo hago así y esto me hace sentir mucho más libre.

“626 Bedford Avenue” es como un himno de lucha para hacer frente a los problemas y vencer a todos tus demonios. ¿Crees que has conseguido la victoria en esta lucha?
(Risas) No habla de una etapa que tenga superar, trata más bien de conocerte a ti mismo y saber controlarte. Tener la capacidad de moderar muchas emociones que no son positivas para nadie. En este caso, por ejemplo, hablo de los celos o de la envidia por algo. De ser consciente de que estás sintiendo algo así y saber luchar contra ello para que no te perjudique.

Puedo escuchar el sonido de las olas del mar en “Loner” y además siento durante toda la canción una especie de miedo a quedarte solo para siempre. ¿Qué me puedes decir de esa canción?
¡Totalmente! Tengo una gran conexión con el mar, las olas. Esta canción habla de todo lo que yo sentía cuando estaba encerrado en un piso en Nueva York y lo único que se me pasaba por la cabeza era el qué hacía allí encerrado y lo que echaba de menos la sensación de libertad que da el mar. Esta canción es un resumen perfecto de cómo me siento en mi vida, de mis inseguridades en las relaciones humanas, de hacer lo que la gente quiere, la sensación de rendirse, no saber cómo voy a estar en el futuro… Además, es un ejemplo perfecto de lo que yo quería conseguir a nivel sonoro con este álbum.

Para terminar, ¿cómo ves el futuro de The Drums? ¿Vamos a tener más discos?
¡Oh! Lo espero, lo espero. Estaba pendiente de la respuesta de este álbum y estoy tremendamente agradecido con la acogida. Pero esto no es suficiente para mí (risas).

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.