“The Blue Nile han sido una gran influencia últimamente”
Entrevistas / The 1975

“The Blue Nile han sido una gran influencia últimamente”

Carlos Pérez de Ziriza — 04-05-2016

Los contornos del mainstream no siempre son firmes. Los del resbaladizo territorio boy band, tampoco. Los británicos The 1975 podrían haber sido adscritos sin sonrojo a los dos ámbitos con su primer álbum, el homónimo “The 1975” (Interscope, 2013). Pero en su segundo álbum, las cosas no son exactamente lo que en un principio parecen.

El sonido Stock, Aitken &Waterman o el azúcar glass de las boy bands al uso se mantienen en algunos cortes. Pero el Bowie de los primeros 80, el funk tiznado de gospel, el shoegaze cavernoso e incluso algún instrumental nocturno delatan que el suyo es un crecimiento sostenible y no exento de cierto crédito. Delineando un arco que, aunque intermitente, podría ir de Duran Duran a The Blue Nile (como lo leen). Su segundo retoño se llama “I Like It When You Sleep For You Are So Beautiful Yet So Unaware of It” (Universal, 2016). Lo presentan el próximo 17 de julio en el FIB, en la que será su segunda comparecencia en Benicàssim (tras la de hace dos años). Y su líder, Matt Healy (26 años), se presta a contarnos el cómo y el porqué de tan heterogénea colección de canciones.

Tras escuchar el disco, prevalece la impresión de que un título como “I Like It When You Sleep For You Are So Beautiful Yet So Unaware of It” se ajusta perfectamente a su contenido: es dulce pero sin llegar a ser demasiado empalagoso, porque también es largo y se presta a lecturas más complejas, como el propio saldo global de las 17 canciones. ¿Lo crees así?
Sí, completamente, y creo que la mayoría de la gente lo ve así. Queríamos hacer un álbum sin miedo, y ponerle ese título tan al principio del proceso fue algo que hizo que nos impusiéramos cierta presión. Puede ser abiertamente romántico o abiertamente ridículo, a la vez.

“La razón por la que la gente joven se engancha a una banda es porque comparten la misma forma de expresión”.

Es un trabajo muy diferente a vuestro primer álbum. Habéis reemplazado la primacía de las guitarras eléctricas y el formato más convencional de canción pop por los ritmos funky, los medios tiempos e incluso las baladas, ampliando vuestra paleta sonora, ¿no?
Sí, y era interesante hacerlo porque aunque solo llevamos un par de álbumes, estamos trabajando juntos desde hace mucho tiempo. ¿Has escuchado nuestros EPs previos?

No, la verdad es que no.
Lo digo porque todo el mundo nos menciona ese gran cambio entre un álbum y el otro, que creo que es cierto. Pero el primer álbum es lo primero que escribimos, y este nuevo es mucho más parecido a los EPs que pusimos en circulación incluso antes de que nuestro álbum de debut se publicase, aunque era un material grabado con posterioridad (luego averiguamos que se refiere a “Facedown”, “Sex”, “Music for Cars” y “IV”, todos publicados entre 2012 y 2013). Si se compara nuestro nuevo álbum con aquellos EPs, tiene todo más sentido, se aprecia la transición. Pero insisto: nuestro primer álbum era como un trabajo de concepto para nosotros, no se parecía a lo que era nuestra intención real, que era algo así como hacer nuestra particular banda sonora de una película de los años 80. Todo ha sido ahora más específico, y el ambiente de grabación, además, ha sido como una fiesta.

Supongo que, incluso asumiendo que muchos de vuestros fans son prácticamente adolescentes, o en cualquier caso muy jóvenes, este trabajo intenta demostrar que sois más que una boy band al uso, de las que tanto se han estilado en tu país, ¿no?
Así es. Hay una profundidad en nuestra banda que a simple vista no se veía. Y no hay tantas bandas grandes en realidad. La razón por la que la gente joven se engancha a una banda es porque comparten la misma forma de expresión: las mismas páginas web, los mismos canales de televisión o las misma emisoras de radio. Y nosotros creo que hacemos música pop por el arte de hacer música pop, mientras que otros hacen música pop por su comercialidad. Muchos de los chicos que se enganchan a nuestra música, si invierten más de diez minutos en escucharnos, se darán cuenta de que tenemos algo que decir. Y de que es algo relevante.

“Creo que a los puristas del sonido clásico de las bandas de Manchester les gusta pensar que todas suenan mas o menos igual”.

¿Y no teníais miedo de editar un álbum de 17 canciones en tiempos como estos, en los que casi nadie encuentra tiempo para prestar atención a álbumes tan largos?
Para serte honesto: no voy a repetir el viejo cliché de que eso tipo de cosas no nos importan. Al principio claro que lo pensábamos, estábamos aterrorizados por ese tipo de aspectos. ¿Lo aceptará la gente? ¿Seremos fiables? Tuvimos que meternos en el local y actuar según nuestros estándares. Siempre hemos tratado de hacer lo que nos apetecía, y este disco pedía ser una expresión honesta, más allá del número de canciones que comportase.

Teniendo en cuenta, sobre todo, que sois muy jóvenes, ¿Hay alguna banda que hayáis descubierto recientemente que os haya influido en ese cambio de dirección?
Creo que The Blue Nile han sido una influencia obvia para nosotros últimamente. Les descubrí algo tarde, después de que The 1975 nos formáramos como grupo, y creo que en este disco se nota que hemos tratado de acercarnos a la forma que ellos -y muchos otros grupos- tenían de hacer música en los años 80: sin temor, porque la música entonces no estaba tan atenazada por la propia conciencia de sí misma y de las expectativas que la gente tenía sobre ella. Y en se sentido, tanto gente como The Blue Nile o Peter Gabriel han sido inspiradoras para nosotros. Por cierto, que Paul Buchanan, de The Blue Nile, viene mañana a nuestro concierto en Glasgow…

¿Escuchaste el álbum que facturó en solitario hace unos años, “Mid Air” (Newsroom Records)?
Sí, sí, es fantástico.

Venís de Macclesfield, cerca de Manchester. Y no sé si es un prejuicio que tenemos desde aquí en España o en realidad esto se ajusta a la realidad, pero siempre asociamos Manchester a bandas sombrías (Joy Division, New Order), a la scallydelia propia de finales de los 80 y primeros 90 (The Stone Roses, Happy Mondays) o al rock más bien clasicote (Oasis). Pero rara vez a bandas tan luminosas, vitalistas e tan incluso ligeras (en el mejor sentido de la palabra) como la tuya. ¿Sentís que vais en contra de vuestra propia tradición local?
Podríamos hablar de eso largo y tendido. Creo que a los puristas del sonido clásico de las bandas de Manchester les gusta pensar que todas suenan mas o menos igual. Y es normal, porque es verdad que algunas de ellas no se parecían en nada a todo lo anterior, como es el caso de Joy Division o The Smiths, que además fueron muy influyentes. A Peter Hook, de New Orderr, que estuvo el otro día en nuestro concierto, le encanta nuestra música, porque cree que estamos haciendo algo diferente a aquello, pese a ser también de Manchester. Creo que si eres de un lugar tan triste y lluvioso, puedes hacer música que represente ese estado de ánimo o también hacer todo lo contrario, algo que se oponga frontalmente a eso. Nosotros optamos por lo segundo.

Tocasteis en el FIB de hace un par de años, cuando apenas nadie os conocía en España, y este 2016 repetís presencia en Benicàssim. ¿Cómo recuerdas aquella experiencia?
Era todo muy español. Tardísimo. Todo se hace a altas horas de la noche en España. Tuve una novia de Zaragoza y recuerdo que no íbamos nunca a ningún sitio hasta la una de la madrugada. Salimos al escenario sobre las dos de la mañana, después del concierto de Tame Impala, que a mi me parecían -bueno, y aún me parecen- la mejor banda en el mundo. Fue impresionante. Me encanta España, y he pasado muchas temporadas allí cuando era joven, porque mi padre trabajó por allí alguna temporada. Aunque mi castellano no es muy bueno. Me encanta Benicàssim y estamos deseando volver. No hemos tocado mucho por España porque es difícil entrar en su mercado, a menos que seas una gran banda, de las que encabezan los carteles de los festivales.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.