“Componer, grabar y producir son casi sinónimos para nosotros”
Entrevistas / Temples

“Componer, grabar y producir son casi sinónimos para nosotros”

Nacho Serrano — hace 3 años
Fotógrafo — Archivo

Temples acaban de publicar “Volcano” (Heavenly/[PIAS], 17), un nuevo disco que mantiene el nivel de su predecesor, y anuncian su paso por España. El próximo 20 de mayo se les podrá ver en el madrileño Tomavistas en su única fecha en nuestro país junto a su actuación programada para el FIB de Benicásim.

En 2014 se convirtieron en una de las bandas vuela-cabezas de la temporada gracias a un brillante álbum de debut que sedujo a diestro y siniestro, tanto apasionados de los sesenta como a seguidores del rock modernista. Los recibimos como a los recién nacidos que eran, sin expectativas, pero unos días antes de la publicación de su segundo trabajo la cosa es muy distinta. Esta vez sí las hay, de hecho están desatadas y su teclista Adam Smith lo sabe. “No estamos preocupados”, asegura, “pero sí un poco nerviosos, o mejor dicho ansiosos por conocer la opinión de los fans. Digamos que nosotros también estamos expectantes”. A día de hoy unos y otros ya conocen los resultados: su hinchada ha comprobado que Volcano está a la altura de su predecesor Sun Structures, y la banda puede respirar tranquila tras ver las primeras críticas del disco. No lo tenían nada fácil, pero lo han conseguido.

Vuestro nuevo disco no suena igual que el anterior, pero tampoco tan distinto como esperaba, ¿el proceso de grabación cambió mucho?
Pues no, para ser honestos. No ha cambiado mucho, grabamos en el mismo estudio casero de James (Bagshaw, voz y guitarra) y con el mismo equipo. Puede parecer que añadimos una lista larguísima de sintetizadores pero en realidad no fue así. Fueron unos pocos, y de hecho creo que nos hemos basado menos en el sonido y más en las canciones. Esa es la principal diferencia que veo con Sun Structures, que buscaba más un sonido. Esta vez hemos trabajado más las canciones, primero por separado y después todos juntos en el estudio, llevándolas a nuevos lugares.

“Hemos tenido algunos aparatos que no teníamos en “Sun Structures”, gracias a los cuales hemos podido jugar con las frecuencias para dar una mayor fidelidad de sonido al conjunto”.

Pensé que, tras el éxito del disco anterior, habría mejorado su estudio con mil y un aparatos…
No tanto, no tantos (risas). Hemos tenido algunos aparatos que no teníamos en “Sun Structures”, gracias a los cuales hemos podido jugar con las frecuencias para dar una mayor fidelidad de sonido al conjunto.

¿Se trataba de generar una atmósfera de trabajo en particular o fue todo muy natural?
Eso depende de cada canción. Como antes decía, en “Volcano” hemos tratado cada canción de forma independiente tanto en la grabación como en la producción, no como en “Sun Structures”, donde todo estaba guiado por un sonido. Al trabajar de esta forma cada canción ha sido una experiencia distinta, y ha habido algunas que han salido de forma muy natural y otras que han requerido más trabajo, más concentración. Es en esa concentración donde se generan atmósferas diferentes. El problema es que, cuando teníamos todas las canciones terminadas, la cosa no sonaba a disco. Por eso la mezcla ha sido importantísima.

De nuevo habéis producido el disco vosotros mismos, ¿en ningún momento se planteó contar con un productor?
Sí, al principio lo consideramos. Cuando terminamos la gira, reunimos todo el material que teníamos escrito y estuvimos una semana debatiendo sobre la idea. Pero llegamos a la conclusión de que lo mejor era hacerlo por nosotros mismos otra vez. Componer, grabar y producir son casi sinónimos dentro de nuestros hábitos creativos. A veces hacemos las tres cosas a la vez, ¿sabes lo que quiero decir? Si queríamos crear un nuevo sonido de Temples para este disco teníamos que hacerlo nosotros mismos, sin permitir que hubiera influencias externas.

¿Crees que “Volcano” os abrirá a nuevos públicos?
Eso es muy difícil de saber, sería muy pretencioso decir que sí. Sólo espero que mucha gente lo aprecie, y si se da el caso de que lleguemos a nuevas audiencias, será fantástico. No hay ninguna pretensión de conseguirlo, pero si eso llega, genial.

Las letras se han vuelto, más introspectivas, ¿por qué?
Sí, es cierto. Es difícil contestar a esta pregunta por los cuatro, pero creo que esta vez queríamos dar mensajes más claros a la vez que introspectivos, exploratorios. Las letras de Volcano lanzan preguntas sobre la mente y la condición humana, sobre la experiencia, etcétera…

Pero al mismo tiempo me parece un disco con más espíritu festivalero que “Sun Structures”.
Hasta ahora apenas hemos tocado canciones de este disco en conciertos, ni en salas ni en grandes festivales, pero sí que puede ser, estamos ansiosos por comprobarlo.

 

¿Por qué el título “Volcano”?
Para serte sincero la elección del título fue lo último que hicimos. La palabra aparece en una frase de la canción “Oh, The Saivour”, y nos pareció bastante simbólica de lo que estábamos haciendo con el disco. Un volcán es como una olla a presión en la que pueden ocurrir muchas cosas, lo cual deja mucho campo abierto para que cada uno haga sus diferentes interpretaciones. Además, creo que la palabra tiene una fuerza muy bonita.

¿Quién hizo la portada?
Fue un diseñador gráfico llamado Jonathan Zawada. Creo que fue Tom (Walmsley, bajista y voces) quien nos habló de él al resto del grupo. Nos pusimos en contacto y le enviamos la mitad del disco. No eran demos, ya estaban bastante terminadas, y además le adjuntamos varios comentarios sobre lo que nos inspiraba cada canción, lo que significaban determinadas frases, etcétera… Él volvió con la idea de la llave, y después de dos o tres retoques nos pareció fantástica.

La elección del single tuvo un puntito de provocación, ¿verdad?
Sí (risas). “Certainty” sólo se representa a sí misma. Por eso la elegimos como single, para sorprender un poco por la diferencia con Sun Structures, al tener una esencia mucho más sintética. No es la mejor bandera para “Volcano” (risas), pero sí una buena forma de decir: “eh, aquí estamos de vuelta”.

¿El buen recibimiento de “Sun Structures” os sobrepasó de alguna forma?
No nos lo esperábamos, pero creo que al estar en el centro del huracán, estando tan ocupado dando entrevistas, subiendo a aviones, dando conciertos y vuelta a empezar… no te das cuenta de lo que pasa realmente a tu alrededor. Era difícil percibirlo, nosotros sólo estábamos muy contentos de ver que había gente en cada concierto. Fue al terminar la gira cuando pudimos flipar un poco con todo lo que había pasado (risas), con la perspectiva que da el tiempo.

¿Habéis escuchado muchas veces el disco después de terminarlo? ¿U os vale con ensayarlo para los directos, mientras la cabeza ya está pensando en el siguiente?
Personalmente no lo he vuelto a escuchar desde que lo terminamos y le di mis escuchas finales. Por ahora no estamos pensando en el siguiente disco, de hecho durante la gira del anterior disco no escribimos gran cosa. Pero eso podría cambiar en este tour, quién sabe…

¿Crees que lo sintético tendrá aún mayor presencia en vuestro próximo trabajo?
Posiblemente, es difícil saberlo ahora. Lo que hemos hecho en “Volcano” no ha sido nada planeado, empezamos a trabajar en él sin puntos de partida sobre conceptos o sobre cómo debía sonar. No sé cómo será la próxima vez, quizá volvamos a investigar más a fondo la producción, no sé…

 

¿Creéis que la prensa os etiquetó demasiado pronto?
Sí, en el rock psicodélico, pero nunca nos molestó realmente. Entre otras cosas porque no es un mal género en el que estar etiquetado (risas). Las etiquetas siempre son restrictivas, pero la de rock psicodélico lo es bastante menos. Puede abarcar muchísimas sonoridades y da más libertad que otras. En realidad puede incluir a todos los demás géneros.

¿Cuál es la última banda que os ha volado la cabeza?
Que nos haya volado a la cabeza a los cuatro, no sé… Quizá elegiría a una banda compañera de sello, King Gizzard & The Lizard Wizar. Les hemos visto tocar y es algo demoníaco (risas). Son realmente fantásticos. El experimento microtonal que están haciendo ahora es muy interesante. ¡Y son muy prolíficos!

¿Y el último descubrimiento arqueológico interesante?
Un artista llamado Bill Nelson, que en la década de los años setenta tuvo una banda llamada Be Bop Deluxe. Su material en solitario es una locura. Sigue vivo, pero le considero un descubrimiento arqueológico.

¿Cómo lleváis las partes aburridas de las giras?
Siempre estamos de buen humor, haciéndonos bromas para mantener el buen espíritu y no darle tanta importancia a las cosas. Lo que sí nos gustaría es tener más tiempo para pasear por las ciudades que visitamos, eso sí que nos jode un poquito. Pero somos una banda que casi siempre mantiene alta la moral.

¿Conoces alguna banda española?
Déjame pensar… Hay una que se llama The Parrots, ¿no es cierto? No les controlo mucho, no les he escuchado ni visto en directo, pero por lo que me han dicho debería chequearlos.

Pero eso es trampa, son compañeros de sello.
Es verdad (risas). Tengo que verlos tocar ya.

Un comentario

    Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Uso de cookies

    Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies