MondoSonoro Discos

El síndrome neo-psicodélico de Tame Impala ha infectado a estos nuevos cachorros. Sí, puede que Temples no hayan descubierto la panacea (a saber: escuchando su debut a cualquiera puede venirle a la cabeza el recuerdo de los The Beatles más luminosamente pop, los sonidos caleidoscópicos de The Byrds y el buen hacer retro en el estudio de The Last Shadow Puppets), pero eso no resta méritos a que el cuarteto haya firmado uno de los discos más frescos y con los estribillos más pluscuamperfectos de la temporada. Si a gemas como “Keep In The Dark” (probablemente, la mejor del lote), “Shelter Song” o “Mesmerise”, todas ellas incluidas en el primer tramo, se suma que el disco lo han grabado y producido con sus propias manos, no cabe duda de que aquí hay talento para parar un carro. La segunda mitad del álbum puede hacerse algo monótona y repetitiva al reiterar la misma paleta de recursos, aunque eso no acaba empañando el resultado de un trabajo sonoramente meditado y carente de artificios intrascendentes que va de frente en todo momento. Ahora entendemos porque Johnny Marr o Noel Gallagher hablan maravillas sobre ellos.

MÁS SOBRE TEMPLES
Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies