Soul Punk es la respuesta
Entrevistas / Tokyo Sex Destruction

Soul Punk es la respuesta

Joan S. Luna — 08-10-2002
Fotógrafo — Archivo

Vilanova i La Geltrú, a unos kilómetros de Barcelona, está a un buen trecho del Detroit de MC5 y Tamla Motown, aunque en el caso de Tokyo Sex Destruction la distancia es infinitamente más corta de lo que podamos imaginar. Por lo menos eso es lo que evidencia “Le Red Soul Comunnitte” (B-Core, 02), su primer larga duración.

Habituales de los escenarios de las principales capitales españolas, Tokyo Sex Destruction se han paseado por estas latitudes (en solitario o teloneando a bandas como Fleshtones, Zen Guerrilla, Tight Bros o nuestros Atom Rhumba) para abrir los ojos de los aficionados y descubrirles que, en este país, también tenemos soul punk con magnetismo, energía y cierto discurso político. Aunque acudir al revival garagero que se está viviendo en estos momentos a nivel internacional (lo acepten o no, las referencias a The (International) Noise Conspiracy, Mooney Suzuki, Make Up o The Hives a nivel visual y discursivo quedan a la vista) resulta inevitable, deberíamos subrayar que TSD tienen más en común –por lo menos en directo- con MC5, Monks, Sonics o Count Five que con las dos bandas nórdicas citadas (con los americanos quizás compartan más cosas).

“La música es algo muy grande que no entiende de movimientos ni etiquetas”

De ahí que haber aparecido aquí y ahora les comportará puntos a favor y puntos en contra en la balanza del respeto crítico. Y es que el público, con verles actuar tendrá suficiente. Porque, sobre un escenario, JC. Sinclair, RR. Sinclair, RJ. Sinclair y SF. Sinclair nos lo hacen pasar más que bien, algo más que en su disco de debut, “Le Red Soul Comunnitte”, grabado en cuatro días con Santi García de No More Lies como productor. A propósito, su apellido es un homenaje a John Sinclair, manager de Mc5, poeta, músico, crítico y activista político de los sesenta. (RJ. Sinclair) “El disco está grabado en directo, así que poco más se puede decir. Creemos que expresa fielmente la fuerza e intensidad que intentamos transmitir en los directos. Sólo sabemos que el disco está ahí, así que… one, two, three… four!!!”. Pues constato desde aquí que temas como “Don´t Make Try Your Love” suenan y se desarrollan en estudio como sobre un escenario. Aunque apuntaba, unas líneas atrás, que quizás se vean inmersos en un mundo que no les pertenece por su filiación soul punk garajera, deberíamos saber si consideran que es un buen momento para un grupo como ellos en nuestro país. Más que nada atendiendo a la repercusión actual en Europa de grupos como Hives, D4, Parkinsons, Pattern y tantos otros. “¿Alguien determina la salida de algún grupo o de algún tipo de música concreta? No creemos que existan esos momentos adecuados o no adecuados. La música está ahí, aparece de forma natural, es algo que acompaña a las personas durante su pequeña vida, algo invisible, intangible, inmaterial… pero de lo que no puedes escapar porque es necesario para seguir vivo. La música es algo muy grande que no entiende de momentos ni etiquetas. Si es el mejor o el peor momento para aparecer no tengo ni idea, estas cosas no las deciden los grupos, supongo que las deciden otras personas, personas que se creen con el poder de influir a la gente con falta de capacidad para decidir por su propia voluntad, aunque todo esto tampoco nos importa mucho”. Así que su mayor aportación no será a nivel musical, aunque sus canciones sean de lo más efectivo. “La música que hacemos no es nada innovadora, con lo cual ¿por qué deberíamos aportar algo nuevo? Simplemente es música hecha con el corazón, sincera y honesta. Creo que los grupos que más han aportado a la música son los grupos sixties y soul, gente como The Music Machine, Count Five, Sonics, Standells, Electras, Shadows Of Knight, Kingsmen, Love, Otis Redding, Mitch Ryder, Aretha Franklin, Rufus Thomas, Wilson Pickett, James Brown, Sly & The Family Stone, Sam & Dave, Etta James, The Supremes… y nuestros admirados sellos Stax y Tamla Motown, por citar algunos ejemplos de grupos o sellos verdaderamente han aportado algo a la música. Con esto tampoco queremos decir que ahora no se haga música que pueda aportar cosas, pero nosotros intentamos hacer lo que nos gusta. Si con ello aportamos algo o no, no lo sé, que lo decidan otros”. Por otro lado, Tokyo Sex Destruction también esconden un mensaje, aunque eso sea un decir. Lo subrayan en su programa, en sus canciones, en la carpeta de su disco y dónde y cuándo sea. “No hemos incluido las letras de las canciones porque creíamos más importante reflejar nuestro pequeño ´manifesto´, nuestra idea de la realidad en la que vivimos. Por otra parte, las letras del disco se basan en el citado texto. Hablan de la opresión de ideas y de la falta de libertad que existe en la sociedad actual. Es nuestro punto de vista sobre aquellas cosas que nos rodean y con las que no estamos de acuerdo. No intentamos ser o parecer un grupo político, básicamente porque no lo somos y porque consideramos que dar nuestra opinión sobre la realidad no es un acto político… All power to the people!!!”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.