“Nos describimos como glam punk porque es una etiqueta bonita”
Entrevistas / Side Chick

“Nos describimos como glam punk porque es una etiqueta bonita”

Eduardo Izquierdo — 21-03-2020

Bajo el nombre de Side Chick se esconde el proyecto de la estadounidense Maïa Vidal junto a la cantante barcelonesa Scarlett y un nominado a los premios Grammy latinos como Eduardo Benatar, gracias a su presencia en la banda venezolana Luz Verde. Y estos meses debería estar presentando  en directo su primer disco, “Side Chick” (Foehn, 19).

Llevo desde la primera escucha intentando definir el sonido de este disco en pocas palabras y no lo acabo de conseguir ¿Punk rock? ¿Pop punk? ¿Hardcore punk? ¿Garage glam? Explicadme cómo lo veis y por qué.
Eso era a lo que apuntábamos. Queríamos hacer algo que se sintiese familiar y clásico pero que no pudiese ser necesariamente categorizado. Nos describimos como “glam punk” porque es una etiqueta bonita y un buen hashtag que mezcla nuestro sonido distorsionado y el vestuario que usamos en escena. Al final, it’s only rock and roll but i like it!

“Nos gusta jugar con esos arreglos vocales melódicos y dulces que son de alguna forma casi demasiado perfectos y justo después sacar un lado salvaje, gritando un montón”.

Hace tiempo leí que vuestra música sonaba como el quejido de un ángel. ¿Qué os dice esa definición?
(Risas) ¡Nosotras mismas escribimos eso! Creíamos que, aunque Scarlett y Maïa cantan juntas preciosas melodías, sonaba como ángeles que se habían enojado y que comenzaban a romper cosas. Nos gusta jugar con esos arreglos vocales melódicos y dulces que son de alguna forma casi demasiado perfectos y justo después sacar un lado salvaje, gritando un montón.

Las experiencias previas de Maïa se centraban más en el indie y ahora todo es más crudo ¿por qué ese cambio? 
(Maïa) Las primeras canciones que compuse en mi vida fueron para una banda punk de chicas que tuve en la adolescencia, así que volver a este estilo fue realmente un alivio. Creo que extrañaba la emoción y excitación de escribir y tocar música ruidosa. Hacía diez años que no cogía un bajo y rockeaba así, y las canciones simplemente salieron de mí, como si hubiesen estado atrapadas esperando.

¿Cómo han influido a ese cambio el resto de miembros de la banda?
El cambio de Maïa no ha influenciado a la banda sino más bien lo contrario: Side Chick ha destapado de nuevo su faceta más cruda. Realmente nos nutrimos entre los tres, hemos encontrado la receta que une las geniales composiciones y letras de Maïa con la capacidad de Eduardo de contar historias con grooves directos y súper bailables, y lo bien que se lo pasa Scarlett creando sonidos de sintetizador y riffs de guitarra pegadizos. El sonido personal de cada uno se transformó para dar vida a la música de Side Chick.

Parece que los sonidos más rotundos, mezclados con ambientes más pop, están funcionando en este país. ¿Cuál es vuestra opinión?
Nosotros lo hacemos, más que por si funciona o no, porque es exactamente lo que compartimos los tres musicalmente: ganas de hacer mucho ruido y a la vez la búsqueda de melodías que no puedas borrar de tu cabeza.

¿Creéis que se puede estar iniciando una escena de sonidos cercanos al vuestro?
¡Esperamos que sí! ¡Hace falta! ¡Ya era hora de volver a bailar y gritar en un concierto sin tanta introspección!

Este es un disco urgente, de canciones relativamente corta en las que prácticamente ninguna llega a los cuatro minutos. ¿Es algo premeditado?
Lo único que planeamos antes de grabar es que queríamos que los arreglos pudiesen ser reproducibles en los directos, nada de capas y capas de mierdas programadas. Eso lo hizo más sencillo, simplemente tratar de hacer canciones directas sin los lujos de arreglos orquestales o cosas similares…Estábamos haciendo música hambrienta, puros temazos sin relleno, con canciones que ya habían cogido forma de tanto tocarlas en conciertos. Sabíamos lo que queríamos y cómo conseguirlo.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.